Reacomodos en el mercado de telecomunicaciones

Televisa y AT&T buscan ganar mayor participación de mercado mientras que América Móvil está obligado a desincorporar parte de sus activos.
“La ley estuvo claramente diseñada para ofrecerle beneficios económicos y de servicios integrados a los usuarios que ya están conectados”. Jorge Fernando Negrete
“La ley estuvo claramente diseñada para ofrecerle beneficios económicos y de servicios integrados a los usuarios que ya están conectados”. Jorge Fernando Negrete (Shutterstock)

México

La llegada de la compañía estadounidense AT&T y el agresivo lanzamiento de Izzi, la oferta de triple play del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga sugieren un cambio en el concentrado mercado de telecomunicaciones del país, facilitado por la reciente reforma en el sector.  Los dos monstruos empresariales, cuyos ingresos en conjunto al tercer trimestre sumaron casi 500 mil millones de pesos (mdp), enfrentan una prueba para hacerse de una parte significativa del mercado de telecomunicaciones que se concentra en manos de Carlos Slim, a través de América Móvil (AMX).

Grupo Televisa relanzó su subsidiaria de servicios de telecomunicaciones Cablevisión bajo el nombre de Izzi en octubre, donde su principal apuesta es un paquete de telefonía fija e internet de banda ancha a un precio de 400 pesos mensuales. “No es una propuesta disruptiva para el mercado, el tipo de oferta que maneja Televisa  se ofrece desde hace 10 años en América Latina. Está llegando tarde la propuesta, creo que la ley estuvo claramente diseñada para ofrecerle beneficios económicos y de servicios integrados a los usuarios que ya están conectados”, comenta Jorge Fernando Negrete, director general de Mediatelecom,  empresa consultora en telecomunicaciones.

El precio podría ayudar. “Al realizar un ejercicio comparativo entre los distintos proveedores, vemos que no hay paquetes a estos precios que ofrezcan algo similar, por lo que debería tener éxito entre los usuarios”, comenta Andrés Audiffred, analista del sector en Grupo Financiero Ve por Más.

La telefonía fija es un bocadillo, apenas. Información del Ifetel refleja que este servicio ha sido desplazado de forma categórica por la telefonía móvil. Para el periodo de 1990 al 2013 la telefonía fija pasó de 5.4 a 20.6 millones de usuarios, en tanto que para el rubro móvil, los usuarios se incrementaron en el mismo periodo de 1 a 105 millones de suscripciones, 60% de las cuales es cliente de América Móvil mediante Telcel.

El acelerador para la compañía de la familia Azcárraga sería convertirse en un operador móvil virtual (MVNO), de lo cual podría estar más cerca, pues a principios del mes el Ifetel hizo precisiones sobre regulaciones hacia América Móvil, quien fue declarado agente económico preponderante, y cuyas condiciones estaba obligado a divulgar a más tardar el 21 de noviembre pero que hasta el cierre de esta edición no se habían dado a conocer.

Debido a la nueva normatividad sobre must carry y must offer (las empresas de televisión por pago deben incluir en sus servicios la transmisión de canales de televisión abierta, en tanto que las compañías de señal abierta están obligadas a ofrecer sus señales a las televisoras de paga de forma gratuita), los ingresos por Contenidos de Televisa han disminuido en los últimos trimestres, no obstante están siendo recompensados por el segmento de Cable y Telecom que ha sido el principal catalizador de crecimiento para la empresa, registrando una tasa superior al resto de los rubros que componen el ingreso de la compañía. “Lo anterior ha ocasionado que este negocio pasara de representar 23% hace un año, al 25%”, comenta Audiffred.

En septiembre, Televisa vendió su participación  en Iusacell a Grupo Salinas, con lo que obtuvo 717 millones de dólares (mdd), y una pérdida contable puesto que no representó salida de efectivo, por 320 mdd, cercano al 15% de su flujo operativo (EBITDA) del 2013.

La empresa de telefonía móvil Iusacell terminó en manos de AT&T, quien pagará por ella 2 mil 500 mdd a Grupo Salinas, una vez que éste finiquite el pago a Televisa su parte de la compañía. “Tomando en cuenta que Iusacell históricamente ha realizado inversiones menores que las de sus competidores, su cobertura de telefonía móvil es inferior a la de sus rivales”, advierte un estudio de Citi Accival.

Para escoger

AT&T era socio con 8% de América Móvil hasta junio, cuando anunció la compra de Direct TV, por lo que en junio vendió los títulos que poseía de la compañía mexicana a 5 mil 565.6 mdd, según datos de la Comisión de Valores de Estados Unidos, transacción que ya fue aprobada en México por Ifetel, y que según expertos podría servir para catapultar en Latinoamérica a la firma estadounidense.

Pero hay otros platillos en el mercado mexicano de telecomunicaciones. Como parte de sus obligaciones como agente preponderante, América Móvil (AMX) está obligado a vender una parte de sus activos.

Randall Stephenson, presidente ejecutivo de AT&T descartó tener por el momento interés por dichos activos. En conferencia con inversionistas, el ejecutivo declaró que no necesitan los activos de América Móvil para tener éxito, no obstante que si fueran suficientemente atractivos dijo considerarían la opción. Nextel, con 2.8 millones de clientes en el país parece estar más interesado, en la misma conferencia comentó que está interesado en su adquisición y podría ser más viable.

La compra de activos de AMX  por parte de AT&T crearía un competidor más fuerte para la empresa de Carlos Slim. “Desconocemos si AMX estaría dispuesta a vender parte de sus activos a la operadora estadounidense. Con la compra, por ejemplo, de 30 millones de suscriptores de telefonía móvil a AMX, AT&T se convertiría en una operadora de aproximadamente el mismo tamaño que AMX en México. Como consecuencia, AT&T sería un competidor mejor preparado”, cita el análisis realizado por Citi.

Las regulaciones también podrían estar en contra. Los analistas de Citi señalan que por la relación históricamente amistosa entre ambas empresas las autoridades podrían considerar que dicha transacción perjudica la competencia y el éxito del nuevo marco regulador.