Economía regresaría a sus niveles de crecimiento de 2.2%

El Grupo Financiero Ve por Más señaló que el crecimiento está siendo impulsado por las exportaciones y la demanda externa, pero esto no compensará la debilidad de la actividad económica a nivel local.

Monterrey

Ante un mercado interno débil, analistas de Grupo Financiero Ve por Más y Banco Base ajustan a la baja sus expectativas de crecimiento económico de México para el resto del año y advierten que el país está en riesgo de regresar al promedio anual observado en los últimos 20 años de 2.2 por ciento de crecimiento del PIB.

Ambas instituciones refirieron que la economía nacional continúa resintiendo el impacto de las nuevas leyes fiscales, pese a un ligero avance del consumo privado de 1.4 por ciento durante el primer trimestre del año, éste sigue siendo menor al estimado para este periodo.

El Grupo Financiero Ve por Más señaló que el crecimiento observado por la economía mexicana está siendo impulsado por las exportaciones y la demanda externa, pero este entorno no compensará la debilidad de la actividad económica a nivel local.

Por su parte, Banco Base revisó a la baja su expectativa de crecimiento económico de 2.6 por ciento a 2.23 por ciento para este año.

En este año, el crecimiento económico de México podría regresar al promedio anual observado en los últimos 20 años de 2.2 por ciento.

Y dado que la aprobación de las leyes secundarias se ha retrasado, "también estamos ajustando la estimación de crecimiento económico para el 2015, desde 3.5 a 2.8 por ciento".

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de la institución, dijo que aún se sienten los efectos de la reforma fiscal, sobre todo en el consumo y la inversión que siguen deprimidos, al mismo tiempo que existe subejercicio en el gasto del gobierno.

De esta manera, señaló que se espera que el PIB de México muestre un crecimiento de 2.6 por ciento en el segundo trimestre del año en términos anuales, con importantes riesgos a la baja.

Mencionó también que la inversión privada continúa sin observar una mejoría sustancial, en parte como resultado de una lenta adaptación a los cambios fiscales al inicio del año, a lo que se suma la incertidumbre sobre el desempeño económico lo que resta del año.

Ante este entorno, comentó que la elevada integración económica entre México y Estados Unidos ha generado que el sector externo observe un mayor dinamismo, particularmente en las exportaciones del sector manufacturero, pero no ha sido suficiente para elevar el crecimiento ya que las importaciones también se han incrementado.

La directora de análisis económico y financiero de Banco Base expresó que la postergación de las leyes secundarias de las reformas energéticas y telecomunicaciones también aplazan la posibilidad de una mayor entrada de Inversión Extranjera Directa (IED), y por lo tanto, de un mayor crecimiento económico.

Por su parte, Grupo Financiero Ve por Más, señaló en un reporte que la economía mexicana registró signos de deterioro en el primer semestre del año, por lo que está ajustando sus estimaciones para la segunda mitad del año.

En el corto plazo, los analistas de la institución indican que la perspectiva para la economía mexicana se ha deteriorado, por lo cual se reduce el pronóstico de crecimiento del PIB de 2.9 a 2.6 por ciento en 2014.

Los analistas añadieron que México enfrenta una coyuntura complicada debido a dos factores: En primer lugar, el gasto público aún no tiene un efecto palpable en la economía. El gasto de gobierno medido en el indicador de oferta y demanda agregadas cayó en el primer trimestre del año, mientras que a pesar de que sé anunció el Plan Nacional de Infraestructura 2014-2018, aún faltan licitaciones importantes por ser anunciadas y su instrumentación tardará varios meses.

"Esperamos que su impacto comience a observarse en el cuarto trimestre del año", puntualizaron los analistas.