Razones para no empeñar durante la “cuesta de enero”

La Condusef asegura que, aunque es una manera rápida de obtener financiamiento, también es una opción costosa, por lo que recomienda buscar otras alternativas de préstamo.
De 9 casas de empeño que laboran en el municipio, 8 fueron clausuradas.
La Condusef emitió una serie de recomendaciones para no padecer las consecuencias de empeñar. (Foto: Carlos A. Rangel)

Ciudad de México

Empeñar no es la mejor solución para enfrentar la llamada “cuesta de enero”, debido a que los préstamos de las casas de empeño son de los más costosos, advirtió la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Si los usuarios no anticiparon las dificultades financieras que implica esta temporada, la Condusef recomienda no cometer otro error con el crédito prendario, pues aunque pueda parecer una opción rápida de financiamiento, no siempre resulta la más óptima.

En su publicación “Consejos para tu bolsillo”, el organismo subraya que, aunque el empeño represente el acceso rápido a un monto específico, puede derivar en una decisión costosa, por lo cual es necesario considerar algunos elementos antes de llevar los bienes a cualquier institución o casa de empeño.

La comisión sugiere revisar otras alternativas, como algún crédito personal o de nómina en alguna institución financiera, antes de recurrir al empeño.

Recomienda, además, considerar si conviene más vender en lugar de empeñar, y en caso de decidir acudir a una casa de empeño, comparar opciones y no dejar las pertenencias en el primer establecimiento que se encuentre, sino tomar el tiempo suficiente para elegir la alternativa que dé más liquidez por los objetos en prenda, a un menor costo.

También aconseja investigar la tasa de interés anualizada, pues algunas casas de empeño que tienen tasas muy elevadas la muestran de manera mensual, quincenal o semanal, para no evidenciarlo.

La Condusef sugiere también consultar el porcentaje de avalúo que prestan los establecimientos, ya que éste se debe informar claramente previo a la celebración del contrato.

Exhorta, asimismo, a preguntar sobre los refrendos, es decir, conocer a cuántas renovaciones del contrato se tiene derecho, así como el aumento del plazo establecido para recuperar las pertenencias.

“En esta época, las casas de empeño pueden parecer una opción, pero existen otras alternativas para que no te endeudes o pierdas tus objetos con un valor sentimental. Antes de acudir, ve otros caminos para liquidar tus deudas”, subraya la Condusef.