Critican el historial de seguridad de GM

La armadora tuvo la peor calificación en el rubro de protección de los ocupantes adultos.
El modelo obtuvo cero estrellas.
El modelo obtuvo cero estrellas. (Shutterstock)

Londres

El historial de seguridad de GM en América Latina fue objeto de críticas, después de que el fabricante estadunidense recibió una calificación de cero estrellas en accidentes para su Chevrolet Aveo, el automóvil de mayor venta en México.

Latin NCAP, el organismo regional de evaluación de estándares de seguridad, dijo que el Aveo tuvo un mal desempeño en las pruebas de impacto frontal a 64 kilómetros por hora, y agregó que la carrocería es “inestable” y la falta de bolsas de aire significa que el coche lleva “un alto riesgo de lesiones que ponen en peligro la vida”.

En lo general, GM tuvo la menor calificación en el desempeño en cinco años de cualquier fabricante en el tema de protección de los ocupantes adultos, solo las marcas chinas JAC, Chery Auto, Geely y Lifan tuvieron una menor calificación desde 2010, dijo Latin NCAP.

La evaluación le da una bofetada a la campaña de seguridad que lanzó GM después de un perjudicial retiro masivo de vehículos para su revisión por los defectos fatales en el interruptor de encendido. Mary Barra, su presidenta ejecutiva, dijo en abril pasado que la empresa recompensará a los empleados “que hablen cuando vean algo que puede afectar la seguridad del cliente”.

Para infortunio, “al parecer tu importante mensaje no llegó a los responsables de la seguridad de los automóviles GM que se vendieron en América Latina”, dijo María Fernanda Rodríguez, presidenta de Latin NCAP, en una carta a Barra.

Ayer, GM dijo: “Tomamos muy en serio las cuestiones de seguridad globales, y vamos a hacer una revisión extensiva del informe de Latin America NCAP”.

Grupos activistas dicen que durante años las grandes automotrices venden en los mercados emergentes tecnología obsoleta o versiones muy básicas de sus vehículos, a expensas de la seguridad de los conductores. Latin NCAP dijo que las pruebas del Aveo europeo, que cuenta con cuatro bolsas de aire, alertaron a GM en 2006 de un “inaceptable alto riesgo de lesiones que potencialmente amenazan la vida”.

Los coches con cero estrellas infringen los requisitos básicos de seguridad de las Naciones Unidas, pero México no aplica esos estándares y no realiza pruebas de choques frontales.