Crece recelo por futuro de economía mexicana

Un reporte de Inegi y Banxico revela mejoría en la situación del consumidor y en su capacidad para efectuar compras de bienes.
Consumo privado.
En noviembre pasado el consumo privado creció. (Monica Gonzalez)

México

Aunque en enero pasado la confianza del consumidor repuntó tras la caída observada en diciembre, la evaluación sobre el futuro económico del país registró la mayor caída anual en 17 meses.

Analistas del mercado señalaron que el continuo deterioro en la percepción sobre la economía nacional se debe en gran medida a la depreciación del peso, los menores precios del crudo y la rigidez del gasto público, elementos que seguirán pesando en el ánimo de los consumidores y, por ende, en sus decisiones de compra, lo cual tendría un impacto en la demanda del mercado interno.

De acuerdo con el reporte elaborado de forma conjunta por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Banco de México, la confianza del consumidor aumentó en enero 1.6 por ciento con respecto al mismo mes de 2015. Al interior, la percepción sobre la situación económica esperada de la economía nacional cayó 7 por ciento anual, mientras que la referente a la situación económica de los miembros del hogar descendió 1.6 por ciento.

No obstante, se observaron aumentos en los componentes que miden la situación de la economía nacional y la propia de los consumidores, así como en la posibilidad para efectuar compras de bienes durables, como muebles o electrodomésticos.

El área de análisis de Finamex Casa de Bolsa indicó que dada la persistente debilidad del peso y el reconocimiento del deterioro en el balance de riesgos para la inflación y el crecimiento económico por parte de los hacedores de política, es previsible que esto se prolongue durante los próximos meses, por lo que reitera su expectativa de que este año el impulso del consumo privado sea menor respecto al de 2015.

En tanto, Grupo Financiero Invex señaló que, por un lado, la mayor creación de empleo y el descenso de precios generan una mejor percepción sobre la situación de los hogares pero por otro la depreciación adicional del peso, el programa de austeridad del gobierno y la crisis petrolera erosionan la confianza sobre la economía nacional.

Invex agregó, que si bien se espera una evolución positiva pero lenta de la confianza debido al mejor dinamismo de la economía y las bajas presiones inflacionarias, las dudas en torno a la política monetaria y fiscal afectarán la confianza sobre el panorama nacional.

CAE CONSUMO PRIVADO

Aunque en noviembre pasado el consumo privado presentó un desempeño favorable con respecto al mismo lapso de 2014, al compararlo con el mes anterior cayó, debido principalmente a menores compras de bienes importados, de acuerdo con el Inegi.

Analistas atribuyeron tal comportamiento a la depreciación del peso, que si bien no ha tenido aún un impacto importante sobre la inflación general, ciertos rubros sí reflejan un ligero impacto.

Con base en cifras ajustadas por estacionalidad, el consumo privado disminuyó 0.2 por ciento durante noviembre de 2015 frente al mes inmediato anterior, lo que significó la primera caída mensual en cuatro meses.

Al interior, el consumo de bienes importados fue inferior en 2.5 por ciento y el de bienes y servicios de origen nacional presentó un descenso de 0.1 por ciento.