“Empresa que no innova está condenada a morir”

 La primera pregunta que el emprendedor debe hacerse es qué tiene de nuevo su producto, para que el cliente potencial lo considere proveedor.
Algunas tortillerías ya cuentan con servicio para llevar y ofrecen productos adicionales.
Algunas tortillerías ya cuentan con servicio para llevar y ofrecen productos adicionales. (Eduardo Javier González )

Altamira

Toda nueva empresa, si no ofrece algo innovador, está condenada a morir, sentencia Maurice Levy Matarasso.

El experto en Logística y Calidad, Creatividad e Innovación, y catedrático del Instituto de Estudio Superiores de Tamaulipas, señala que la primera pregunta que el emprendedor debe hacerse es qué tiene de nuevo su producto, para que el cliente potencial deje de comprar lo que hoy adquiere.

"Si seguimos haciendo todo de la misma manera, la competencia algún día nos despedazará,si queremos hacer una nueva empresa, lo primero cuando me dice alguien en una consultoría que, por ejemplo, lanzará una fi rma de camisetas, le pregunto qué tiene de diferente para que deje de comprarle a mi proveedor actual.

"Si no hay lo que se llama un factor de diferenciación, donde entran la innovación, la creatividad, no tengo por qué dejarle de comprar las camisetas a mi proveedor actual para comprárselas a uno nuevo".

Comentó que lo primero que sus alumnos o clientes le plantean es el factor precio, que si bien es un diferenciador, es el más difícil de sostener.

"Los que ya están en el mercado dirán 'que venda'; luego vendrá el aparato burocrático que va anquilosando la empresa y la obliga a subir costos, con lo que acabará por vender al mismo precio que los otros; el factor precio dejará de serlo.

“Los establecidos también podrán decir ‘me quiere hacer competencia al vender más barato, entonces le quitaré un 20 por ciento, porque tengo una reserva de capital’.

El factor precio, si bien es una diferenciación, no es sostenible para lanzar una nueva empresa”. Manifestó que hay muchas maneras de ser creativos, como es haciendo algo diferente, cambiando lo que ya existe.

“Hace unos días vi la botella de Ciel con un aditamento para usarlo como sifón.

Son innovadores porque todos hacen agua gaseosa, ya sea Topo Chico en Monterrey o Peñafi el en Tehuacán, ya sea natural o carbonatada.

El sifón ya existía, pero lo hicieron de plástico económico y se logró un sifón portátil.

Esa es una diferenciación. Otro factor es que el producto sea más seguro que los otros.

“Todos venden autos y todos son seguros, pero el Volvo se identifi có con eso y la gente tiene la tendencia a decir que es más seguro que sus competidores.

“En computadoras, Dell vende de la fábrica al cliente, se ahorra el intermediario; innovó sin inventar el hilo negro.

“Amancio Ortega lo hizo al crear Zara, Massimo Dutti; hoy es el cuarto hombre más rico del mundo, detrás de Carlos Slim.

El secreto: vender de la producción a sus tiendas, sin intermediario”.

Otra manera de ser creativo es transformar la compra en una experiencia.

“Por ejemplo: si voy a Samborn’s, tomo un café; si voy a Starbucks tomo una experiencia porque me dan internet, sillones, aroma, música y distintos tipos de leche, como deslactosada, con soya, light, con o sin crema, con un shot de express.

Es el mismo café de todos lados, la misma leche; la diferencia es que el cliente pide su propia experiencia.

Hubo creatividad, y prosperan. “Puede haber creatividad e innovación al hacer una marca fuerte, como Nike, pero eso cuesta un dineral y toma muchos años.

Por ello, un negocio nuevo no puede utilizar todavía llamarse Armani Exchange o de otra manera.

Hay playeras con chip que checa los latidos del corazón, la velocidad de avance; hay zapatos tenis con podómetro, que mide cuántos pasos doy, el cual me pongo en la bolsa.

“Unos tenis lo tienen adentro, y por medio de Bluetooth registra cuánto caminé, cuántas calorías quemé; están innovando en tecnología. Si las empresas en general no hacen eso, se quedarán estables y morirán”.

Planteó el tema de la gasolina importada, con grandes compañías como Shell, Exxon, las cuales en unos cuantos días comenzarán a introducirse al mercado mexicano, como lo anunció el Presidente Enrique Peña Nieto.

“El mismo cuestionamiento: si me piden cambiar de gasolinera, díganme qué me dan de nuevo.

Tal vez por su sistema de facturación, o por su tienda de conveniencia, o si le incluyen farmacia.

¿Qué hago para que la gente venga conmigo, en vez de ir con mi competidor? Las empresas no pueden estar estables”.