Deuda externa creció 75% desde el inicio del sexenio

Los 2.78 billones de pesos más el saldo de la deuda interna equivalen a 43% del PIB, el nivel más alto en 25 años; preocupa a expertos la rapidez con la que ha aumentado el indicador.

México

La deuda externa repuntó 75 por ciento desde el inicio del sexenio, ubicándose en 2 billones 781 mil millones de pesos al cierre de 2015, según los Saldos de la Deuda del Sector Público de la Secretaría de Hacienda. En 2012, la cifra registró un billón 583 mil millones de pesos.  

Además, las obligaciones financieras con el exterior representan 14.7 por ciento del PIB, cuando al cierre de 2012 se ubicaron en 9.8 por ciento.

El repunte de casi 5 puntos porcentuales provocó que la deuda pública alcanzara 8 billones 161 mil millones de pesos al sumar el endeudamiento interno, que se ubicó en 5 billones 380 mil millones de pesos.

Con ello, el total de la deuda pública asciende a poco más de 43 por ciento del PIB, el porcentaje más alto en los 25 años que registran las Estadísticas Oportunas de Finanzas Públicas de Hacienda.

La cifra incluye obligaciones contraídas del gobierno federal, empresas productivas del Estado, como Pemex y CFE, así como la banca de desarrollo.

Solo el gobierno federal adquirió un endeudamiento externo de 82 mil 320 millones de dólares, un repunte de 4 mil 968 millones respecto a 2014, equivalente a 7.5 por ciento del PIB.

Pega tipo de cambio

Además del incremento del endeudamiento por instrumentos tradicionales,  la volatilidad también provocó que los niveles de la deuda externa crecieran hasta 17 por ciento.

Esto debido a que la deuda externa cerró 2014 con un tipo de cambio de cambio de 14.71 pesos por dólar, mientras que en 2015 cerró a 17 unidades por billete verde.

Hacienda reconoció un efecto por el encarecimiento del dólar en el saldo histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, el indicador que explica en términos más amplios el nivel de la deuda pública, y que alcanzó 45.7 por ciento del PIB al cierre de 2015.

“El efecto por la depreciación del tipo de cambio sobre el saldo acumulado de la deuda externa en los últimos 12 meses asciende a 1.8 puntos del PIB, por lo que sin dicho efecto el saldo se ubicaría en 43.9 por ciento del PIB”, de acuerdo con los informes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y Deuda Pública de Hacienda.

“Dichos niveles son congruentes con los techos de endeudamiento autorizados por el H. Congreso de la Unión”, señaló el comunicado.

Preocupa rapidez de deuda

El total de la deuda externa comenzó su tendencia ascendente en 2007, el primer año de la administración pasada, ocupando cada vez más una mayor proporción en la estructura de la deuda pública.

En 2012, la deuda externa disminuyó a 29.6 por ciento del total y comenzó una tendencia alcista hasta ocupar 34.1 por ciento de toda la deuda pública al cierre de 2015.

En tanto la deuda interna en pesos comenzó a disminuir su porcentaje en la estructura total. A partir de 2013 bajó de 71.2 por ciento del total de las obligaciones financieras del sector público hasta 65.9 por ciento al cierre del año pasado.

Hasta el momento, no se registra una afectación en la estabilidad macroeconómica, debido a que México conserva una deuda tanto interna como externa, en niveles “relativamente” bajos, dijo en entrevista telefónica Alexis Milo, economista en jefe de Deutsche Bank México.

“Pero preocupa entre especialistas que la deuda esté creciendo con cierta rapidez en este sexenio, y se espera que este año la deuda termine cerca de 50 por ciento del PIB. Si sigue creciendo, puede cambiar la perspectiva”, indicó.

Milo dijo que una de consecuencia de un aumento sostenido puede ser un  mayor ajuste en la política fiscal del gobierno federal para reducir su déficit. 

Una de estas medidas incluye el gasto público. Según datos de Hacienda, su programa de reducción al gasto en 2015 disminuyó la inversión pública —bienes y servicios para la población— 8.3 por ciento anual.

***

Cae crudo por contracción en China

Las pocas ganancias que registró el precio del petróleo la semana pasada quedaron atrás debido a cifras económicas publicadas en China que evidenciaron una mayor contracción de la actividad fabril, en un contexto donde esa nación es el segundo mayor consumidor de crudo, aunado a declaraciones que alejaron la expectativa de un acuerdo entre los principales productores para reducir la oferta del hidrocarburo.

En México, por ser día feriado, ayer no hubo cotizaciones de la mezcla mexicana, pero el WTI de EU se vendió en 31.32 por barril, una caída de 6.84 por ciento respecto al cierre previo, mientras que el Brent, de referencia en Europa, retrocedió 5.31 por ciento, al cotizarse en 34.08 dólares.

Lo anterior provocó caídas en las bolsas de valores del mundo. En Estados Unidos, el Dow Jones perdió 0.1 por ciento respecto al cierre previo y el Standard and Poor’s 500 cayó 0.04 por ciento, aunque el tecnológico Nasdaq ganó 0.14 por ciento, en tanto que en Europa destacaron los retrocesos de los índices francés y alemán, de 0.56 y 0.41 por ciento, respectivamente.

(Silvia Rodríguez/México)





[Dé clic sobre la imagen para ampliar]