REPORTAJE | POR DANIEL ANGUIANO

Cuesta de enero, "pega" hasta en la venta de autos usados

Tianguis del Automóvil

La presencia de compradores es mínima, el 90 por ciento de los que en ese momento se encuentran en el lugar son vendedores, y de ellos la minoría son particulares.

Monterrey

La cuesta de enero, una baja en el consumo durante el 2013 o la desconfianza de la población podrían ser de los factores que han hecho que el Tianguis del Automóvil instalado en el municipio de Juárez, Nuevo León luzca semivacío en el primer fin de semana del 2014.

Son cerca de las 11 de la mañana de un día soleado, la temperatura ronda los 10 grados centígrados  y al menos un kilómetro antes de llegar a las puertas del Tianguis, a los costados de la avenida Eloy Cavazos están instalados los llamados coyotes, que hacen la típica seña de dinero con los dedos para saber si alguno de los automovilistas está interesado en vender su vehículo; aunque en ese momento nadie parece tomarlos en cuenta y prefieren seguirse de largo hasta llegar al sitio de la venta.

Conforme se está más cerca del Tianguis se puede observar que hay autos en venta sobre la avenida; estacionados, con el precio y el teléfono escrito sobre los cristales o con el típico señalamiento triangular en color naranja sobre el capacete del vehículo, como intentando ganar un poco de terreno al sitio oficial.

En la entrada hay más coyotes, sin embargo, estos son muchos en comparación con el número de clientes que buscan un auto, pues a juzgar por la cantidad de autos en el estacionamiento de visitantes, sólo 25, éste no parece pintar como un buen día para los vendedores de autos, los cuales lucen cabizbajos.

Esto está muy flojo ¿No?, se le pregunta a un vendedor de alimentos y bebidas, que al momento que destapa su hielera y saca una botella de refresco de un charco de agua con algunos trozos de hielo flotando responde tajantemente que los días buenos son los especialmente los domingos.

Ya dentro de los pasillos donde se encuentran los autos en venta, da la apariencia de que la oferta es amplia, pero en tanto se avanza entre los coches estacionados, los espacios vacíos relucen aún más que los propios vehículos lustrosos y recién lavados.

La afluencia de compradores es mínima, el 90 por ciento de los que en ese momento se encuentran son vendedores, y de ellos la minoría son particulares.

A diferencia de otras ocasiones, la oferta de automóviles importados es mínima y los que son cuentan placas mexicanas.

“Ya está legalizado, güero. Pa que no batalles. Chécalo, trae asientos de piel, eléctrico, automático”, es el discurso de venta de uno de los vendedores. Al que se le pregunta por qué hay tan pocos autos en venta.

“Es por el inicio de año, además es sábado, los domingos viene más gente” ¿Y cómo ha estado la venta en estos días? “Pues media floja, no como otros años”, responde el vendedor.

De acuerdo a datos de la Asociación Nacional de Comerciantes en Automóviles y Camiones Nuevos y Usados (ANCA),  al tercer trimestre del 2013 se calculaba que la cifra de automóviles importados al país era de 60 mil unidades, mismos que entraban principalmente por la frontera entre Tijuana y San Diego California.

En su momento, Nayelli Velázquez Victoria, presidenta de la ANCA, aseguró que con la reforma fiscal que implicaba la desaparición de los agentes aduanales, el número de estos vehículos se dispararía.

“Te puedo asegurar que los peores meses han sido agosto y septiembre, se ha mantenido (la tendencia), tenemos una cifra de que se estaban vendiendo unas mil 200 unidades (al mes) entre los socios de ANCA y ahorita estamos detectando unas 800”, declaró en aquel entonces la ejecutiva de la ANCA.