Duro panorama para los metales este 2015

En el último año el precio del oro descendió 5% y el de la plata 19%, mientras que el cobre retrocedió 20%.
Los metales preciosos son la reserva natural ante condiciones económicas adversas.
Los metales preciosos son la reserva natural ante condiciones económicas adversas. (Héctor Téllez)

México

La perspectiva para los metales, tanto preciosos como industriales, es de las más pesimistas, debido a que la actividad económica en las regiones más importantes es mixta, con Estados Unidos recuperándose, pero China desacelerándose y la zona euro luchando contra la deflación, aunado a la caída en los precios del petróleo, la fortaleza del dólar y la próxima alza en las tasas de interés de la primera economía del mundo.

En el último año, el precio del oro descendió 5 por ciento y el de la plata lo hizo en 19 por ciento, mientras que entre los metales industriales destaca el cobre con un retroceso de 20 por ciento, el molibdeno de 18 por ciento, así como el mineral de hierro con una caída de 48 por ciento.

Para los próximos meses, la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) estima precios más acotados para el oro y la plata, derivado en gran medida de que se prevé que en el primer semestre de 2015 comenzará el aumento de la tasa de referencia por parte de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos.

En cuanto al cobre, que encabeza la lista de los metales industriales, estimaciones de analistas del mercado consideran que registrará en 2015 un precio de 2.75 dólares por libra, nivel inferior a estimaciones previas de 3 dólares.

Los metales preciosos, principalmente el oro, suelen ser usados como mecanismos de reserva ante condiciones económicas adversas. De ahí que en el punto más álgido de la crisis mundial que inició en 2009 el metal amarillo llegó a cotizarse arriba de mil 800 dólares la onza, para pasar al nivel actual de mil 170.

En el caso de los industriales, especialmente del cobre,  el comportamiento de su precio depende en gran medida de la actividad manufacturera en China, pues este país es el principal consumidor mundial, seguido de la zona euro y Estados Unidos.

En su última revisión de perspectivas económicas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló en que el crecimiento económico mundial fue revisado a la baja; sin embargo, existe una divergencia entre Estados Unidos y la zona euro y China.

Para la primera economía del mundo las perspectivas son positivas, con revisiones de crecimiento al alza, favorecidas por el robustecimiento de la demanda privada interna, gracias al abaratamiento del petróleo que está mejorando los ingresos reales y el sentir de los consumidores.

En contraste, en la Eurozona menores perspectivas de inversión llevaron a una revisión a la baja a las previsiones de crecimiento, pese al respaldo que brindan la caída de los precios del petróleo, la mayor distensión de la política monetaria, la orientación más neutral de la política fiscal y la reciente depreciación del euro.

En este contexto, Cochilco señaló que “el impacto del retiro del estímulo monetario está internalizado por el mercado en el valor del oro y la plata, dado que además finalizaría este año; sin embargo, aun no se conoce la velocidad y fecha exacta para el aumento de dicha tasa, lo cual podría anticiparse atendiendo las favorables cifras de la economía norteamericana conocidas en los últimos meses”.

En este sentido, la Fed decidió mantener la tasa de interés de referencia entre 0 y 0.25 por ciento. Y redujo sus previsiones de crecimiento para el país en este año, a un nivel entre 2.3 y 2.7 por ciento, desde el cálculo anterior de entre 2.6 y 3 por ciento.

En conclusión la caída en los precios del petróleo y la fortaleza del dólar, debido a las expectativas de normalización de la política monetaria en la primera economía del mundo han generado perspectivas poco favorables para la demanda de cobre, mientras que para el oro representa un contexto económico más favorable que aleja a los inversionistas a refugiarse en el metal amarillo.