Desestima la IP el esquema fiscal que sustituye al Repeco

La medida “no combate la informalidad ni simplifica la declaración de impuestos”.
En el nuevo régimen de incorporación fiscal se tendrán que hacer declaraciones bimestrales.
En el nuevo régimen de incorporación fiscal se tendrán que hacer declaraciones bimestrales. (René Soto)

México/Los Ángeles

El nuevo régimen de incorporación fiscal establecido en la reforma hacendaria no impulsará  las pequeñas y medianas empresas (Pyme), no actuará contra la informalidad y perjudicará a las de menor tamaño, consideran especialistas y empresarios.

Conforme fue aprobado por el Senado, el próximo año desaparecerá el régimen de pequeños contribuyentes (Repeco), que será sustituido por el nuevo régimen de incorporación fiscal, en el que podrán inscribirse personas o microempresas con ingresos hasta de 2 millones de pesos al año.

La propuesta pretende que estos contribuyentes solo presenten de forma bimestral sus declaraciones y hacer los pagos correspondientes del impuesto al valor agregado durante los próximos 10 años.

De igual forma tendrán que realizar y presentar los cálculos correspondientes del impuesto sobre la renta, mismo que tendrá un descuento de 100 por ciento en el primer año, el cual irá desapareciendo paulatinamente, pero permitirá beneficios de seguridad social para los trabajadores dentro de esas empresas.

A decir del secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray, se prevé que alrededor de 2 millones de Repeco se integren a este sistema tributario, a fin de disminuir los altos índices de informalidad, donde se encuentran alrededor de seis de cada diez entes económicos.

No obstante, dirigentes empresariales y especialistas tienen sus reservas sobre los beneficios de estas propuestas y de que vayan a cumplirse los objetivos.

A decir de Juan Pardinas, director del Instituto Nacional para la Competitividad, esta reforma no representa un esfuerzo suficiente, para reducir los altos índices de informalidad, pues no hay medidas que sean de gran impacto en el tema.

“No está dentro del corazón de la reforma hacendaria combatir la informalidad, pues como está diseñada no tiene como eje principal reducir los altos índices en el tema”, puntualizó.

A su vez, Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), señaló que las medidas aprobadas para impulsar a las Pyme no son suficientes, puesto que no reducen la complejidad fiscal ni administrativa del pago de impuestos ni tampoco apoya la productividad de las empresas.

“Uno de los tres elementos que más dificultan la creación de empresas formales en México es precisamente el pago de impuestos. El sistema tributario mexicano es complejo, difícil de cumplir y permite la simulación en los causantes pequeños”, afirmó.

El presidente de la Coparmex puntualizó que esta complejidad no incentivará la participación de gobiernos locales en la generación y captación de impuestos, y que los tratamientos preferenciales y complejos como el que se proponen solo privilegian a algunos sectores y propiciarán la corrupción.

En tanto, Enrique Guerrero, director de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, afirmó que el Repeco no está en condición de migrar a un esquema más complejo de incorporación fiscal, puesto que a la gran mayoría de esos contribuyentes se les complica calcular sus ventas y ganancias, por lo cual no están en posibilidad de hacer cálculos más complejos.

Claves

Complejidad

- La Canacope indicó que los pequeños contribuyentes nuevamente tendrán que pagar contadores e invertirán muchas horas en llevar cuentas.

- Un esfuerzo decidido para apoyar a emprendedores debe estar orientado a reducir la carga fiscal y administrativa, aumentar la capacitación y tener más acceso a fondos de fomento empresarial, indicó Guadalupe Castañeda, líder de mercados estratégicos en crecimiento de la consultora EY.

- De acuerdo con un estudio de la consultora, debido a la complejidad fiscal el país se encuentra en el lugar 14 dentro del grupo de los 20, al no contar con sistemas sencillos de tributación.

Empresarios de EU saludan los cambios

Inversionistas de Estados Unidos han mostrado “un sentimiento bastante positivo” por los cambios estructurales en México, afirmó el vicegobernador del Banco de México, Manuel Sánchez.

En entrevista, el funcionario declaró lo anterior después de sostener una reunión privada el pasado viernes con empresarios locales de la Cámara de Comercio México-Estados Unidos.

“Vemos que hay un interés amplio de observadores internacionales e inversionistas por conocer los cambios que ha hecho México”, aseguró.

Los logros de estos cambios, inusuales y sin precedentes en los tiempos modernos, empezarán a dar fruto en el mediano plazo, porque no pueden dar resultados inmediatos, aclaró.

“Están muy interesados en conocer qué pasa con México, con sus reforma estructurales, y en ese sentido pude notar una expectativa favorable”, señaló el representante mexicano.

“En la conversación se les aclaró que estas reformas en su proceso de aplicación se podrán llevar algún tiempo para que México haga sus propias transformaciones”, acotó.

“Estamos viviendo una dinámica de reformas que no habíamos visto en muchos años, las debemos aprovechar y se puede cimentar un futuro significativamente mejor para nuestro país”, subrayó.

Sánchez destacó que como parte de esta estabilidad lograda por México en muchos años se ha dejado atrás los tiempos de sobresaltos por la paridad del peso frente al dólar.