Efectos del SAR han sido insuficientes

Según datos de la ENOE 2012, 60 por ciento de la población ocupada trabaja en la llamada economía informal.
La informalidad ha crecido.
La informalidad ha crecido. (Carlos Rangel)

Monterrey

Si bien el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), a 16 años de su creación ha arrojado efectos favorables para el país, éstos han sido insuficientes.

El SAR incrementó el ahorro financiero y fomentó el desarrollo del mercado financiero que dio paso a las Afores, pero esta evolución no ha redundado hoy en día en una mayor cobertura del sistema de pensiones, la cual está acotada por la elevada tasa del sector informal y la falta de incentivos, señala un reporte de Research BBVA México sobre el modelo para el sistema de pensiones en México.

Actualmente, el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) administra dos billones de pesos -157 mil millones de dólares- que equivalen a 12.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y que constituyen los ahorros para la jubilación de 49.8 millones de cuentas individuales. Sin embargo, los niveles de cobertura distan de ser los óptimos, y la mayor parte de la fuerza laboral queda sin ninguna protección en la vejez.

Según datos de la ENOE 2012, 60 por ciento de la población ocupada trabaja en la economía informal, tanto de manera independiente como sin contrato. Es decir, que 29.3 millones de trabajadores no están integrados en la economía formal, solamente 0.75 por ciento de ellos tienen una cuenta individual en el SAR.

En ese sentido, una propuesta sería concentrar los incentivos en las cotizaciones de los jóvenes. Este grupo es uno de los más vulnerables del mercado laboral, dado que prácticamente 40 por ciento de los trabajadores entre 20 y 25 años se encuentran en el sector informal. Además, la tasa de desempleo es más alta entre los jóvenes.

Lo anterior ha llevado al Gobierno Federal y estatales a crear programas como “Seguro Popular” y “65 y Más”, que son financiados con recursos públicos y sus presupuestos deben ser aprobados por los Congresos locales.

Según estadísticas del IMSS, 78 por ciento de los actuales pensionados se jubilaron de forma anticipada.

El reporte en referencia plantea varios escenarios para una posible solución, uno de ellos es eliminar gradualmente la jubilación anticipada aumentando continuamente la edad mínima de jubilación hasta que desaparezca en 2017.

 Jubilados, carga pesada

Por otro lado, el reporte financiero y actuarial 2012 del Instituto Mexicano del Seguro Social, difundido a finales del año pasado, indica que al instituto le cuesta más un jubilado que un médico, enfermera o auxiliar de oficina en activo.

Dado que los ingresos que recibe un médico familiar como jubilado son superiores en 14.1 por ciento a los que percibe un médico en activo, en el caso de las enfermeras o enfermeros generales la diferencia es de 28.5 por ciento y para un auxiliar universal de oficina los ingresos como jubilado son superiores hasta en 37.9 por ciento

Un médico familiar reportó en el último año como trabajador activo ingresos netos anualizados por 411 mil 175 pesos, pero en su primer año como jubilado tuvo percepciones por 469 mil 112 pesos, es decir, 57 mil 937 pesos más que como personal en activo.

Históricamente, los trabajadores del IMSS han financiado 8.1 por ciento del hasta total del Régimen de Jubilaciones y pensiones, el IMSS-asegurador 20.8 por ciento y el restante 71.1 por ciento proviene de la subcuenta 1 del Fondo para el Cumplimiento de Obligaciones Laborales de Carácter Legal y Contractual (FCOLCLC) 8.5 por ciento, y del IMSS-patrón 62.6 por ciento.

Según el reporte señala que en el 2012 dicho restante equivalió a 428 mil 573 millones de pesos, provenientes principalmente de las aportaciones tripartitas al Seguro Social.