Debilidad económica de AL pega a las cementeras

En la región el rezago de la industria de la construcción respecto a la expansión del PIB oscila entre tres y seis meses, dice S&P.
La poca demanda de cemento refleja situación económica.
La poca demanda de cemento refleja situación económica. (Jorge Luis Menendez)

México

La debilidad económica que enfrenta América Latina afecta a los productores de cemento de Brasil, México, Colombia, Perú y Argentina, las cinco mayores economías de la región.

De acuerdo con el análisis de la calificadora Standard & Poor’s (S&P), la industria cementera de América Latina no tiene el camino pavimentado, la demanda de ese insumo refleja en parte el panorama general del crecimiento económico.

“La correlación entre la expansión del PIB y la actividad de construcción es muy estrecho, incluso considerando un rezago que oscila entre tres y seis meses. Y esta es la razón por la que los productores de cemento en América Latina no se encuentran precisamente en una posición sólida en estos días”.

S&P evaluó a ocho productores de cemento de la región, en la parte de México están Cemex y Cementos Chihuahua, aquí resalta que para este año el gobierno federal redujo el presupuesto de gasto de infraestructura en 20 por ciento, lo que significa un retraso de proyectos en carreteras, puertos y energía.

Para este año la calificadora estima crecimientos inferiores a 5 por ciento en los volúmenes de cemento, donde el consumo privado relacionado principalmente con las actividades de vivienda pueden compensar  la menor demanda de cemento del gobierno.

México es el segundo mayor mercado de cemento en América Latina, con ventas el año pasado de alrededor de 39 millones de toneladas y 61 millones de toneladas de capacidad instalada.

Destaca el caso de Brasil, que tiene el consumo más grande en la región, con 65 millones de toneladas en 2015.

De acuerdo con la Asociación Nacional de la Industria de Cemento de Brasil, el consumo de, insumo desde el año pasado se contrajo casi 10 por ciento, la mayor caída desde 2003.

Después de una caída en los ingresos de esas empresas, que se viene reflejando desde 2014 debido a los menores volúmenes y a los efectos cambiarios, se espera que sea el próximo año cuando las ventas muestren una recuperación.

“Una baja de 100 puntos base en el PIB de América Latina se traduciría en al menos un impacto similar sobre el crecimiento del volumen de cemento, porque la industria es vulnerable al riesgo país”, afirma S&P.