El Quelite, más allá de la playa de Mazatlán

Con poco más de mil habitantes, este pueblo pintoresco lucha por mantener su economía con el apoyo de sus habitantes. Tiene un paisaje de bellos jardines y techados de teja.
Aún no es Pueblo Mágico pero tiene muchas visitas internacionales.
Aún no es Pueblo Mágico pero tiene muchas visitas internacionales. (Luis Carlos Valdés de León)

Mazatlán, Sinaloa

Ubicado en el Estado de Sinaloa a escasos 35 minutos de Mazatlán, El Quelite es uno de los sitios turísticos más importantes cercanos a este puerto.

Cuna de la historia sinaloense, su arquitectura y monumentos ubicados a lo largo calles empedradas, así como su auténtica cocina mexicana, es un ejemplo de turismo rural de un pueblo sustentable que conservando su encanto vernáculo, ha sido punto obligado de visitantes nacionales e internacionales en donde los laguneros, también han vivido la experiencia del pasado en el presente.

Para conocer más sobre El Quelite y El Mesón de los Laureanos, pueden visitar: elmesondeloslaureanos.com y gomazatlan.com

Marcos Gabriel Osuna Tirado, es propietario del Restaurante El Mesón de Los Laureanos, precursor del desarrollo económico y social de El Quelite, dedicado a la agricultura y ganadería.

Con poco más de mil quelitenses, este pueblo pintoresco lucha por mantener su economía con el apoyo de sus habitantes.

Con un paisaje de bellos jardines y techados de teja, sobresale sus coloridas bugambilias y casas en alto, la economía gira entorno al restaurante que tiene aproximadamente 18 años de servicio.

"El Quelite por lo pronto no es Pueblo Mágico, pero tiene mucho más visitantes que cualquier otro. A la semana debe recibir entre tres mil y cuatro mil, más lo que aumente en temporada alta".

Con una clara visión empresarial, Osuna Tirado señala que el turista que llega a Mazatlán, llega a El Quelite, pero aseguró que en lo general se trata de norteamericanos, canadienses o europeos, que ya conocen el mar y quieren saber qué hay más allá de playa.

"Hubo que trabajar años para hacer de este comunidad un producto turístico que atendiera las necesidades del turista que ahora quiere conocer la cultura, la gastronomía, la flora, fauna, historia y leyenda, quiere conocer quién hace la comida, con qué ingredientes está preparada, quieren ir a la ordeña, quieren ir al pueblo, pernoctar y ver las estrellas, las luciérnagas, pasar una noche rural, campirana, convivir con el pueblo, sin contaminación visual y auditiva, sin las prisas de la gran ciudad".

Visitantes de Torreón, Gómez, Lerdo, así como Saltillo, Monclova, Acuña y ciudades de Durango, son frecuentes que prueben platillos como el asado, cortadillo, machacado, entre otros famosos del lugar.

"El Quelite por lo pronto no es Pueblo Mágico, pero tiene mucho más visitantes que cualquier otro. A la semana debe recibir entre tres mil y cuatro mil, más lo que aumente en temporada alta".

Las preocupaciones son parte del pasado en El Quelite. Tomando la carretera libre Mazatlán-El Quelite a 33 kilómetros del puerto.

Los visitantes pueden disfrutar de un almuerzo o comida en El Mesón de los Laureanos (antiguos corrales de ganado que dan forma hoy a un mágico lugar) y si así lo desea, quedarse en cualquiera de las pintorescas casas que han sido acondicionadas como hotel a precios que rondan los 600 pesos por noche.