Dólar eleva precio de joyería mexicana en 15%

La importación de este tipo de mercancía, sobre todo de Asia, ha provocado la desaparición de empresas nacionales.
La joyería es una de las principales actividades de varios estados en el país.
La joyería es una de las principales actividades de varios estados en el país. (Notimex)

Ciudad de México

La depreciación del peso frente al dólar ha tenido un impacto en el precio de la joyería mexicana de aproximadamente 15 por ciento, además, la competencia en esta pequeña industria hace un difícil comparativo de crecimiento para este año respecto a 2014, indicó José Dávalos, director general de la empresa mexicana JD Joyeros.

“Es una industria competida y complicada, las empresas participantes han venido desapareciendo de manera alarmante en los últimos años. En un país como el nuestro, se consume menos joyería por una cuestión de crisis o de inseguridad, además de que ha afectado la importación de esta mercancía proveniente de Asia u otros países”, sostuvo en entrevista.

Con 75 años de presencia en el mercado nacional, JD Joyeros ha ido creciendo y diversificando su manufactura, diseñando también líneas de joyería en plata así como joyería fina con piedras semi-preciosas y esmalte, siendo la última creación la línea Frida Kahlo con la autorización de la familia de la artista -una marca registrada-.

Pese al entorno y al sacrificio de castigar un poco el margen de utilidad para mantener sus precios competitivos, el directivo sostuvo que esperan un crecimiento en ventas de 18 por ciento en el mercado mexicano.

“Lo que estamos haciendo es esperar a que haya mayor certidumbre, que sea menos volátil el tipo de cambio antes de plantear una estrategia. Esperamos mantenernos así de aquí a fin de año pensando que para 2016 probablemente se hará un ajuste”, consideró.

Detalló que la compañía tiene como canales principales de venta, al mercado de mayoreo a través de las tiendas departamentales y cadenas de joyería, siendo Liverpool la más importante, mismo que representa el 50 por ciento de las ventas, el 35 por ciento la venta al detalle, y entre 10 y 15 por ciento el negocio de líneas corporativos.

La firma cuenta con tres plantas productiva distribuidas en la ciudad de México, una de ellas en Polanco, la cual produce joyería de alto nivel que se fabrica a mano; en el centro, se cuenta con un taller de vaciado con joyería fabricada en serie, es decir, de un anillo se pueden hacer 100 o la cantidad que se necesite del modelo.

“La planta que hace producción en serie está dirigida a atender el nicho de departamentales donde se hace dos tipo de producto: líneas de joyería que son propias para ciertas tiendas o propia nuestra en departamentales –esta le pone su nombre-; o líneas propia con nuestro sello”, dijo.

A estas se integra la ubicada en avenida Toluca donde se lleva a cabo el troquelado, para atender el negocio de joyería corporativa, como pines, dijes o pulseras, es decir, piezas sobre diseño, especiales o bien de una sola pieza, un segmento que a futuro se estima de “mucho” crecimiento.

“Trabajamos para empresas como Peñoles o Walmart de México, la joyería corporativa es un negocio interesante “, sostuvo.

La producción de la compañía impacta a 60 familias que dependen de manera directa y alrededor de 25 de manera indirecta.