Crecen incendios 10% al año en DF, Guadalajara y Monterrey

La Asociación Mexicana de Rociadores Automáticos Contra Incendios propone la elaboración de una Norma Oficial Mexicana para reducir el número de siniestros.
Piden extremar precauciones para evitar incendios forestales en Coahuila.
Los incendios tienen un impacto en la continuidad de operaciones, la productividad y daño al medio ambiente. (Milenio Digital/Archivo)

Monterrey

La Asociación Mexicana de Rociadores Automáticos Contra Incendios (AMRACI), propone la elaboración de una Norma Oficial Mexicana (NOM) de Rociadores Automáticos Contra Incendio.

La agrupación expone que en México, los incendios, a diferencia de los sismos y huracanes, se presentan con más frecuencia de lo que parece, es decir que tan sólo en las tres ciudades más importantes: Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara en 2013, se registraron un total de 15 mil incendios atendidos por los cuerpos de bomberos.

En un documento establece la necesidad de exigir una NOM, dado que el atraso en la normatividad ha ocasionado un incremento gradual del número de incendios de hasta un 10 por ciento anual.

Los incendios no sólo tienen un impacto social, esto por el incremento de víctimas, más de dos mil 990 entre hombres y mujeres, niños y adultos mayores desde el año de 2000, sino también tienen un impacto en la continuidad de operaciones, la productividad y daño al medio ambiente.

"Es una iniciativa que plantea establecer un marco referencia con los requisitos mínimos de seguridad en materia de prevención y supresión que sea de carácter nacional, obligatorio, amplio, detallados, de aplicación general y regulado por la autoridad competente", señaló la agrupación empresarial.

En países desarrollados de Europa, así como Estados Unidos, el uso de sistemas de rociadores automáticos contra incendios ha reducido hasta en un 69 por ciento los siniestros, el número de muertes en 87 por ciento, el porcentaje de heridos y el costo de pérdidas materiales hasta un 83 por ciento; esto debido a la intervención de sus gobiernos y al fortalecimiento de su marco regulatorio.

Mike MacDaniel, presidente de la AMRACI, indicó que promover una nueva cultura de prevención contra incendios a través del marco jurídico es un asunto impostergable.

Recientemente se actualizó el Reglamento de la Ley General de Protección Civil, sin embargo, la AMRACI considera que hace falta reforzar el marco jurídico en materia de protección contra incendios.

"La falta de regulación específica para la prevención y protección de incendios en México tiene un rezago de al menos 35 años", señaló la agrupación.

Este rezago, expone la AMRACI obedece a la incorporación de nuevos procesos y materiales modernos empleados en la construcción, que son más ligeros, más flamables, prefabricados, así como a la falta de mantenimiento en las instalaciones de los inmuebles.

Señaló que el marco jurídico mexicano actual es limitado, incompleto y disperso. Las leyes y reglamentos existentes en nuestro país contienen medidas diversas, pero no abordan la totalidad de la prevención de incendios, protección y mitigación para evitar pérdidas irreparables, detectar de forma rápida y suprimir en su caso de forma efectiva.

La AMRACI exhorta a diversas organizaciones gremiales a hacer un frente común para que de manera organizada trabajen para presentar a las autoridades mexicanas una propuesta de reglamentación de seguridad humana y protección contra incendio, destacando la elaboración de dicha NOM.

En América Latina se tiene la creencia que los sistemas de rociadores son muy costosos cuando en realidad las alfombras o techos falsos para un edificio de oficinas, por ejemplo, tienen un costo similar por metro cuadrado al costo de los rociadores de 23 y 25 dólares, respectivamente.