ENTREVISTA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Eduardo Holguín Bizhunter Director del Instituto Municipal de Planeación

Asegura que será la primera vez que una ciudad planea una visión estratégica y participará la sociedad. “Si en un año no estamos dando resultados, nos vamos”.

"En 4 años, Torreón estará en el top 10 de competitividad"

Eduardo Holguín, titular del Instituto Municipal de Planeación y Competitividad.
Eduardo Holguín, titular del Instituto Municipal de Planeación y Competitividad. (Luis Carlos Valdés de León)

Torreón, Coahuila

El titular del Instituto Municipal de Planeación y Competitividad (IMPLAN) señaló que dependiendo de la competitividad entran o no empresas foráneas generando empleos y riqueza social, además de que se dé un mejor futuro para una sociedad.

Resaltó que estando en un mercado global, se debe entender que quienes rivalizan son las ciudades y no los países o estados, son las aldeas globales las que se enfrentan en este mundo tan competitivo, que quien no esté a la par, no logrará atraer inversiones necesarias.

Factores como infraestructura industrial, logística, de agua, de aire, estado de derecho, cultura, servicios públicos, todos se tienen que combinar para formar una masa crítica que se llama "competitividad", aspecto que asegura, no sólo podrán lograrlo las 25 personas que conforman e IMPLAN, sino que compete a toda la sociedad organizarse para levantar estas capacidades de atraer o retener inversiones.

¿Cómo llega Eduardo Holguín al Instituto Municipal de Planeación?

Soy una persona profesionista que se ha dedicado a este tema durante muchos años. Estudié un posgrado en Japón respecto a la competitividad de industrias locales, un tema que en aquel entonces, en México no se hablaba.

Trabajé como secretario de Desarrollo Económico, fui asesor en competitividad en Guerrero y Chiapas. Tengo siete años escribiendo al respecto en Milenio y esa escritura que le debo mucho, me permitió tener acceso a muchos funcionarios públicos como Miguel Riquelme, con el que ya hemos sostenido una gran cantidad de debates.

Entonces, platicábamos de lo que se podía hacer para levantar los indicadores de competitividad de Torreón y, a raíz de eso, decidió invitarme y pasar de la palabra a la acción política, técnica en donde nos basaremos en números e indicadores.

Estableceremos las metas y las rutas críticas para salvar esos indicadores. Pero entonces tenemos que trabajar toda la sociedad, ya que el IMPLAN  será el instrumento no sólo del gobierno municipal sino de la sociedad, quienes en conjunto trabajarán para decidir lo que se tiene que hacer en cuatro años, ocho, doce.

Nosotros vamos a trabajar como se haría en una empresa: se establecerá un balance de resultados. El IMCO dice que estamos en el lugar 44 de competitividad, por lo que llegamos a este Instituto con un anteproyecto.

En este momento estamos ya en la ejecución, estableciendo un balance definido de la ciudad con estándares internacionales como agua, aire, servicios públicos, infraestructura industrial, logística, entre otros.

Hay un estándar que estamos lejos de cumplir como las áreas verdes, donde no hay un metro por persona, cuando el estándar de ciudad competitiva dice que se deben tener entre 10 y 12 metros cuadrados de áreas verdes por habitante.

A su vez, va ligado al suministro de agua y de allí se desprenden muchas acciones, como infraestructura industrial, de donde saldrá un presupuesto en correlación con otras dependencias. 

"Estamos en una sociedad tan crítica, que se tiene toda la razón cuando ven y se critica a un funcionario que gana mucho dinero”.

Al tenerse la visión estratégica de lo que se quiere en determinado plazo, se establece la ruta crítica como en una empresa, luego se presupuestan en materia de gastos, inversión, proyectos y se le da cara a esas acciones.

Determinando así quiénes las van a establecer, como FOMEC (Fomento Económico), Canacintra, el gobierno del estado. Primero partiendo del balance, luego se establecen los proyectos para llegar a uno mejor, se establecen resultados que podrán ser medidos en cada determinado tiempo.

Se harán convenios con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C (CIDAC) y FOMEC, así como otros organismos para que digan si estamos trabajando en el sentido correcto.

Con el IMPLAN se está haciendo un trabajo que se debió realizar hace 20 años, por ende, tenemos un atraso institucional en materia de planeación para la competitividad, cosa que no lo tiene Querétaro o León.

Por ello, es necesario establecer balances, visiones estratégicas, trabajar la sociedad en conjunto, determinar las acciones, las metas y darle cara a cada acción o cada meta.

Pero entonces, si hay un retraso de tantos años, ¿sería utópico pedir resultados en un año o dos?

Pues sea utópico o no, la sociedad nos los va a pedir. Sí hay indicadores que se van a poder mejorar rápidamente. Los más a corto plazo a resolver serían los que están equivocados, como la Clasificación de Eficiencia de Gobierno, porque no se tienen notarios públicos en la ciudad, lo que es increíble porque se tienen más de cien notarios en la región.

Estos índices pueden variar el posicionamiento, pero depende del peso relativo que tenga el indicador en cada ciudad. También es importante tener un nodo logístico que no hay en Torreón o un parque industrial. Por lo que nuestra función será decirle al presidente municipal, a la sociedad, o se resuelve o se resuelve.

Es importante la planeación, pero ¿qué tan compleja será la ejecución?

Esto se tendrá que materializar en recursos y de coordinación de esfuerzos entre las dependencias públicas de todos los órdenes y la sociedad civil.

Hay algunas obras que tenemos que implementar de manera adicional, como módulos industriales para atraer diferentes sectores como tecnológicos o un industrial para atraer el sector manufacturero.

No creo que esto se tarde porque se tiene la disposición de parte del gobierno estatal así como de los empresarios.

Como por ejemplo, el Centro de Convenciones que ya hay un proyecto, ya hay un gobernador que dijo que sí y Miguel Riquelme que lo prometió en la campaña. De igual manera tenemos que elevar otros niveles.

El qué tan complejo, dependerá de la programación de esfuerzos, disposición de los funcionarios públicos y la política. Este es el trabajo que tendrá que realizar el IMPLAN, romper esas barreras, ir a concertar con las diferentes dependencias, para eso nos pusieron aquí.

Lo veo difícil en cuanto a la consecución de recursos, de que no todo se puede hacer, pero de que en cuatro años estaremos entre los diez primeros lugares de competitividad y que eso nos traiga inversiones, sí lo podemos hacer. 

En administraciones pasadas, la justificación fue que no se les dotaba de un presupuesto adecuado para alcanzar sus objetivos. ¿Al IMPLAN se les ha dotado de los recursos, de un buen presupuesto?

Para hacer la planeación sí tenemos los suficientes recursos. No hay excusa de que no nos dieron, Miguel nos aprobó lo que el grupo técnico planteó. Así que no tenemos excusa, no hay pretexto de Eduardo Holguín. Si en un año no estamos dando resultados y la gente no está satisfecha, nos vamos. Nosotros no vamos a decir después de cuatro años aquí que no nos dieron recursos, que tiene la culpa el alcalde o que nos prestaron los muebles.

Si nosotros no trabajamos bien, si somos incompetentes, nos vamos. Creo que ya basta que los funcionarios públicos se hagan a un lado, tenemos que subir los indicadores a fuerza, no vamos a pasar otros cuatro años sin inversiones, no estamos dispuestos en esta administración.

Va a haber inversiones pero no regalando terrenitos, sino subiendo competitividad.  

Se ha criticado la formación del IMPLAN. ¿Puede haber duplicidad de trabajo con la Dirección de Desarrollo Económico? 

Se eliminó la Dirección de Planeación y se creó el Instituto de Planeación. Nosotros tenemos nada más 25 empleados. No hay secretaria, no hay choferes.

El personal a mi cargo son técnicos. Hay director de Información, director de Planeación, director de Proyectos Especiales,  todos especialistas en materia de planeación urbana.

Este trabajo debe tener la cooperación de distintas dependencias del municipio, no les daremos órdenes, vamos a concertar sus trabajos de planeación.

El funcionario tendrá que llevar a cabo la coordinación de acciones específicas para lograr elevar esos indicadores. Cada uno tiene su responsabilidad, sería ridículo que el IMPLAN pretenda con 25 personas, ponerse que solo va a lograr la competitividad.

Si el CLIP (Consejo Lagunero de la Iniciativa Privada), Canacintra, el GEL (Grupo Empresarial de La Laguna), FOMEC, no cooperan, poco se podrá alcanzar o el que cada quien haga esfuerzos por su lado.

Mejor vamos a trabajar todos juntos, estableciendo acuerdos con el IMCO, con el CIDAC, FOMEC y esta misma semana lo vamos a hacer.

Vamos a trabajar pero no sólo en indicadores, sino en acciones que se tienen que emprender para levantar la competitividad.

Esto es inédito, ya que es la primera vez que una ciudad va a planear a favor de la competitividad. Con una visión estratégica para levantarla y toda la sociedad va a participar.

Será inédito en su éxito y en su fracaso, no se ha hecho un trabajo en donde la ciudad sea competitiva.

¿Qué tan incómodo podrá ser para muchas dependencias que el IMPLAN pueda ser vigilante y solicitante de que se eleve la competitividad?

La competitividad no la va a lograr una sola dependencia como Desarrollo Económico, sino toda la organización empresarial, económica empresarial de la región. Pero sí es incómodo.

Hay que reconocer que los indicadores son incómodos porque nos dicen la verdad. La verdad no miente pero incomoda, dice el dicho.

Pero incomoda cuando se es incompetente, cuando no se tiene la capacidad de rivalizar, no hay la capacidad de hacer bien las cosas, pero en la administración hay muy buenos funcionarios. Traen mucha fuerza y decisión.

¿Qué le diría a aquellas personas que no están de acuerdo en que esté Eduardo Holguín al frente del IMPLAN?

No soy monedita de oro como nadie y nunca me he caracterizado por ser muy agradable o simpático. Yo lo que les diría es que establezcamos un debate pero de alto nivel, propositivo y a veces crítico y duro, pero en el plano de querer mejorar las cosas, de querer hacer algo por la ciudad.

Yo no pido que no debatamos y que no me critiquen, tal y como lo hemos hecho en Milenio, donde es todos los días. Este ejercicio que se ha promovido en este medio, donde se promueve también el debate, lo debemos realizar sin miedo pero que no se personalice, que si está gordo, viejo, sangrón, prepotente o un individuo de carácter muy voluble.

Esos análisis están bien, pero se debe subir hacia el equipo del IMPLAN, si está funcionando el trabajo, si está subiendo la competitividad.

"Creo que ya basta que los funcionarios públicos se hagan a un lado, no tenemos excusa, tenemos que subir los indicadores a fuerza.”

La crítica la doy por entendida, soy periodista y no quiero dejar de serlo. No veo esa contradicción que muchos dicen entre el periodista y el político, ya que si algo tiene el hombre del siglo XXI es ser multifacético y multidisciplinario.

La contradicción está en que un funcionario público sea corrupto, deshonesto, ineficiente, se la pase con excusas y que no les dan los suficientes recursos, eso sí está mal. No hay nada mejor que un político exponga sus ideas por medio de su escritura. Hay que establecer el debate.

El que me caiga bien una persona o no, eso no va a valer. Seremos abiertos, vamos a tratar de institucionalizar un reglamento de funcionarios públicos, crear la figura del funcionario de carrera, que se queden o no dependiendo de su capacidad y no de los políticos.

Establecer medidas de transparencia. Saber con qué chequera inició tal funcionario, cual fue el banco con el que empezó, con cual terminó. Conocer con qué casa inició y con qué casa terminó. Creo que la transparencia en el accionar público es importante porque el patrón es la sociedad, no es la política.

¿Y con qué chequera terminará Eduardo Holguin?

Con una chequera más o menos la misma, que no perdamos dinero. Mucha gente cree que al estar en la función pública gana uno mucho. Uno sí gana mucho dinero pero en relación a las necesidades que hay en la sociedad, donde sí hay gente muy pobre.

En relación a los ejecutivos que llevan una carga similar, es poco. Es muy relativo el mucho y el poco. Tengo otras empresas, me dedico a otras actividades, no me va excelente pero no me va mal.

Lo importante es que paguen, yo siempre he creído que al funcionario público se le debe pagar bien, pero estamos en una sociedad tan crítica y tan difícil en materia de ingresos de la gente, que se tiene toda la razón cuando ven y se critica a un funcionario que gana mucho dinero.