Dentons y Dacheng: prueba para las fusiones globales

La firma legal contará con 6 mil 600 abogados y operará en 125 oficinas en más de 50 países.
Una empleada ingresa al bufete chino.
Una empleada ingresa al bufete chino. (Zhou Jonxiang/AFP)

Shanghái

Cuando las firmas legales Dentons y Dacheng, de China, acordaron fusionarse este año, se anunció como “el primer bufete jurídico del mundo verdaderamente global”, y el más grande, con 6 mil 600 abogados que operan en 125 oficinas en más de 50 países.

Sin embargo, más que superlativos, la fusión de este con oeste simboliza los crecientes lazos comerciales entre China y el resto del mundo. Es una relación que le promete a Occidente el crecimiento que busca, pero está llena de desafíos, desde la seguridad de la tecnología de la información hasta los choques culturales.

A seis meses de dar a conocer la fusión, Dentons y Dacheng aún no fijan fecha para entrar de lleno en operación, desplegar su nombre conjunto o lanzar un sitio web combinado.

Algunos de los puntos son trámites netamente administrativos. Entre otras cosas, el acuerdo requerirá la traducción y estandarización de las biografías de 4 mil abogados chinos.

Sin embargo, algunos retos son más profundos y dejan a los estudiosos del derecho y a los rivales en China preguntándose si Dacheng Dentons transformará la profesión de abogado —como afirma Dentons— o se quedará corto.

Señalan que resolver las diferencias culturales y de idioma es suficientemente difícil dentro de cualquier tipo de organización multinacional, y que integrar profesionales de dos culturas jurídicas tan radicalmente diferentes puede llegar a ser aun más difícil que combinar científicos, ingenieros o, digamos, fabricantes de miniaplicaciones.

Aquí, dice Dentons, es donde entra la parte “policéntrica”. Es poco probable que la fusión se logre totalmente antes de fin de año, ya que se creará una firma que “no tiene una bandera, y no se fundó en un país”, dice Elliott Portnoy, director ejecutivo de Dentons, quien insiste en que la integración será “mucho más fácil porque no nos identificamos con una cultura jurídica”.

“Los abogados de las dos firmas en realidad tienen un enfoque común y compartido de servicio al cliente”, dice, y agrega que “se demostró que los que sugirieron que era imposible que se unieran una firma de abogados global y una de las principales firmas chinas están equivocados”.

Y hay cuestiones de integración mucho más complicadas, dicen los expertos en derecho. Lo que el dúo pregona como fortaleza —un pie en las dos potencias, China y EU— puede minarse por los cuestiones radicalmente diferentes de las normas de regulan asuntos como la protección de la información del cliente y el conflicto de interés en las dos jurisdicciones.

Sin embargo, Joe Andrew, presidente de Dentons, le resta importancia a esas preocupaciones. “La gente nos contrata porque somos una firma china en China, o una firma rusa en Rusia, no somos una firma de Reino Unido que va a China a recrear el imperio británico”.

Algunos expertos jurídicos permanecen escépticos. Peter Zeughauser, de la consultora y firma de abogados Zeughauser Group, dice que “la carencia del Estado de derecho al estilo occidental en China, la falta de un poder judicial independiente… junto con una corrupción generalizada en el gobierno, el poder judicial y las empresas, hace que la experiencia y las expectativas del día a día de abogados y clientes chinos y las de clientes y abogados occidentales sean muy diferentes”.

Otras industrias ya descubrieron esto con su propio costo. Un choque cultural entre la estadunidense Cooper Tire y su socio chino para la empresa conjunta en el país ayudó a desbaratar la fusión prevista del grupo de EU con Apollo de la India en 2013.

Paramount Pictures entró en una disputa legal con los propietarios de un hotel de Pekín por un tema de emplazamiento de productos en la película Transformers: la era de la extinción.

Los minoristas extranjeros también fracasaron en repetidas ocasiones para entender las diferencias entre China y otros mercados; marcas como Best Buy, Home Depot y Media Markt tuvieron que retirarse de China continental debido a que el modelo que funcionó en todos lados no lo hizo en China.

Eso, sin un contexto más grande; la desaceleración de la economía china, que neutralizó algunas de las primeras promesas y eliminó las ganancias en China en diferentes industrias, que van desde el coñac hasta los automóviles.

Un estudio reciente de la Cámara de Comercio Europea en China encontró que una cuarta parte de los inversionistas extranjeros planea recortar puestos de trabajo, ya que el año pasado se desaceleró el crecimiento económico a su nivel más bajo en un cuarto de siglo.

Más específicamente, los temas de tecnología obstaculizan a una serie de participantes globales, y las cámaras de comercio en China, tanto de EU como de Europa, se quejan de los controles de Pekín sobre internet. Jörg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio Europea en China criticó los controles de internet como “un costo cada vez más oneroso para hacer negocios aquí, que muchas compañías encuentran cada vez más difícil soportar”.

Stuart Fuller, socio gerente global de King & Wood Mallesons, la primera fusión de China entre un gran bufete de abogados local y una firma extranjera, dice que su negocio construyó un cortafuegos para proteger la información sensible de los clientes.

“Tenemos un sistema independiente en China, Australia, Europa y Hong Kong”, dice, lo que significa que los abogados en diferentes lugares solo tienen acceso global limitado a la biblioteca de documentos para transacciones transfronterizas. Dice que las limitaciones son “un precio aceptable que pagar para darle a los clientes la comodidad que quieren cuando se trata de la seguridad de su información”.

Dentons dice que la seguridad en las TIC es un tema que va más allá de China, y que entre los planes de fusión de la firma se encuentra tener una arquitectura cerrada que comparta la información solo a quien sea necesario.

Algunos expertos jurídicos de China continental dicen que es necesario establecer un procedimiento para resolver los posibles conflictos de interés que pueden ser más difíciles, especialmente desde que el mismo Dacheng es solo una afiliación superficial de abogados y no una firma verdaderamente integrada. “Solo se requiere de un mal conflicto para que esto afecte a tu marca”, dice Fuller.

“No será fácil... pero es un intento audaz en un principio”, dice Zeughauser. “Es demasiado pronto para decir cómo terminará la carrera”.

6

Meses desde que se anunció la fusión de las firmas legales Dentons y Dacheng; las compañías aún no operan en conjunto de lleno

4,000

Biografías de abogados chinos que tendrá que traducir y estandarizar la firma global en su agenda de incorporación a Occidente 

21

Oficinas con las que cuenta el bufete Dentons en EU; al momento del acuerdo, su plantilla de abogados era de mil 100