Directivo de Deacero pide que más empresarios participen en las políticas públicas

Raúl Gutiérrez Muguerza dijo que para que México logre sus objetivos todos los actores de la sociedad deben desempeñar su papel en beneficio del país.

Monterrey

El empresario Raúl Gutiérrez Muguerza instó a la comunidad empresarial del país a participar más en el diseño de políticas públicas junto con el gobierno, a fin de proponer ideas a la administración federal en beneficio del país.

Ante inversionistas globales que asisten al "Monterrey Investment Outreach" en Nueva York, el CEO de Deacero, expresó que para que México logre sus objetivos todos los actores de la sociedad mexicana deben desempeñar su papel, "no hay otra manera de concretar las metas sin una corresponsabilidad".

En su participación, reconoció el trabajo del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, al mencionar que han estado trabajando estrechamente para diseñar las políticas económicas y este trabajo se ha visto materializado recientemente con el "Programa de Desarrollo Innovador".

Gutiérrez Muguerza invitó a los allí presentes a no sólo invertir, sino aportar sus ideas y energía, "juntos podemos ayudar a mover a Monterrey, a México y América del Norte hacia su verdadero potencial de desarrollo".

El también presidente del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), en el foro que reúne a inversionistas para promover la "Marca Monterrey", expuso su trayectoria empresarial, les habló del desarrollo de la empresa que él dirige y la creación del IDIC que preside actualmente.

"Mi padre, César Gutiérrez, inició el Grupo Deacero en 1952. Tenía una pequeña tienda con 10 empleados. Él tomó la chatarra de acero de los Estados Unidos y lo convirtió en cerca de alambre y en otros productos", recordó.

Comentó que él se inició en 1976 como el primer ingeniero y en 1986 en la empresa familiar comenzó a producir su propio acero.

"Somos una empresa privada 100 por ciento mexicana, la número uno como fabricante de alambre de acero, cable de alambre y malla de alambre en México y uno de los productores más grandes de Norteamérica".

Recapituló cómo muchos otros fabricantes de familias de origen regiomontano iniciaron su internacionalización, otros fueron comprados o trasladaron centro de manufactura hacia otros países.

Mencionó los nuevos íconos de la comunidad empresarial, el Parque Fundidora, el Horno 3 y el PIIT, que muestran la nueva cara de la ciudad que se encamina hacia el desarrollo tecnológico y de innovación.

El empresario puntualizó que pese a los grandes desafíos que enfrenta hoy en día la industria siderúrgica, este rubro sigue avanzando en México.

"A pesar de que las exportaciones de México se han duplicado en los últimos 12 años, y que es bastante excepcional, si queremos crecer más del 6 por ciento anual, todavía tenemos que estimular, aún más, nuestro sector manufacturero", apuntó.

Mencionó también cinco factores que fueron necesarios para que las empresas salieran adelante en Monterrey.

El desarrollo del negocio requirió de hacer productos excelentes, por lo que se fabrican hoy en día 3 mil 800 productos diferentes, para lo cual fue necesario perfeccionarlos a través de una amplia investigación y desarrollo, como parte fundamental del nuevo impulso de Nuevo León.

En segundo lugar, Monterrey y el estado de Nuevo León, que aún cuando representan sólo el 4 por ciento de la población mexicana, es responsable del 11 por ciento del PIB manufacturero y del 11 por ciento de las exportaciones no petroleras del país.

"Estamos creciendo dos veces más rápido que la economía nacional en su conjunto".

El empresario destacó que en el primer año de gestión el presidente Enrique Peña Nieto dio paso a reformas significativas en el campo de lo fiscal, laboral, educativo y en energético.

"La gestión responsable de las finanzas públicas continuó y hubo victorias en el frente de la seguridad".

Como cuarto factor resaltó que está la globalidad, pues la empresa exporta a 20 países y el quinto elemento de competencia consiste en participar en la política pública.

"Algunas personas me han llamado un 'estadista industrial'. Si el término significa que, como un importante fabricante, tengo que tener una voz en la política pública, entonces yo estaría de acuerdo", puntualizó.