La red para importar gas

Los próximos años, México invertirá más en ampliar la red de gasoductos que en la explotación de yacimientos de gas natural por la diferencia de costos con Estados Unidos.
“Al crecer como país vamos a necesitar más gasoductos e interconexiones para bajar el gas natural desde el sur de Texas”. Alejandro Martínez Sibaja. director de Pemex Gas y Petroquímica Básica
“Al crecer como país vamos a necesitar más gasoductos e interconexiones para bajar el gas natural desde el sur de Texas”. Alejandro Martínez Sibaja. director de Pemex Gas y Petroquímica Básica (Shutterstock)

México

El vínculo para integrar el mercado del gas natural entre Canadá, Estados Unidos y México se completará en diciembre con la inauguración de la primera fase de Los Ramones.  El objetivo de Petróleos Mexicanos (Pemex) es aprovechar los bajos precios del gas natural de Texas e importar mil millones de pies cúbicos a partir de diciembre y otro tanto cuando se inaugure la segunda fase de este gasoducto en diciembre de 2016.

Aunque la reforma energética está diseñada para explotar el gas natural del norte de México, el gasoducto de Los Ramones busca aprovechar los precios bajos de los hidrocarburos de Texas mientras se desarrolla la infraestructura para explotar las reservas del lado mexicano.

Después de que el Poder Ejecutivo anunció la promulgación de la reforma en el Diario Oficial de la Federación, PMI Comercio Internacional y Pemex Gas y Petroquímica Básica abrieron la cartera para invertir en el desarrollo de nueva infraestructura con miras a desarrollar el mercado nacional de hidrocarburos y expandir la presencia de Pemex a través del comercio internacional hasta Europa y Asia.

A PMI Comercio Internacional y a Pemex Gas, en el contexto de la reforma energética los une el Cinturón Interoceánico, también llamado Corredor Transístmico que abarca de Pajaritos, Veracruz a Salina Cruz, Oaxaca y consiste infraestructura en gasoductos, para almacenamiento  y distribución.

En los próximos años, Salina Cruz podría convertirse no sólo en un puerto para exportar gas natural a China y otros países de Asia sino también, en un polo para atraer empresas de manufactura ya que la infraestructura de gas natural reducirá los precios de la generación de electricidad a través de plantas de cogeneración de gas natural, según detalló Martínez Sibaja.

Con la reforma, ambos organismos enfrentan el reto de llevar y traer hidrocarburos, primero, para abastecer el mercado nacional y segundo, para contribuir a la rentabilidad de Pemex  mediante operaciones de comercio internacional.

Después de 40 años se vuelve a invertir

En 2013 inició la firma de contratos para la construcción del gasoducto Los Ramones I y II, el proyecto más importante en 40 años.

En cuatro décadas no se invirtió en nueva infraestructura de ductos e interconexiones entre México y Estados Unidos. La insuficiencia de red provocó que en 2013 la industria nacional enfrentara un déficit de gas natural.

Esta es la importancia de Los Ramones, platicó el director de Pemex Gas y Petroquímica Básica, Alejandro Martínez Sibaja.

“Al crecer como país vamos a necesitar más gasoductos e interconexiones para bajar el gas natural desde el sur de Texas”, y así abastecer la demanda interna del combustible.Al estar disponible el Cinturón Interoceánico nos dará la oportunidad de “exportar ese mismo gas de importación -de Texas- a Europa y Asia”, adelantó el funcionario.

“Es una lógica de negocio”, dice sobre la importación de gas natural a pesar de que la reforma energética permitirá a México explotar sus abundantes reservas en gas natural de lutita.

Desarrollar  los yacimientos de gas lutita alojados en las cavernas del norte del país: Tamaulipas, Chihuahua y Monterrey costará mucho dinero “mientras se adquiere la experiencia para desarrollar estos yacimientos”.

Tenemos gas pero cuando empiezas a crecer en el aprendizaje de un negocio el costo de inversión es alto”, dice.

Para desarrollar un pozo de shale gas se requiere de entre ocho y 10 millones de dólares y para alcanzar los niveles óptimos de producción “necesitamos una buena cantidad de pozos, de un sistema de recolección y almacenamiento”.

En suma, esta necesidad de inversión nos daría un costo de producción de entre cinco y seis dólares por millón de BTU (unidad de medición). En cambio, importarlo mientras se adquiere la experiencia en producción de shale gas costará entre 4.50 y 4.60 dólares por millar.

“Es un tema de negocio si aquí te cuesta producir 5 o 6 dólares, mejor lo importamos y usamos la infraestructura que se construye”.

Red de gasoductos

José Manuel Carrera, director de PMI Comercio Internacional coincidió con Martínez Sibaja en que con la reforma Petróleos Mexicanos enfrenta el reto de posicionarse en el mercado internacional.

Carrera explicó que las condiciones de oferta y demanda de hidrocarburos en el mundo están cambiando, “hoy vivimos una revolución del shale oil y shale gas”.

En este contexto, dice, debemos considerar que Estados Unidos será un gran exportador de crudo y hemos decidido competir contra nuestro país vecino a través de la venta de crudo ligero (Istmo y Olmeca) aprovechando las ventajas del Cinturón Interoceánico.

“A través de esta región llevaremos el crudo ligero a la costa oeste de Estados Unidos”.

Desde esta región en el mercado de Estados Unidos tienen dos opciones: traer el crudo de su propia casa o de México que es más rentable.

El director de PMI explica que si el crudo entra por Texas la infraestructura es insuficiente para cruzar el territorio americano. Es más barato bajarlo de Coatzacoalcos, cruzar a Salinas Cruz y exportarlo de Salina Cruz a California.

La Estrategia del Sureste, considerada en el Plan Nacional de Infraestructura 2014 – 2018  describe la construcción de los Gasoductos de Jáltipan a Salina Cruz, Oaxaca; y de Salina Cruz a Tapachula, con extensión a Centroamérica.

También está el gasoducto de Lázaro Cárdenas a Acapulco. Asimismo, se tiene previsto el desarrollo de una terminal de licuefacción de gas natural y la reconfiguración de la refinería de Salina Cruz.

Ese posicionamiento estratégico lo hemos empezado a explotar, dijo. Pemex anunció el envío de crudo ligero a Hawaii a partir de julio.

Nuestra estrategia es buscar mercados alternativos donde saquemos el mayor valor para nuestro crudo. No importa que esos mercados estén más lejos de México  pero que nos reditúan más valor.

Por esta razón nos hemos enfocado en Suiza, Italia, Holanda, Hawai y la costa oeste de Estados Unidos, dijo Carrera.

¿Hay interesados en invertir en shale gas?

Al tiempo que Pemex visualiza su estrategia de comercialización, en Monterrey la Secretaría de Desarrollo Económico abrió la Subsecretaría de Energía, entre otros temas para impulsar los proyectos de shale gas y shale oil.

De acuerdo con Pemex los recursos prospectivos de lutita están en los basamentos de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Vladimir Sosa, subsecretario de Energía de esta dependencia, con sede en Monterrey comentó que “hay  empresas  mexicanas en Texas que han desarrollado esta actividad –shale gas-   y que con el actual marco de las leyes secundarias pueden regresar a su propio país a realizar esta actividad”.

La mayoría de estas empresas son “medianas en cuanto a personal, porque son empresas que facturan como una empresa muy grande”, agregó en entrevista.

La importación de gas natural del sur de Texas a través de Los Ramones no desalentará la inversión en proyectos de shale gas en el norte de México, según el funcionario.

“Ha sido una estrategia de corto, mediano y largo plazo bien planeada. Hay empresas que tienen más rentabilidad si importan el gas para mantener a sus clientes mientras se desarrolla la producción en México”, explicó.

A decir de Sosa, los proyectos de shale gas implican “un paquete que nos dé seguridad energética”.

Lo anterior al referirse al tema de las alertas críticas que enfrentó el sector industrial en 2013 por la falta de gas natural ya que al estar saturada la red de gasoductos era  imposible traer más gas.

La nueva infraestructura

En resumen, Pemex Comercio Internacional construirá un astillero en Altamira Tamaulipas en asociación con la empresa coreana Kepel, la más grande en construcción de plataformas. Además, recientemente adquirió el astillero Hijos de J Barreras en España para reactivar la industria naviera de México y atender los pedidos de nuevas plataformas para movilizar hidrocarburos.

En tanto Pemex Gas, desarrolló la red de gasoductos Los Ramones que correrá de Agua Azul  al Occidente del país.

Ambos organismos esperan la operación de la infraestructura del Cinturón Interoceánico para importar y exportar hidrocarburos que ya permite la reforma energética.