Empresas verdes ganan más dinero en la Bolsa Mexicana

Las empresas que cotizan en el IPC Sustentable obtienen mejores rendimientos.
Empresas sustentanbles
Empresas sustentanbles (Shutterstock)

México

En el último año el Índice de Empresas Sustentables de la Bolsa Mexicana de Valores (IPC Sustentable) registró una ganancia de 0.4%, que aunque fue un rendimiento mínimo fue mayor de lo que logró el IPC, como principal indicador del mercado de capitales con un alza de 0.08% entre mayo del año pasado y de 2014.

En lo que va de 2014 las cifras no son alentadoras para ambos indicadores sin embargo el sustentable ha caído 1.86% y el IPC perdió 2.08% entre enero y mayo de este año.

“Cuando un inversionista busca valores en los cuales inyectar sus recursos va a preferir aquellas empresas con características de sustentabilidad por eso vemos ese comportamiento mejor para el IPC Sustentable”, comenta Carlos González, director de análisis de Monex.

De acuerdo con información de la BMV, en los últimos años ha iniciado una tendencia de los inversionistas a buscar compañías sustentables para invertir sus recursos en ellas, basándose en la premisa de que una empresa que sea sustentable generará valor a largo plazo, y estará mejor preparada para lidiar con los retos económicos, sociales y ambientales que se presenten.

“Para incentivar la incorporación de procesos sustentables y socialmente responsables en las prácticas de las empresas mexicanas listadas en BMV, Bolsa ha iniciado el proceso para crear índices que solo consideren empresas reconocidas mundialmente en materia de sustentabilidad”, afirma la institución.

Pero la BMV decidió no quedarse ahí y de acuerdo con su informe de sustentabilidad ahora trabaja en conjunto con las Naciones Unidas para capacitar e incentivar a más empresas a firmar el Pacto Global de Naciones Unidas.

Adicionalmente la institución busca en 2014 formar parte de la Bolsa de Valores Sustentable de las Naciones Unidas (ONU).

Para lograrlo durante este año, la institución mexicana definirá el modelo de una Bolsa Social, utilizando la infraestructura de la BMV, se buscará conectar a las organizaciones civiles sin fines de lucro que se encuentren comprometidas con el desarrollo de proyectos sociales o ambientales con inversionistas sociales que buscan apoyar y contribuir a las iniciativas sociales y ambientales en su implementación, mantenimiento o expansión.

Asimismo se trabajará en cómo definir una estrategia para que en tres años se logre la meta de cero emisiones de carbono, el cual se logrará al buscar eficiencias internas y a la vez utilizando la plataforma México2, para llegar a cero emisiones.

La iniciativa de la ONU por las Bolsas de Valores Sustentables fue creada en 2009 por el secretario general, Ban Ki-Moon, para explorar cómo las Bolsas de comercio pueden trabajar junto a los inversionistas a favor de decisiones de inversión más sostenibles.

Actualmente existen nueve socios en la Bolsa de Valores Sostenibles de las Naciones Unidas, entre los que destacan las bolsas de Estados Unidos, Brasil, India, Turquía, Sudáfrica, Polonia, Egipto, Nigeria.

“Estos son pasos importantes para tener al mercado de capitales en las tendencias sustentables tan importantes actualmente para los inversionistas”, afirma González.

La importancia de ser sustentable

Es un hecho que actualmente el tema de sustentabilidad está de moda y en la conciencia no sólo de las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores y que buscan atraer inversionistas, sino también del resto aunque no todos logran llegar al punto de trabajar para mejorar ese aspecto.

Una encuesta de KPMG en México, firma que brinda servicios de auditoría, impuestos y asesoría, revela que 97% de los directivos en el país opina que la sostenibilidad es relevante y crítica para el futuro de sus organizaciones, sin embargo solo 36% lo incluye en su planeación estratégica.

Asimismo, cuatro de cada 10 directivos afirma que su organización emite un reporte de sostenibilidad o tiene algún tipo de comunicación formal con sus grupos de interés (stakeholders) y 50% de estos se basa en los estándares del Global Reporting Initiative (GRI).

“El concepto ‘sostenible’ ha ido transformándose de ser una idea difuminada entre altruismo y ecología, hasta expresar la relación ganar-ganar entre las empresas y los grupos de interés que estas tienen como targets, una sinergia estratégica de tres dimensiones: económica, social y ambiental. Sin embargo, entre las buenas intenciones y lo que efectivamente se lleva a la práctica, hay, en algunos casos, una gran brecha”, afirma Jesús González, socio a cargo de la Práctica de Sostenibilidad, Gestión de Riesgos y Gobierno Corporativo de KPMG.

En opinión del especialista las diversas razones que han promovido el desarrollo sostenible entre las necesidades cotidianas de las empresas, destacan  tres por su importancia económica y social.

La primera es influencia que ejercen algunos gigantes globales de la industria, los incentivos que organizaciones gubernamentales o financieras otorgan a quienes se ciñen a determinados lineamientos en pro de mejorar las condiciones de sostenibilidad, y la presión que puede llegar a ejercer la sociedad a través de las redes sociales y la gestión reputacional.