Petróleo: precios y producción a la baja

Con la cobertura en 2015, México tiene garantizados los ingresos del próximo año fiscal pero el reto será revertir la menguante producción petrolera en el país. 

México

Con todo y reforma energética, la bonanza petrolera de México tendrá dos años de incertidumbre. En las últimas semanas la presión giraba sobre la caída de alrededor de 19% que reporta al precio de la mezcla mexicana del hidrocarburo en el mercado, motivos sobraban, pues cerca de una tercera parte de los ingresos del gobierno proviene de este rubro.

La tensión pareció disiparse con el reciente anuncio hecho por el titular de la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray de que la producción del 2015 cuenta con 100% de coberturas, sin embargo hay un factor de riesgo para las finanzas públicas del país sobre el cual no hay seguro alguno, la caída de 25% que reporta la producción del hidrocarburo mexicano en la última década y que expertos advierten, es más preocupante que la caída del precio.

 “México no es más la economía petrolizada que era… El principal riesgo proviene de un continuo deterioro de la producción petrolera, que este año ha sido el motivo del déficit de ingresos petroleros”, advierte Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of América Merrill Lynch (BofA-ML).

Aún con las tendencias en contra, la paraestatal Petróleos Mexicanos proyecta producir 2.4 millones de barriles por día (mbd) en 2015, ligeramente mayor a los 2.35 mbd en 2014, “el gobierno estima que una reducción de 0.5 mbd en la producción petrolera tiene un efecto negativo en los ingresos por 17.1 billones de pesos, equivalente a 0.1% del PIB, comenta Capistrán.

Sin embargo, cuencas maduras como la de Cantarell, que en su mejor momento representó dos tercios de la producción total de petróleo del país se están secando, según datos de la consultora Boston Consulting Group (BCG), de tal forma que 24% del total del hidrocarburo extraído en la nación viene de campos donde cerca del 75% de las reservas ya se extrajeron, mientras se implementa la reforma energética.

Los frutos de la reforma energética podrán verse en un mediano plazo. “El gobierno espera que a partir de 2018 la producción incremente a 2.85 mbd y posteriormente alcance los 3.5 mbpd. Así, mientras incluso para 2020 se estima que México podría llegar hasta los 3.7 mbd el Panorama Internacional Energético (IE), superando incluso uno de sus máximos registrados en 2004, de seguir la tendencia de baja producción el gobierno tendría que recurrir, o al recorte de presupuesto, o a deuda, en los próximos dos años.

Si no se pueden mantener los niveles de producción hasta 2016, que serían los dos años donde en esencia no se generarían resultados (por la reforma energética) el gobierno federal tendría que hacer recortes en las finanzas públicas, con lo que implica para los gobiernos estatales y se obliga a tomar alternativas, como cobrar impuestos a quienes no estén pagando, la economía informal y reducir la evasión fiscal, abunda  José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

“Las finanzas públicas en México están sanas y el nivel de deuda pública es bajo. El presupuesto fiscal ha estado cerca del equilibrio en la última década” comenta Marco Oviedo, analista de empresa financiera Barclays.

Sin embargo, conseguir una mayor independencia financiera respecto de la renta petrolera será importante en un corto plazo para las finanzas públicas del país. “Se ha tenido un avance, en este año el SAT ha sido exitoso en elevar la cantidad de contribuyentes, ha avanzado pero el desafío sería compensar lo que se perdería por el declive de la producción” acota el director del IDIC.

“Si la producción del hidrocarburo cayera en 2015 en la misma proporción a la que lo hizo en 2014, la producción se situará en 2.2 mdbp, aunque creemos que es muy poco probable que pase” señala Capistrán.

“Esperar un crecimiento económico mayor que genere ingresos fiscales adicionales es algo poco probable” comenta José Luis de la Cruz, y añade que una mala previsión impactará en tener que hacer ajustes correctivos a lo largo del siguiente año.

“La Federación tendría que hacer ajustes a la baja en el presupuesto de las Secretarías así como analizar en cuáles programas y rubros dejar de invertir”, explica Oliver Ambía, Director de la licenciatura en Administración Financiero del Tec de Monterrey Campus Santa Fe.

“En los últimos 10 años la renta petrolera fue favorable, sin embargo las mismas estadísticas nos dicen que el crecimiento para el mismo periodo fue del 1.6% anual en promedio. Parece que el excedente que tuvimos por los precios y producción favorables del petróleo lo malgastamos”, expresa Miguel Ángel Corro, director del Departamento de Economía del Tec de Monterrey Campus Santa Fe.