Cae producción de gas natural en la cuenca de Burgos

Expertos consideran que esta caída refleja el mal estado de la producción nacional de gas natural, que continúa a la baja.
Producción de gas natural.
La producción de gas natural cayó 7% en todas las zonas del país. (Paola García)

México

Luego de varios años de un aumento sostenido en su producción, Petróleos Mexicanos reportó una caída en el gas natural proveniente de la cuenca de Burgos, el segundo proyecto de este hidrocarburo de la empresa productiva del Estado.

De acuerdo con Pemex, la primera quincena de marzo, Burgos produjo 981 millones de pies cúbicos diarios (mmpcd),  nivel inferior a los más de mil mmpcd que prevalecieron la última década. Y es que entre 2005 y 2015, la producción de gas en este campo promedia mil 455 mmpcd, siendo 2009 su pico con mil 515 millones mmpcd.

Este activo comenzó a mostrar un mayor deterioro en su producción en 2015, pues en solo un año cayó 10 por ciento al ubicarse en los mil 99 millones mmpcd, frente a los mil 221 millones de 2014. Hasta 2014 Burgos era el que mayor volumen aportaba a la producción nacional de gas natural, pero Cantarell lo supera desde el año pasado.

Hace tres años, la petrolera destacó la alta producción del Activo Integral Burgos, por lo que se le consideró uno de los proyectos más rentables en la producción de hidrocarburos. Es el más importante de la región norte, pues aporta más de 60 por ciento de la producción.

La cuenca de Burgos, que abarca Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila es una importante opción a la economía regional y nacional pues, según expertos, contiene 6 mil millones de pies cúbicos de gas, siendo la mayor reserva de gas natural —no asociada directamente al petróleo— de México.

Información de la empresa productiva del Estado apunta a que la producción de la cuenca se inició en 1965 y su desarrollo y explotación tuvo un auge que le permitió alcanzar una producción máxima de 670 mmpcd a principio de los 70.

Baja general

La producción nacional de gas natural continúa a la baja, pues la primera quincena de marzo de 2016 cayó  7 por ciento respecto al cierre de 2015, cuando se produjeron 5 mil 129 mmpcd.

En los últimos seis años, la mayoría de sus proyectos han bajado su productividad, como es el caso de Veracruz, donde ha disminuido 53.4 por ciento; en Cantarell, un 36 por ciento; en Burgos ha caído 27.6 por ciento y en Ankatún-Pol-Chuc 21.3 por ciento, según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos en su reporte de Producción de Gas Natural en México.

Pemex ha explicado que esta baja se debe principalmente a los ajustes presupuestales aprobados por el Consejo de Administración a principios de 2014, que afectaron las actividades de perforación y terminación de pozos en los activos Burgos y Veracruz de la Región Norte.

Se le suma la declinación natural de campos en el Activo Macuspana-Muspac de la Región Sur; a una disminución en la producción de gas asociado, debido principalmente al incremento de flujo fraccional de agua en campos de los activos Bellota-Jujo y Samaria-Luna de la Región Sur, así como por el incidente en la plataforma Abkatún-A Permanente, el cual obligó al diferimiento de producción en campos del Activo Abkatún-Pol-Chuc.

El año pasado Pemex dijo que a través de su nueva Subdirección de Producción de Campos de Gas no Asociado (Spcgna), va a reiniciar la perforación de pozos de gas no asociado en Burgos en Tamaulipas.

Serán los pozos Cuitláhuac, Chapul y Culebra, para los cuales se estima una inversión de 800 millones de pesos en un inicio y son parte de las asignaciones que se le otorgaron en la Ronda Cero a la petrolera.

Leve dependencia en estados

Un comparativo de la agencia calificadora de crédito Moody’s, indica que la dependencia petrolera por los gobiernos estatales de países productores varía “violentamente”, siendo México uno de los que menos lo resienten. “La sostenida caída de los precios del petróleo no sólo daña a los prestatarios soberanos en todo el mundo, sino también a los gobiernos estatales”, informó.

El informe encontró que estados nigerianos son los más dependientes del petróleo para sus ingresos, mientras que los de México lo fueron en menor medida. En Nigeria, el petróleo contribuyó en promedio a 42 por ciento de los ingresos, en tanto que en México esta proporción es de 8 por ciento. Nigeria, explica, tiene una capacidad limitada para absorber choques fiscales .

“La capacidad de los estados productores para hacer frente a la caída de los precios del crudo depende del grado de su dependencia de los ingresos del petróleo, y de si tienen suficiente flexibilidad financiera para absorber una caída en sus ingresos”, dijo María del Carmen Martínez-Richa, vicepresidenta y analista senior en Moody’s.

En este análisis de gobiernos estatales dependientes del petróleo, la agencia observó estados y provincias en cinco países con las siguientes calificaciones: Nigeria (revisión de Ba3 rebaja), Brasil (Ba2 negativo), Rusia (Ba1 revisión a la baja), México (A3 estable), y Canadá (Aaa estable).

Respecto a tres provincias productoras de petróleo de Canadá, Alberta (Aaa negativo), Saskatchewan (Aaa estable) y Newfoundland & Labrador (Aa2 negativo), que son más dependiente de los ingresos petroleros que estados mexicanos, tienen un mayor grado de flexibilidad financiera, por lo que pueden soportar la caída de los precios del petróleo.