Caída en producción de crudo impacta en abasto de gas natural

David Madero, director general del Cenagas, explicó que esta institución administrará 9 kilómetros de ductos. Para ello se abren dos líneas en el modelo de negocios: transporte y gestoría.

Ciudad de México

La caída en la plataforma de producción petrolera de Pemex implica un menor volumen en la producción de gas natural al ser hidrocarburos asociados; por lo tanto “existe incertidumbre respecto a cuánto gas vamos a tener en el país”, dijo a MILENIO  el director general del Centro Nacional de Control de Gas Natural, David Madero Suárez.

El 28 de agosto de 2014, en el Diario Oficial de la Federación se publicó el decreto de creación del Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas).

A siete meses de su creación enfrenta varios retos, uno es tomar el control de una red de nueve mil kilómetros de gasoductos, que hasta antes de la reforma energética operaba Pemex Gas y Petroquímica Básica (PGPB).

Este organismo por 70 años se encargó de transportar por el Sistema Nacional de Gasoductos el gas natural que se consume en las casas e industrias del país.  

¿Cuál es el trabajo del Cenagas?  

Garantizar el abasto confiable de gas natural con un sentido de eficiencia, además de reducir la probabilidad de interrupciones en el servicio del suministro del hidrocarburo.

¿A qué se refiere al mencionar “con un sentido de eficiencia”?

Norteamérica, que incluye a México, es la región donde existe el gas más barato del mundo, tres dólares por millón de BTU (unidad de medición).

Pensar en importar gas natural licuado (GNL) eleva el precio de la molécula, de ser así, en México el precio sería superior a los tres dólares; entonces es mejor es no tener importaciones de este tipo.

¿Cuáles son las acciones en particular del Cenagas para garantizar el abasto seguro y confiable de gas natural?

Entre otras, se ha formado un equipo compacto de trabajo para revisar a detalle la oferta de gas natural porque tenemos mucha incertidumbre de cuánto gas vamos a producir en el país.

Hay que conocer las expectativas de producción a partir de la licitación de los bloques de la Ronda Uno y los detalles de dónde están la posibilidad de Pemex para ofertar el gas. Estamos revisando las proyecciones de la demanda y la oferta.

De acuerdo con los indicadores petroleros de Pemex, en 2010, la producción de gas natural fue de siete mil millones de pies cúbicos diarios, en 2015 bajó a seis mil 500 millones de pies cúbicos. En estos cinco años la oferta de Pemex cayó ocho por ciento.

El Cenagas va a operar y administrar la infraestructura de Pemex Gas, ¿cuál será su nuevo modelo de negocio?  

Lo que se tiene que lograr es una mayor planeación del sector y mayor competencia en el transporte que viene acompañada de la creación de un  gestor técnico.

Con la oportunidad de tener esta figura se genera un nuevo modelo de negocio en dos líneas: la de transportista al heredar los nueve mil kilómetros de PGPB y la de ser gestor técnico.

En primera instancia se va a romper la integración vertical que existía en Pemex porque que era el que producía, transportaba y vendía el gas lo cual generó un mundo difícil donde entrar.

¿En qué consiste la función del gestor técnico?  

Le toca observar la operación de los ductos que están interconectados, identificar cualquier problema en los ductos por donde se realizan las importaciones, estar atento a la capacidad de  las fuentes de suministro de gas, para que en caso de ocurrir alguna contingencia reaccionar de la manera adecuada.    

El resto del funcionamiento del sistema requiere del cambio del régimen de ventas de primera mano al régimen permanente, esto es,  todos podrían reservar capacidad en los ductos.

La gestoría técnica no favorece a nadie; más bien se trata de tomar determinaciones para instruir a otros transportistas de cómo actuar a fin de mantener el balance en el Sistema Nacional de Gasoductos.

David Madero  detalló que la transferencia de gasoductos de PGPB al Cenagas implica la transferencia de contratos, bienes y obligaciones de un negocio que está en marcha.

“Es complejo porque PGPB además de hacer el transporte y el procesamiento, lleva la gestión de derechos de vías” comentó.  

La única forma de lograr esta transferencia sin afectaciones es que Pemex opere hasta lograr cerrar todos los contratos de trasferencia.  Todos los contratos tienen una cláusula de terminación anticipada de 90 días. Si en 90 días estamos listos con la transferencia todo estará en manos del Cenagas.

Sobre todo ahora que la Comisión Reguladora de Energía le otorgó al Cenagas, el 19 de febrero los permisos como transportista.

Madero adelantó que con los institutos del sector energético realizarán estudios de viabilidad geológica y económica para aprovechar yacimientos viejos para almacenamiento.

En México hubo pozos muy buenos con permeabilidad y porosidad, hay que ver la viabilidad que tiene cada uno de ellos para convertirse en centros de almacenamiento de gas, agregó.