Elevará las tarifas aéreas el impuesto a turbosina: IATA

Volaris e Interjet calculan afectaciones de entre 60 y 80 mdp; preparan recursos legales.
La industria aérea solo produce 2 por ciento de las emisiones de carbono.
La industria aérea solo produce 2 por ciento de las emisiones de carbono. (Paola García)

México

Por el nuevo impuesto a los combustibles fósiles disminuirá el tráfico aéreo en los próximos años, afirmó Tony Tyler, presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en ingles).

El directivo señaló que esta caída se deberá a que el costo para las empresas del sector aumentará y por consecuencia se elevarán los precios de este medio de transporte.

Durante el foro de aerolíneas líderes de la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo (ALTA), Tiler indicó que en Irlanda se impuso un gravamen similar a la turbosina, pero ante los efectos negativos que se generaron al final se retiró.

El directivo señaló que México está entre las naciones que han firmado acuerdos con la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para no cargar gravámenes a la turbosina, por lo que con este nuevo impuesto no se está respetando dichos convenios.

El presidente de la IATA señaló que ante mayores cargas impositivas el crecimiento de la economía mexicana será menor y lo mismo sucederá con el transporte aéreo.

Ante este hecho, las aerolíneas mexicanas han comenzado a informar sobre los golpes económicos que significará este impuesto; por ejemplo, Volaris reveló que la afectación será de 60 millones de pesos, mientras que Interjet indicó que será de entre 70 y 80 millones de pesos.

Enrique Beltranena, director general de Volaris, enfatizó que este monto económico será imposible de absorber, por lo cual tendrán que incrementar sus precios.

En el caso de Interjet, su director general, José Luis Garza, reveló que se ampararán ante este nuevo gravamen con el fin de evitar las afectaciones económicas antes mencionadas.

Indicó que realizarán esta acción legal con el fin de protegerse de un impacto económico negativo por el nuevo gravamen y así no aumentar los costos de sus servicios.

José Luis Garza explicó que este impuesto a la turbosina viola los tratados bilaterales de doble tributación que tiene México con otras naciones, por lo cual las empresas extranjeras no lo van a pagar y en su caso igualmente se ampararán.

Beltranena comentó que esperarán a tener el documento oficial sobre el nuevo impuesto para leerlo a detalle y con base en él tomar la decisión de interponer también un recurso legal.

Agregó que faltó una mayor interlocución con el gobierno federal sobre este impuesto y dar a conocer las afectaciones que se tendrán al imponerlo.

El directivo comentó que se trabajó en conjunto con la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), pero esta situación los agarró en un momento donde no se tenía un director general y el esfuerzo por parar el gravamen fue dividido.

Les faltó explicar al gobierno los grandes beneficios que tiene la aviación para la economía mexicana y puso como ejemplo que Volaris genera 2 mil 700 empleos directos y este año transportará cerca de 10 millones de pasajeros, dijo Beltranena.

José Luis Garza, de Interjet, indicó que no entiende cómo los legisladores imponen un gravamen a la turbosina, cuando las empresas del sector se han esforzado por renovar su flota aérea y traer equipos cada vez más amigables con el medio ambiente.

El directivo comentó que en vez de castigar a la industria de esta forma debería penalizar a las empresas que tengan los aviones más viejos en el país.

Mencionó que la industria aérea solamente contribuye con 2 por ciento en la emisión de carbono; es de las que menos contaminan.

En cuanto a sus nuevas unidades Superjet 100, el directivo indicó que han mandado a sus pilotos a adiestramiento a Venecia, Italia, lo cual ha resultado costoso y ya estudian la construcción de un centro de vuelo para que la capacitación sea en México.

El director general de Interjet mencionó que la construcción de este proyecto implicará una inversión de entre 12 y 15 millones de dólares, que estará listo en 2015.

Conesa, a la ALTA

Andrés Conesa, director general de Aeroméxico, fue nombrado presidente de la Asociación Latinoamericana de Transporte Aéreo para el periodo 2014-2015, con posibilidad de reelección.

Volaris reveló que la afectación por el nuevo impuesto a la turbosina será de 60 millones de pesos, mientras, que Interjet los calcula entre 70 y 80 millones de pesos.

La industria no entiende cómo los legisladores imponen un gravamen al combustible, cuando las empresas del sector se han esforzado por renovar su flota aérea y traer equipos cada vez más amigables con el medio ambiente.