Crece la demanda en el extranjero de tequila, cerveza y mezcal

México líder exportador de tequila y cerveza y está avanzando en la internacionalización del mezcal.  
8 de cada 10 bebidas con contenido alcohólico en México son cervezas.
8 de cada 10 bebidas con contenido alcohólico en México son cervezas. (Shutterstock)

México

Marina, de 42, vive desde hace diez años en Alemania con su esposo alemán y la hija preescolar de ambos. A ella le gusta mucho vivir en Europa, pero mientras más tiempo pasa lejos, más orgullosa y nostálgica está de ser mexicana y de sus tradiciones culturales y gastronómicas.

Cada año, Mariana “da el grito”, pone ofrenda tradicional para sus muertos y no existe día que no intente incorporar a sus comidas algún ingrediente con sabor a casa mexicana: tortillas,  salsa de tomate verde con cilantro, cochinita pibil y tequila, su bebida favorita.

Conseguir una botella de tequila en Alemania no es un problema, pues este país ocupa el tercer sitio en el top-10 de las naciones que más tequila compran a México, según Ramón González Figueroa, presidente del Consejo Regulador del Tequila (CRT).

Casi siete de cada 10 litros de tequila que se producen en México se van a extranjero. En el primer semestre de 2014, las exportaciones de tequila mexicano alcanzaron los 568.8 millones de dólares y según el presidente del CRT esperan cerrar el año con una cifra cercana a los 750 mdd.

En materia de exportación de productos agroalimentarios, la cerveza de malta, así como el tequila y los mezcales, forman parte del medallero en el que México es líder, junto al tomate rojo, el aguacate, la sandía, el pepino, los limones y la papaya.

Según datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), aunque en los últimos años las frutas y hortalizas han ganado terreno en las ventas de México al extranjero, el tequila y la cerveza siguen siendo las “cartas fuertes” de las exportaciones mexicanas, con crecimientos promedio de 3% y 4.2% anual, respectivamente.

De Jalisco para el mundo

En casi 20 años como bebida con denominación de origen, el tequila es una industria robusta y consolidada, tanto al interior como fuera del país. Hoy 6.5 de cada 10 litros que se producen son exportados a más de 100 países, de los que sólo 47 aceptan la Denominación de Origen del Tequila.

Fuera de México, el mayor consumidor de tequila es Estados Unidos, un vecino que acapara 79% del tequila que México exporta, unos 132.4 millones de litros. Después de ellos, casi 20% del tequila que sale del país se va a Europa y riega gargantas en España, Alemania, Francia, Rusia y Reino Unido, incluida Irlanda.

Japón, Sudáfrica, Panamá y Brasil completan la lista de los 10 países que más tequila importaron este año; de todos ellos, sólo Brasil está pendiente de reconocer la denominación de origen, trabajo en el que el CRT tiene puesto su empeño, con miras a duplicar el consumo actual que ronda los 1,330 millones de litros.

Sin embargo, la apuesta fuerte del CRT para los siguientes cinco años es China, señaló Ramón González Figueroa. “Hoy no pinta porque importa apenas unas 70 mil botellas y ocupa el lugar 22 de nuestro listado; pero esperamos llegar a 10 millones en el mediano plazo, lo que duplicaría el crecimiento anual promedio fácilmente”. Y colocaría a China en segundo lugar de la lista, sólo abajo de Estados Unidos.

La expectativa es realista. Según la Cámara Nacional de la Industria Tequilera (CNIT), tan solo en el primer semestre de este año, el volumen de tequila 100% Agave exportado a China se duplicó y alcanzó ventas por más de 2.7 millones de dólares (mdd), y todo en el marco de las negociaciones del CRT para lograr que aquel país reconociera la DOT. Esa declaratoria se publicó apenas el 5 de noviembre pasado.

Los productores de tequila en México están preparados para enfrentar esta escalada, señaló González Figueroa, pues “tenemos en inventario 290 millones de litros disponibles para ser enviados al mercado internacional o local, y la cadena productiva está lista para atender la demanda adicional.

“Tenemos 100 mil hectáreas con unos 300 millones de plantas de agave azul de diversas edades y con eso tenemos bien cubierto y planeado el ciclo biológico, la producción y el inventario para seguir creciendo y enfrentar los retos de la nueva demanda”. Gracias al manejo integral del cultivo, se redujo de 10 a seis años el periodo en el que se puede cosechar el agave.

Sin embargo, aceptó el presidente del CRT, siempre hay trabajo por hacer. “A nivel interno debemos consolidar la planeación estratégica y lograr que la agricultura por contrato integre a la inulina y al jarabe de agave para que no compitamos por la materia prima, porque eso eleva los costos.

“Y en cuanto al entorno de las denominaciones, hay que evaluar la ley de propiedad industrial. La industria es dinámica y esta Ley ya está rebasada, vale la pena adecuarla y homologarla con el concierto internacional, para tener reglas claras y se detone el desarrollo nacional”.

Otro punto importante sería promover el consumo responsable y la baja de las tasas impositivas, “hay una carga fiscal muy fuerte… Pero eso no compete al consejo”, reconoció Ramón González.

Rubia y ligerita, el orgullo mexicano

Este 2014, igual que los cuatros años anteriores, México está a la cabeza de las exportaciones de cerveza de malta hacia el mundo, luego de tres años en que Holanda lo relegó al segundo lugar. Asimismo, la cerveza es el producto número uno en la tabla de exportaciones de México al mundo, con ventas de 2 mil 211 mdd en 2013 y un crecimiento de 4.2%, muy por encima de Holanda, que alcanzó apenas 1.7%.

Luego de un traspié en la primera década del milenio, la cerveza mexicana recuperó su poderío gracias a la cercanía con Estados Unidos, que el año pasado elevó sus importaciones de cerveza mexicana hasta llegar a una cuota de 50% de sus compras a proveedores internacionales.

Esta posición de nuestro vecino del norte respondió sin duda a la adquisición de las dos más grandes cerveceras del país en años recientes, primero la compra de Cuauhtémoc Moctezuma por la holandesa Heineken en 2010, y luego la venta de Grupo Modelo –casa de la popular Corona- a la empresa belga Anheuser-Busch InBev, apenas en 2013.

En la primera década del milenio, la producción de cerveza mexicana creció a un ritmo promedio anual de 2.5% y según estimaciones de Heineken para 2020 la tasa anual de crecimiento deberá aumentar a 2.6% para llegar a 82 millones de hectolitros.

Aun cuando México es apenas el sexto productor a nivel global (con China a la cabeza y bastante detrás EU, Brasil, Rusia y Alemania), hoy día, la mitad de la cerveza que se consume en el mundo proviene de nuestro país, y la marca con mayor éxito es Corona Extra (de AB InBev), que se exporta a 180 países, incluidos Cuba, Letonia, Qatar, Congo y Australia.

La cerveza Corona, con exportaciones por 380 mdd, es la cuarta marca en la lista de las más vendidas del mundo, con 30.4 millones de barriles (mdb) al año, sólo superada por la China Snow (50.8 mdb), y las estadounidenses BudLight y Budweiser (45 y 38 mdb, respectivamente).

Y mientras en Estados Unidos una de cada dos cervezas importadas es fabricada en México, las exportaciones de cerveza embotellada mexicana a Europa alcanzaron 26.19 millones de euros tan solo en el primer trimestre de 2014, contra los 21.13 mde que obtuvo en el mismo periodo de 2013.

El agave no azul

A Marina también le gusta el mezcal, con sal de gusano y todo. Sin embargo, dice que para degustarlo tiene que llevarlo en la maleta siempre que regresa a casa luego de visitar a su familia en el DF. “También el tequila me lo llevo porque la marca que a mí me gusta no la consigo en Alemania mas que en algún restaurante, pero no como para comprar mi botella y tener en casa.

“Pero el mezcal es otra historia. De hecho, sólo he visto que venden e Gusano rojo…y no, no es muy común encontrar esta bebida”, señala Marina, a pesar de que las exportaciones de mezcal han crecido exorbitantemente en los últimos años, con cifras del orden de 127% entre 2009 y 2012.

En el primer semestre de 2014, el crecimiento de las exportaciones de mezcal fue de 47.5%, lo que significa apenas unos 720 mil 500 litros (contra 170.8 millones de litros de tequila). De ahí que las exportaciones puedan crecer tan aceleradamente.

Sin embargo, aun cuando esta bebida tiene Denominación de Origen y en el último lustro han surgido muchas marcas gourmet, su futuro como producto exportador está acotado por la desorganización que todavía hoy impera en su cadena productiva y porque se trata de un producto de factura casi exclusivamente artesanal.

Además de Oaxaca, que produce 94% del mezcal, los estados que también poseen la denominación de origen son Guerrero, San Luis Potosí, Durango, Tamaulipas y Guanajuato, e integran una industria que mantiene a 26 mil familias, según datos del Consejo Regulador de la Calidad del Mezcal (Comercam).

Considerada en Europa como una bebida para degustar, el mezcal se exporta principalmente a Estados Unidos, Canadá, Alemania, Chile, España, Italia, Turquía, Japón, Taiwán y Gran Bretaña, así como a España, Australia, perú, Ecuador, Nueva Zelanda y Guatemala, entre otros muchos.

Actualmente, en México hay más de 800 pequeños productores de mezcal artesanal, que buscan llevar su producto al extranjero. Al año, México produce unos 2 millones de litros de esta bebida y la cuarta parte de ellos tiene calidad de exportación certificada.