Deficiente escrituración limita servicios urbanos

Casi 15 millones de inmuebles de todo el país carecen de acreditación y hay 5 millones de lotes habitacionales irregulares.
El uso de suelo en las ciudades ha perdido su función.
El uso de suelo en las ciudades ha perdido su función. (René Soto)

México

Durante los últimos 14 años la regularización de propiedades ha ido perdiendo eficiencia en el país con lo cual se ha registrado un desplome de 750 por ciento en el número de escrituraciones, pues en 2012 solo se formalizaron 16 mil propiedades contra las 119 mil que se registraron en 1998.

De acuerdo con el programa sectorial de la Secretaría de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) 2013-2018, alrededor de 15 millones de inmuebles de todo el país carecen de escrituras, hay 5 millones de lotes habitacionales irregulares, y se estima que cada año se fraccionan un promedio de 90 mil lotes sin documentación correcta en todo el país, involucrando con ello a 360 mil habitantes.

Según el diagnóstico, el uso de suelo en las ciudades ha perdido su función social y se ha mercantilizado en extremo, lo que ha limitado las posibilidades del Estado para ofrecer de manera directa suelo para usos y funciones urbanas prioritarias, tales como proporcionar lotes habitacionales para las familias más pobres, suelo para infraestructura y equipamientos urbanos, espacios públicos y áreas verdes, entre otros.

Por esto, la dependencia considera inminente un proceso de consolidación de las ciudades a través de los usos del suelo, de la construcción de infraestructura y de la edificación, pues algunas decisiones gubernamentales para localización de equipamientos, obras públicas y vialidades, se traducen en plusvalías, que no siempre son recuperadas a favor de la sociedad, resalta el documento.

Según la Sedatu, un factor que beneficiaría a este propósito es aprovechar correctamente el potencial del impuesto predial, puesto que éste no se utiliza ni como herramienta para orientar el desarrollo urbano ni como una fuente primordial de recursos locales.

Señala que a pesar de ser altamente dependientes de este impuesto, el predial que recaudan los municipios del país equivale a solo 0.1 por ciento del producto interno bruto (PIB).

En tanto que los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), recaudan en promedio 10 veces más, es decir 1 por ciento del PIB.

Como una solución a la baja recaudación del impuesto predial, la Sedatu se plantea la necesidad de trabajar en conjunto con los gobiernos locales para generar un esquema de incentivos normativos y tributarios adecuados para el sector inmobiliario.

Refiere que de acuerdo con las proyecciones de la Comisión Nacional de Población señalan que, para atender el crecimiento de la población en los próximos 20 años, se demandarán 10.8 millones de soluciones de vivienda.

Con esto se deberá ampliar la cobertura e impulsar una mayor participación de la banca privada e intermediarios financieros regulados en el otorgamiento de créditos a la vivienda.

Sin embargo, destaca que dicha ampliación deberá incorporar soluciones habitacionales que incluyan estrategias de planeación en cuanto al equipamiento urbano; es decir, que incluya estrategias sobre movilidad, cercanía a centros de salud, educación y recreación, entre otros, para evitar el abandono de las viviendas.