Economía de EU da impulso a los envíos de remesas

Por su tamaño, de casi 2% del producto interno bruto, esos recursos significan un factor importante de consumo en México: analista.
La divisa estadunidense.
La divisa estadunidense. (Shutterstock)

El lento pero sostenido repunte de la economía de Estados Unidos desde los fondos de la crisis financiera de 2008-09 ha sido calificado de negativo para los mercados emergentes.

La racha del dólar, impulsada por la percepción de que EU alzará sus intereses por la crisis, ha provocado fugas de los mercados emergentes, devaluado las monedas y acicateado las preocupaciones sobre las cargas de las deudas en dólares.

Pero la fortalecida economía de EU también genera algunos beneficios a los mercados emergentes. Uno de estos flujos benéficos son las remesas que envían los trabajadores extranjeros a sus familias en sus países de origen, que al parecer se aceleran.

Los envíos a México, el mayor proveedor de trabajadores foráneos a EU, este año han crecido sobre 2 mil mdd al mes, que registraron de manera consistente en 2008, reportó el Banxico.

De acuerdo con datos de Bank of America Merrill Lynch (BofA), los pasados tres meses estos flujos han sido 25 por ciento mayores en pesos que en el mismo periodo de 2014.

Claudia Calich, gerente de mercados emergentes de M&G Investments, atribuye esa alza en los envíos a un tardío fortalecimiento del mercado laboral para los trabajadores de origen hispano.

“La tasa del desempleo para los hispanos es mayor (que para otros grupos), pero avanza en la misma dirección. Pero podría caer más (en el actual ambiente), dice Calich.

El análisis de Carlos Capistrán, economista en jefe de BofA para México, sugiere que el alza en las remesas ha sido impulsada por un incremento de 23 por ciento en el número de transacciones desde que tocaron fondo en marzo de 2010.

En contraste, el monto promedio del pago de un envío se ha estabilizado en alrededor de 300 dólares, muy por debajo de los niveles históricos.

“Esto va muy relacionado al hecho de que más mexicanos encuentran trabajo en EU, pero esos trabajos no pagan mucho más”, dice Capistrán.

Datos del Inegi indican que más mexicanos han comenzado a dirigirse a EU de nuevo, con una tasa migratoria de 29 de cada 10 mil personas al cierre del segundo trimestre de 2014 y 24.7 en el tercero (según las cifras más recientes). Esto es muy por arriba del nivel más bajo de 8.5 registrado al fin de 2010, pero mucho menos que los niveles de migración previos a la crisis.

Capistrán no cree que la migración vuelva a los niveles previos a la crisis.

Sin embargo, dice, por su tamaño de casi 2 por ciento del producto interno bruto, las remesas “representan un factor importante de consumo”, particularmente porque significan más de 5 por ciento del ingreso económico de muchos de los estados pobres del sur.

“La gente que recibe remesas a menudo son pobres y su acceso al crédito es limitado (por lo que) las remesas generalmente no se ahorran, sino que se utilizan en el consumo y, en algunos casos, en inversiones”, dice Capistrán.

El economista calcula que un alza de 10 por ciento en las remesas incrementará las ventas minoristas el año siguiente, con cada dólar enviado generando 1.7 dólares en gasto.

Calich, de M&G Investments se refiere a un rebote similar en las remesas hacia países en AL. Estos flujos pueden ser menores en términos de dólares, pero mayores en términos relativos.

Las remesas a República Dominicana llegaron a 4 mil 600 millones de dólares en 2014, 24% más que en 2010, de acuerdo con datos del banco central. En Honduras subieron 29 por ciento, para llegar a 3 mil 400 millones, 8.2 por ciento más en el mismo periodo.

Calich se refiere a ese flujo como uno de los factores que empujan el relativo fortalecimiento de las monedas centroamericanas en años recientes.

Desde el infame episodio conocido como el “taper tantrum” de julio de 2013 (cuando las economías de los emergentes se agitaban por los berrinches de querer disminuir las tasas del ex presidente del Banco de la Reserva de EU, Ben Bernanke), el lempira hondureño se ha devaluado 7.6 por ciento contra el dólar y el peso dominicano 6.8. El quetzal de Guatemala, cuyo banco central no proporciona datos de las remesas, pero sí registra un alza pronunciada en los flujos de capital privado desde 2010, ha conseguido un pequeño desliz de 1.7 por ciento desde los berrinches.

Las remesas son la tercera fuente de dólares de México, más que la inversión extranjera directa o el turismo, dice el BofA. De hecho, con la caída de los ingresos petroleros y los flujos en portafolios, las remesas bien podrían convertirse en la mayor fuente de dólares en los trimestres siguientes.

El país es el cuarto receptor de remesas en dólares en el mundo, tras la India, China y Filipinas, según datos de Capital Economics.

Gareth Leather, economista para Asia de Capital Economics, dice que el efecto de las remesas ha sido particularmente fuerte en Filipinas, donde llegaron a 25 mil mdd en 2014, apenas 10 por ciento menos que el PIB, y crecen 6 por ciento al año.

“Las remesas impulsan el consumo privado y las inversiones y mantienen un superávit en la cuenta corriente. El peso también ha resistido, por lo que el banco central no se ha visto forzado a incrementar las tasas de interés”, dice Leather, quien afirma que el superávit en la cuenta corriente de 4.4 del año pasado hubiera sido un déficit de no haber sido por las remesas.

Así, en un país como Filipinas, las remesas no solo empequeñecen otras transacciones internacionales, como la IED o los flujos de inversión, sino que son mucho menos volátiles. EU es la mayor fuente de remesas para Filipinas, con 40 por ciento de su flujo..

A pesar de esa situación, Leather no espera que se acelere el ritmo de crecimiento por la recuperación económica de EU, y sugiere que debido a que muchos filipinos trabajan en el sector médico de EU, sus fortunas no dependen tanto de la economía.

2,000 mdd

Alza que han presentado a mes las  remesas de Estados Unidos a México, según cifras del Banco de México; casi todo ese capital se utiliza para consumo

4,600 mdd

Cifra a la que llegaron las remesas en República Dominicana durante 2014; en Honduras llegaron a 3 mil 400 millones de dólares