Dione cumple 70 años de marcar tendencia

La empresa, cien por ciento jalisciense, cuenta con más de 20 tiendas de la marca y su calzado se distribuye en todo el país a través de boutiques y tiendas departamentales.

Guadalajara

Llegamos a los 70 años, ahora el sueño es repetir otros 70 más, y sabemos que la forma de lograrlo es trabajar día con día”, sentenció Carlos Enrique González Lozano artífice de la marca de zapatos Dione, empresa jalisciense fundada por su padre, Federico González, en el año de 1944.

Este año, la marca de calzado distinguida por su diseño y calidad, cumple siete décadas, “es en el próximo mes de agosto, el 14 para ser exactos”, dijo el ahora presidente del consejo de Dione.

A lo largo de su historia, la marca ha transitado por diversas crisis, tres de ellas que establecieron un antes y un después para los empresarios tapatíos. Primero fue la separación de los socios fundadores (Federico González Obregón, Ignacio Orozco Torres y Dionicio Gómez), en el año de 1967, después la muerte de Federico González Obregón, en 1986. Luego la competencia desleal del mercado chino, que se agudizó más en los últimos años.

Otros factores que sacudieron a la empresa fueron los acelerados cambios en la moda, a finales de la década de los 70, cuando se dejó de consumir la horma aguda para pasar al tacón muy delgado y concebir la plataforma.

“Luego, en la década de los 80, también fue una época difícil por tanta devaluación y para el año 2000 vivimos también situaciones complejas por las aperturas comerciales, mismas que últimamente nos han afectado más por la apertura de México con China”.

Cuenta el empresario zapatero que los primeros 20 años de Dione fueron con tacones de gran altura, entre siete y nueve centímetros. Posteriormente, a principios de los años 70 vino la plataforma que llegó para quedarse. “Desapareció un poco en los 90, cuando llegaron los zapatos de vestir, aunque en la sandalia siempre permaneció.

Otra aparición radical en su historia fueron las botas, que en México eran inexistentes y llegaron en los años 70; ahora ya son un producto elemental, sobre todo en las colecciones de otoño-invierno. “Y nosotros somos especialistas en producir botas”, aseguró el empresario.

Entre sus primeras producciones están los diseños clásicos, zapatillas lisas con detalles trenzados muy sencillos y con material de piel de becerro, que era la costumbre de esa época.

Las pieles han ido cambiando conforme van mejorando los curtidos y las técnicas de acabado y hoy en día trabajan con piel de cabrito, becerro, borrego y mestiza (que combina la suavidad y durabilidad de las pieles de borrego y de cabra).

“Con Dione han crecido cuatro generaciones y poco a poco fueron cambiando las modas y la influencia de estilos, conceptos, y la tecnología. En 1971 nace la plataforma de poliuretano y eso también fue una transformación para la industria del calzado, ya que antes se hacía de corcho. La gran diferencia es que las plataformas de corcho las hacíamos a mano, con pura lija, y ahora se hacen con inyección”, explicó el empresario.

Aunque, pese a los grandes avances tecnológicos, gran parte de los procesos de Dione son netamente artesanales por el tipo de producto y el acabado.

Actualmente Dione es dirigida por uno de los hijos de Enrique González Lozano, llegando así a la tercera generación de esta empresa familiar.

“Estamos en un plan de institucionalización, este año es para consolidar a nivel de la situación financiera, la producción de capital y la reducción de créditos. Contamos con 380 empleados, entre fábrica y tienda y nuestra producción diaria es de entre 400 a 500 pares diarios que se distribuyen en todo el país y se venden en nuestras propias tiendas”.

Respecto a la exportación, dijo que no es viable, al menos no en el corto plazo, ya que para ellos ha sido muy complejo este proceso, sobre todo con exportaciones a Estados Unidos donde les fue difícil la cobranza y donde, incluso, hubo gente que nunca les pagó, por lo cual han optado por esperar.  

Tras 70 años, la marca Dione diversificó sus productos y ahora con una línea Confort, línea Dionela, para jovencitas, también ofrece bolsas, carteras, cinturones; todos son productos confeccionados con piel y con diseños influenciados por tendencias europeas, principalmente de Italia.

Cada año muestran cuatro colecciones y para 2014 ya está lista la correspondiente a otoño-invierno que se integra por 140 modelos. También, como parte de la celebración por estos 70 años, la marca prepara un rediseño en su imagen, en el que se incluye el color negro o dorado con líneas rectas y delgadas, que remiten a la innovación, tal como es el giro de la empresa.