Creador del dron da conferencia en la UDEM

Jordi Muñoz explicó como inició su empresa 3D Robotics, la cual produce los drones y genera ganancias de más de 10 millones de dólares al año.
Jordi Muñoz dio una plática para estudiantes de la secundaria 22, en la UDEM. .
Jordi Muñoz dio una plática para estudiantes de la secundaria 22, en la UDEM. . (Foto: Raúl Palacios)

Monterrey

La industria de los drones es un nicho de mercado que se está diversificando mucho, la tendencia es fabricar drones artificiales, inteligentes y mucho más baratos y accesibles para múltiples usos, aseguró Jordi Muñoz.

El joven empresario presidente de la empresa 3D Robotics, una fábrica que produce aviones no militares mejor conocidos como drones y que genera ganancias de más de 10 millones de dólares al año, ofreció una plática a un grupo de alumnos de la secundaria 22 "Ejército Nacional", del municipio de Guadalupe, en el campus de la Universidad de Monterrey, en el marco del evento "Rockstars mexicanos de la innovación", que organiza la plataforma Bravo.mx.

Muñoz relató que 3D empezó en la cochera de su casa en Tijuana, una tarde cuando estaba aburrido empezó a experimentar con la tecnología y luego de manipular y hackear controladores de helicópteros de juguete que se manejan a control remoto.

"Yo no tengo límites. Estoy convencido que todo tiene solución, afirmó que solamente hay que tener paciencia. Un 99 por ciento es paciencia y 1 por ciento es inteligencia".

3D Robotics es la compañía líder en la producción de drones no militares, que cuenta entre sus clientes a la NASA, Disney y Boeing, da empleo a más de 150 trabajadores y se ha colocado como un referente mundial en el tema de robótica.

Jordi dijo que en dos semanas lanzan en Estados Unidos el más reciente dron que fabricaron y cuya producción asciende a 20 mil unidades al mes.

Durante la conferencia, Jordi instó a los jóvenes estudiantes a no rendirse y aprender a trabajar en equipo, un elemento que es difícil conseguir entre nuestra cultura.

"Por lo regular en México nos metemos mucho el pie y no permitimos que el otro avance".

Sin embargo, afirmó que gran parte del éxito de su empresa ha sido la colaboración entre ellos, valores como el trabajo en equipo, la lealtad y el compartir el conocimiento es una base sólida para que los inventos prosperen y se conviertan en negocios.

Jordi es originario de Tijuana, su empresa 3D Robotics fábrica drones no militares, da empleo a más de 150 empleados divididos entre Berkeley, San Diego y Tijuana.

La empresa se dedica a desarrollar un sistema de control para aviones, que es el cerebro que se utiliza en cualquier tipo de aeronave, ya sea helicóptero, multicopter o avión, y que le permite volar de una manera completamente autónoma.

Ha creado también una plataforma donde participan cientos de ingenieros de todo el mundo quienes comparten sus conocimientos, hallazgos e investigaciones.

Jordi aseguró que lo sigue motivando el deseo de descubrir y crear, el dinero no le interesa.

Relató cómo se hizo de su primera máquina para fabricar los microcontroladores, se fue a Walmart y compró un tostador doméstico, así manufacturó sus primeras 40 unidades.

"Armé los primeros 40 y creé una tienda en línea. Los vendí en menos de una hora. Los vendí por 40 dólares, pero el costo original fue de 5 dólares", así inició su empresa. Jordi no tiene ni 30 años de edad.