Donald Trump cerrará su fundación de beneficencia

El magnate tiene un plan para reducir los potenciales conflictos de interés una vez que asuma la presidencia.
El presidente electo de Estados Unidos.
El presidente electo de Estados Unidos. (Shannon Stapleton/Reuters)

Washington

Donald Trump quiere cerrar su fundación de beneficencia, como una manera de reducir los potenciales conflictos de interés que enfrenta, al tiempo que se prepara para su toma de posesión como el presidente 45 de Estados Unidos el 20 de enero.

En un comunicado liberado la Nochebuena, dijo que giró instrucciones a sus abogados para que disuelvan la fundación, pero sin dar detalles sobre la fecha.

El presidente electo de Estados Unidos ha enfrentado un escrutinio sobre su fundación y su emporio empresarial y los críticos exigen que venda sus negocios, a fin de evitar cualquier posibilidad de un conflicto de interés.

“La fundación ha realizado una enorme cantidad de obras a lo largo de los años, canalizando millones de dólares a incontables grupos que lo ameritan, incluidos los que apoyan a los veteranos, a miembros de las corporaciones de justicia y a niños”, dijo Trump. “Sin embargo, para evitar cualquier rastro de conflicto con mi papel de presidente, he decidido continuar mi gran interés por la filantropía en otras maneras”.

Las críticas a su fundación se dan tras varias notas duras del Washington Post que reportaron problemas como una falta de evidencias sobre qué tanto ha canalizado a obras de caridad. La fundación también reconoció haber violado las reglas del Servicio de Ingresos y Rentas con la práctica de transacciones en beneficio propio, una revelación que llegó luego de que el Washington Post publicó que parte del dinero se usó para el pago de varias demandas. El procurador general de Nueva York también prohibió a la fundación recolectar donativos en el estado, porque no registró ni acreditó sus cuentas auditadas y mantiene abierta una investigación.

Todavía no es evidente si esta investigación tendrá un efecto en las fechas de cierre de la fundación. Si bien esto significaría quitar un potencial conflicto de interés, Trump no ha explicado lo que hará con su emporio empresarial, fuera de decir que sus dos hijos adultos lo manejarán.

Se espera que su hija Ivanka y su esposo Jared Kushner se muden a Washington y trabajen dentro de la Casa Blanca.

Trump había prometido una conferencia de prensa a principios de diciembre en la que explicaría qué planes tiene para sus negocios, pero ésta se pospuso con mínimas explicaciones.

A principios del mes, Newt Gingrich, ex vocero de la Cámara de Representantes, sugirió que el Congreso debería revisar sus reglas sobre el conflicto de interés. “Nunca habíamos visto estos niveles de riqueza en la Casa Blanca, por lo que las reglas tradicionales no funcionan”, abundó. Si bien los miembros del gabinete deben cumplir con reglas que eviten conflictos de interés, el presidente no enfrenta la misma obligación, un punto que el propio Trump ha mencionado. Sin embargo, los expertos en ética dicen que él podría enfrentar problemas debido a una oscura cláusula en la Constitución creada para evitar sobornos a funcionarios del gobierno por parte de organizaciones extranjeras.