Dólar, hasta en $18.95; crudo, en 18.90 dpb

A pesar de las cifras registradas ayer, observadores consideran que la turbulencia será pasajera.

México

Derivado de nuevas caídas en los precios del petróleo, que llevaron a la mezcla mexicana a romper el piso de los 20 dólares por barril, el tipo de cambio empujó el dólar a un nuevo máximo histórico, al cotizarse en sucursales bancarias y centros cambiarios hasta en 18.95 pesos. En operaciones al mayoreo, el tipo de cambio registró un nivel máximo de 18.68 pesos por dólar, para cerrar a la venta en 18.56 pesos, 29 centavos más caro que el martes.

Analistas atribuyeron la respuesta del mercado a movimientos especulativos ante un mayor suministro de petróleo por parte de Irán, pues con ello aumentará la sobreoferta, y estiman que de continuar la caída de las cotizaciones del crudo, el tipo de cambio ascendería a niveles cercanos a 20 pesos por dólar.

La mezcla mexicana se cotizó en 18.90 dólares por barril, 6 por ciento menos que al cierre del martes y un nivel que no se veía desde marzo de 2002; en tanto que el West Texas Intermediate (WTI) se vendió en 26.55 dólares por barril, un descenso de 6.82 por ciento. El Brent del Mar del Norte perdió 3.03 por ciento, al cotizarse en 27.88 dólares.

El área de análisis de Grupo Financiero Invex señaló que los precios del petróleo experimentaron una sesión bastante negativa, luego de que la Agencia Internacional de Energía dijo que un mayor suministro global se presentará a raíz de la incorporación de la nueva producción de Irán

La caída del crudo y sus efectos en el mercado cambiario llevaron al Banco de México a activar la subasta de dólares adicional. El monto demandado de la primera subasta de 200 millones de dólares con precio mínimo fue de 947 millones, mientras que lo demandado en la subasta suplementaria, del mismo monto y también con precio mínimo —al registrarse una devaluación de más de 1.5 por ciento— fue de 765 millones.

En ese sentido, Guillermo Barnés, asesor del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMPC), indicó en conferencia de prensa que es muy probable que la Comisión de Cambios, integrada por el Banxico y Hacienda, proponga un nuevo esquema para atenuar la volatilidad del tipo de cambio, que aumentó a máximos históricos en el primer mes del año.

EL TEMIDO 20-20

Expertos de Banco Base indicaron que si el WTI cae a un nivel de 25 dólares por barril, el tipo de cambio subiría hasta 18.88 pesos por dólar; y si esa referencia es de 20 dólares, la paridad peso-dólar sería de 19.85, formando el tan temido 20-20 del que se habla en México (20 dólares por barril y 20 pesos por dólar en el tipo de cambio).

No obstante, el banco agregó que para la economía mexicana no se considera una crisis, pues a pesar de la depreciación del peso, las previsiones de crecimiento de México no se revisarán a la baja, a menos que la situación china y las caídas en los petroprecios generen una desaceleración en la manufactura de EU.

En ese contexto, el Índice de Precios y Cotizaciones, principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, presentó una sesión volátil, para cerrar con una ligera alza de 0.09 por ciento, mientras que en Wall Street el Dow Jones perdió 1.56 por ciento, el S&P 500 1.17 y el Nasdaq 0.12 por ciento.

MÁS RIESGO

Con la nueva caída del precio del petróleo, los datos negativos del sector industrial estadunidense, además del deterioro en la confianza en la economía global, así como en las condiciones de los mercados financieros, aumentó el riesgo en cuatro de cinco factores a la baja que el Banco de México consideró que podrían afectar el crecimiento del país, según expertos.

“Ante una demanda externa débil, la producción industrial está retrasando el crecimiento económico; corremos el riesgo, dado que muchos de los servicios son para la industria, que el sector terciario también pierda dinamismo”, indicó Alexis Milo, economista en jefe de Deutsche Bank México.

El economista explicó que la caída de 1.8 por ciento anual de la producción industrial de Estados Unidos, y el posible estancamiento de las exportaciones mexicanas, son los factores de mayor riesgo para la economía en este periodo de volatilidad.

La incertidumbre internacional también generó nerviosismo entre inversionistas y agentes económicos globales, lo que deterioró su confianza y las condiciones de los mercados financieros internacionales, lo que podría retrasar las inversiones en el país, señaló Manuel Valencia, director académico de negocios internacionales en el ITESM Santa Fe.

¿REPATRIAR CAPITALES?

Por su parte, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) afirmó que la depreciación del peso ante el dólar dificulta que los inversionistas mexicanos en el extranjero traigan capitales de vuelta al país, “al ser muy limitados los beneficios económicos derivados de una eventual regularización”.

Con las condiciones actuales de la economía y del tipo de cambio, se ve muy complicado que exista algún incentivo fiscal para esos contribuyentes y que otorgue un beneficio a la economía por el programa de repatriación de capital, dijo Luis Sánchez, vicepresidente fiscal del IMCP.

“Seguimos pensando que en los términos en que está planteado el programa va a resultar ineficaz. No vemos un apetito por parte de esos contribuyentes de regularizarse bajo este esquema, y parece ser más atractivo incluso aplicar lo que dice la Ley del Impuesto sobre la Renta para esos fines”, agregó.

VOLATILIDAD, PASAJERA

Aunque México tiene buenos fundamentos macroeconómicos, sí preocupa que la fuerte volatilidad que enfrentan los mercados —que ha llevado al tipo de cambio a casi 19 pesos por dólar— se alargue por mucho tiempo, advirtió Ernesto Torres Cantú, director general de Grupo Financiero Banamex.

“Es importante que la volatilidad no dure mucho tiempo, porque más preocupada va a estar la gente. Por eso es importante que la volatilidad vaya disminuyendo en los próximos días y meses”, dijo luego de firmar un acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Social.

Respecto a la fuerte depreciación del peso frente al dólar, el banquero aseguró que es un nivel pasajero, consecuencia de la alta volatilidad, pero en cuando los mercados comiencen a diferenciar entre países, regresará a niveles normales.

“Creemos que son pasajeros esos momentos y es resultado de una volatilidad importante, pero el peso regresará a niveles normales. Esperamos que el dólar se ubique en 18 pesos para fin de año”, comentó.

En cambio, para analistas de CI Banco, la debilidad del peso no cambiará en el corto plazo, debido a que los factores que lo mantienen presionado no se resolverán pronto, por lo que pronostican que el tipo de cambio siga subiendo en las siguientes semanas o inclusive meses.

:CLAVES

LEGAL

Ante la tentación de empresas y negocios de subir los precios por la depreciación del peso, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) aseguró que no se han detectado incrementos de precios coordinados.

Un aumento de precios derivado de una devaluación del peso no es una práctica anticompetitiva, de hecho es la reacción normal de un mercado”, afirmó Alejandra Palacios, titular de la Cofece.

Si gremios empresariales deciden subir precios de manera coordinada, y no cada empresa en particular en respuesta a su cambio de estructura de costos, sí es ilegal, aseguró.

EL DATO

Banamex espera que el dólar se ubique en18pesos para fin de año. “Creemos que son pasajeros estos momentos y es resultado de una volatilidad importante”.