"Crowdfunding" da opción de crédito para estudiar maestrías en negocios

Una plataforma de "crowdfunding" logró recaudar 100 millones de libras de un grupo de instituciones y empresarios, entre ellos el fundador de Betfair, Ed Wray.
La página web del fondo.
La página web del fondo. (Especial)

Una plataforma de crowdfunding (financiamiento colectivo) que ayuda a los estudiantes de maestría en administración de empresas de África y Asia a asistir a las mejores escuelas de negocios de Estados Unidos y Europa, logró recaudar 100 millones de libras de un grupo de instituciones y empresarios, entre ellos el fundador de Betfair, Ed Wray.

Tres graduados de la escuela de negocios Insead, liderados por el presidente ejecutivo, Cameron Stevens, originario de Sudáfrica, cofundaron Prodigy Finances después de descubrir que a muchos de sus compañeros de clase les negaron financiamiento bancario, a pesar de tener una posibilidad más alta al promedio de tener mayores ganancias en el futuro.

El sueldo promedio de un graduado de maestría en administración de la Escuela de Negocios de Harvard es de 180 mil dólares tres años después de su graduación, de acuerdo con los datos de clasificación de FT. Pero los estudiantes extranjeros a menudo sufren para convencer a los bancos de que les presten el dinero para pagar las matrículas de seis cifras de los cursos, debido a que no cuentan con un historial de crédito en EU.

Tres cuartas partes de los solicitantes de crédito de Prodigy provienen de países en desarrollo, incluido cerca de una tercera parte de Brasil, Rusia, la India y China, muchos de los cuales encuentran empleo en sus países de origen después de su graduación, lo que los hace extremadamente de bajo riesgo, de acuerdo con Stevens.

“No nos importa si te mudas de Shanghái, Dubái o Nueva York porque es un mercado global”, dijo. “En el pasado, alguien que venía de China a estudiar a Londres tenía que quedarse en Reino Unido para encontrar trabajo. Ahora pueden regresar a trabajar para Google en Shanghái”.

Prodigy procesó más de 130 millones de dólares en préstamos para alrededor de 2 mil estudiantes de maestría en administración en 92 países desde su lanzamiento hace ocho años, y su tasa de pagos es superior a 99 por ciento.

Un gran atractivo de los graduados de maestría es su potencial de mayores ingresos en el futuro, de acuerdo con Stevens, quien predice que Prodigy va a procesar mil millones de dólares en préstamos al año para 2017.

El problema con los estudiantes de maestría extranjeros para obtener financiamiento también afecta a los estadunidenses que desean estudiar en la London Business School o de los europeos con un lugar en la prestigiosa Wharton School de la Universidad de Pennsylvania, agrega Stevens. “Somos una empresa social global”, dijo.

El mercado de Prodigy opera a través de un programa de bonos cotizados donde las instituciones de crédito compran una participación en un paquete de deuda que apoya a un grupo de estudiantes de una escuela de negocios reconocida en lugar de ofrecer los créditos directamente a las personas.

Muchos de los que prestan dinero son graduados de maestría en administración y 60 de las 100 escuelas de negocios más importantes del mundo son socios de la plataforma.

Préstamos para matrículas de cursos son posibles a través de otras plataformas de crowdfunding, como las estadunidenses Commonbond y SoFi, aunque ninguna de ellas se especializa en el mercado de escuela de negocios.

El nuevo financiamiento de Prodigy, que consiste en 12 millones 500 mil libras de inversión de capital de Balderton Capital, una compañía de tecnología de capital de riesgo, y varios inversores informales, además de 87 millones 500 libras en capital de préstamo de Credit Suisse, se destinarán a financiar el incremento de personal y a elevar la capacidad de préstamos.

Tim Bunting, socio de Balderton Capital, quien junto con Wray ocupa un lugar en la junta de administración de Prodigy, dijo: “Cameron y su equipo crearon una plataforma de ejecución global que le da a los inversionistas la oportunidad de financiar estudiantes internacionales en un modelo de meritocracia que posiblemente desafía a lo establecido. Esta es una gran victoria para los estudiantes”.