Economía se acelera con alza trimestral de 1.6%: Videgaray

Con las reformas estructurales México tiene la posibilidad de crecer más, asegura.
Informe de Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda.
Informe de Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda. (Guillermo Perea/Cuartoscuro)

México

Luego de que la Secretaría de Hacienda mantuvo en 2.7 por ciento la meta de crecimiento para 2014, analistas económicos de los principales grupos financieros se mostraron optimistas y consideraron que la recuperación económica del país está en marcha.

Sustentada en el mayor dinamismo en los servicios y los datos favorables en julio, la Secretaría de Hacienda se mantuvo en su pronóstico anterior, una vez que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer que en el segundo trimestre el producto interno bruto (PIB) avanzó 1.6 por ciento. “Esto indica que tenemos una clara tendencia a la recuperación, incluso marginalmente mejor de lo que se esperaba”, señaló Luis Videgaray, titular de Hacienda.

En conferencia, el funcionario refrendó la estimación de crecimiento dada a conocer por el subsecretario Fernando Aportela unas horas antes: “El país tendrá un PIB de 2.7 por ciento este año”.

Con las reformas estructurales México tiene la posibilidad de avanzar más en las próximas décadas y al final de la administración garantizar crecimientos de 5 por ciento, subrayó Videgaray.

Eduardo González, analista de Banamex, aseguró que la recuperación económica del país está en marcha y ha sido impulsada por el mejor desempeño de Estados Unidos; asimismo, indicó que la demanda interna se acelerará en los próximo meses, generando un segundo semestre con mejores tasas para cerrar el año con un crecimiento de 2.6 por ciento.

Juan Carlos Rivas  y Arnoldo López Marmolejo, economistas de BBVA Bancomer, hicieron énfasis en que se trata de un resultado que refleja una mejoría en la economía, la cual se debe concretar con una ejecución eficiente del gasto e inversión pública en la segunda parte del año, lo que llevaría a México a un crecimiento de 2.5 por ciento. 

Desde el punto de vista de Gabriel Casillas, economista en jefe de Banorte, el reporte del producto interno bruto del segundo trimestre es positivo y muestra que la economía mexicana está “despegando”, por lo que mantiene su pronóstico de crecimiento en 2.7 por ciento para 2014. 

Para Andre Loes, economista en jefe para América Latina de HSBC, durante el segundo semestre, la economía nacional mantendrá su recuperación, toda vez que se desvanecerán por completo los efectos de la reforma fiscal, el gasto público se enfocará en la construcción y Estados Unidos mejorará su desempeño.

El informe económico correspondiente al segundo semestre nos permite estar seguros de que en México hay una recuperación, aunque sigue siendo moderada, dijo Marco Oviedo, economista del banco inglés Barclays.

Por la mañana del jueves, el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela, explicó que entre abril y junio la economía mostró una aceleración y el consumo se recuperó ligeramente, como lo muestran las ventas de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales, con un avance de 2.3 por ciento frente a la caída de 1.3 por ciento del primer trimestre.

Además, señaló que al inicio del tercer trimestre las cifras del empleo y la producción automotriz reflejaron el fortalecimiento del ciclo ascendente de la economía, que se reforzará con la puesta en marcha de las reformas estructurales.

En Palacio Nacional, detalló que en lo externo e interno la economía se desarrolló en un ambiente más favorable en comparación con el arranque del año, ya que en Estados Unidos el PIB creció en 4 por ciento en el segundo trimestre, y la estimación inicial fue modificada por una reducción menor a la anterior.

Ese desempeño “refleja el carácter transitorio que habíamos anticipado del invierno muy duro que se presentó en Estados Unidos a principios de año”, apuntó.

En la parte doméstica, el funcionario destacó que si bien las exportaciones aumentaron 4.1 por ciento entre enero y marzo, ahora destacó el sector servicios.

“Los servicios, dentro de las cifras del PIB del segundo trimestre, tuvieron un crecimiento de 1.8 por ciento”, acotó.

Señaló que los servicios relacionados con el sector externo, como el comercio y el transporte, reportaron una variación de 2.1 por ciento; en tanto que el sector interno avanzó 2.4 por ciento, lo que reflejó un mayor dinamismo de los servicios durante el segundo trimestre de 2014.

Respecto a la demanda interna y el gasto público, el subsecretario refirió que en el primer semestre del año, el gasto programable tuvo un crecimiento real de 10.9 por ciento, el gasto en inversión física subió 31.7 por ciento y el gasto en subsidios —que incluye los programas de atención a la población más vulnerable— aumentó 20.8 por ciento anual.

El subsecretario mencionó que se cumplió la expectativa anticipada del fortalecimiento del consumo y del sector de la construcción que tuvo una tasa positiva de crecimiento de 1.7 por ciento en el periodo referido.

Por su parte, la formación bruta de capital fijo también tuvo un incremento en la tasa bimestral. Es el dato más reciente que conocemos, de 1.4 por ciento, ajustado por estacionalidad.

Con todos los elementos mencionados, Aportela matizó que “lo que estamos viendo es que se ha ido cumpliendo este mayor fortalecimiento de la economía mexicana y este ciclo ascendente”.

Por su parte, el titular de la Unidad de Planeación Económica de la SHCP, Ernesto Revilla, calificó de “buena noticia” el resultado del PIB en el segundo trimestre, sobre todo para el sector de los servicios.

“Particularmente el rubro de servicios sorprendió al alza, dado que la parte de la producción industrial ya se conocía, porque el Inegi adelanta esa publicación”, manifestó.

Se esperaba, explicó, un crecimiento anual de 1.5 por ciento en el PIB del segundo trimestre y resultó de 1.6, que ajustado por estacionalidad es un crecimiento significativo de 1.04 por ciento respecto al trimestre anterior.

“Los diferentes componentes de la demanda agregada parecen tener un mayor dinamismo, no solo las exportaciones y el gasto público, del que ya habíamos platicado, sino el consumo y la inversión parece que se han acelerado, en línea con lo anticipado”, destacó.

Hizo ver que ya no solo al interior de los servicios los relacionados con el sector externo crecieron 2.1 por ciento, a tasa trimestral, sino también se registró una muy buena evolución de los servicios relacionados con el consumo, con el mercado interno, con un ascenso de 2.4 por ciento, que es el mayor de los últimos cinco trimestres.

“Vemos que ya todos los componentes de la demanda agregada, y en particular del mercado interno, están acompañando a las exportaciones, y esa es la dinámica que esperamos para el resto del año”, reiteró.

Expectativas

Con los resultados del PIB y del IGAE reportados por el Inegi es probable que al finalizar el año se pueda crecer entre 2.5 y 2.7 por ciento, indicó el Consejo Coordinador Empresarial.

Aunque el crecimiento oscile entre 2 y 2.8 por ciento, México debe aspirar a tasas de 5 por ciento anuales, consideró Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana.

El resultado del PIB en el segundo trimestre afianza la expectativa del Banco de México, que la revisó a la baja la semana pasada, dijo el vicepresidente del comité de estudios económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, Jonathan Heath.