"Cortacables" cambian la forma de ver video

El mercado de contenidos audiovisuales en línea alcanzó un valor de 756 mdd en América Latina con crecimientos anuales de hasta 58%; falta de infraestructura, el principal reto a vencer.
Maratón de Netflix Italia esta noche
(Shutterstock)

Los servicios de video online bajo demanda, conocidos como Over The Top (OTT), han comenzado a captar cada vez más usuarios, por lo que hay una migración de la televisión a este tipo de contenidos audiovisuales, logrando un valor en el mercado latinoamericano de 756 millones de dólares y crecimientos de 58 por ciento entre 2012 y 2015.

De acuerdo con un estudio realizado por dos empresas involucradas en el sector, Ooyala y Vindicia, los participantes de la industria de toda la región esperan que los mercados clave se dupliquen en tamaño entre 2015 y 2018, y pasen de 45 millones de dólares a 115 millones en Argentina; de 180 millones a 460 millones de dólares en Brasil, y de 240 millones a 450 millones de dólares en México.

Si se toma en cuenta dicho estudio, el mercado mexicano es el líder en servicios OTT, lo que coincide con estimaciones de Dataxis, en los que espera que México terminó 2015 con 5 millones de suscriptores, superando a Brasil, Colombia y Argentina.

Sin embargo, los servicios OTT premium en la región han crecido de forma relativamente lenta, a pesar de la fuerte presencia de Netflix, pero importantes jugadores locales se están preparando para crecer en este mercado, comentó Jon Watts, director general de MTM.

De acuerdo con el director de la consultora inglesa, hay espacio considerable para el crecimiento, especialmente en los puntos de precios más bajos.

“Aunque Netflix y otros competidores internacionales tendrán que llenar el vacío de contenido local, hay otros retos a enfrentar como la infraestructura de banda ancha frágil, impulsar la sensibilización y el cambio de comportamiento de los consumidores, así como los métodos de procesamiento de pagos”, señaló.

A pesar de los desafíos, el estudio revela que los ejecutivos de la industria creen que el mercado está listo para el crecimiento y los gastos técnicos, además de que las complejidades de desarrollo de nuevas ofertas de OTT están cayendo, la infraestructura local está mejorando gradualmente y una amplia gama de empresas locales —desde nuevas startups a grandes conglomerados de medios— están invirtiendo para hacer crecer las ofertas de OTT Premium.

Oportunidades

“No hay duda de que los televidentes latinoamericanos consumirán contenido streaming, así como el resto del mundo. Los nichos más atractivos y lucrativos serían la programación para los niños y los deportes, especialmente el futbol. Hay también un gran potencial para películas especializadas, música, religión y estilo de vida”, comentó Caitlin Spaan, vicepresidente senior de marketing de Ooyala.

La firma de inteligencia en negocios Dataxis indica que Clarovideo de México es el OTT de la región que más contenido original produce y el empaquetamiento de este servicio con la oferta de banda ancha de Telmex impulsa el mercado a casi medio millón de suscriptores trimestrales en el primer semestre de 2015.

A inicio de febrero, Business Bureau dio a conocer el informe Media Essentials, según el cual México es el líder en consumo de video bajo demanda, y mientras la televisión abierta se ve en promedio 5.8 horas a la semana, los mexicanos que cuentan con una suscripción de Netflix lo hacen 9.8 horas, mientras que Totalplay se ve 5 horas, y 4.8 horas para Claro Video.

La tendencia

El segmento de la población que está dejando de ver contenidos en televisión (abierta o restringida) para sólo hacerlo a través de plataformas digitales o que incluso sólo ha disfrutado de películas o programas a través de internet recibe el nombre de cord-cutters o cortacables.

Para este tipo de usuarios podría decirse que el servicio de OTT resulta ser sustituto de la televisión restringida, que en términos agregados representan el 35 por ciento de los usuarios (840 mil suscripciones a OTT). Sin embargo, para una proporción equivalente a 65 por ciento (el grueso de los usuarios) mantiene una suscripción a ambos servicios, para complementar su consumo de contenidos televisivos con aquellos de plataformas en internet.

Mientras tanto, el resto eligió el consumo de contenidos de video a través de plataformas OTT por encima de aquel a través de servicios de televisión restringida.

Favorito de los “millennials”

La tendencia es que los millennials son los que más consumen este tipo de contenidos en estas plataformas; solo el 17 por ciento de los usuarios menores de 24 años no ve contenido en línea, mientras que uno de cada 5 menores de 34 años tampoco es usuario de estos servicios.

Un usuario de estos servicio consultado por MILENIO, indicó que anteriormente él contaba con servicio de televisión de paga; sin embargo, sólo veía en promedio 6 canales de 69 que tenía su paquete.

“El precio del paquete más o menos era de 200 pesos, pero veía muy pocos canales, así que decidí cancelar la suscripción y quedarme solo con Netflix y los canales de la televisión abierta; además puedo ver gratis los canales de cable por internet”, afirmó.

The Competitive Intelligence Unit, indica que los jóvenes menores de 30 años que cuentan con conexión a internet y poder adquisitivo para cubrir más allá de las necesidades básicas, son los principales consumidores de contenidos audiovisuales en línea.

Un nuevo competidor

La evolución del mercado empujó al lanzamiento de blim.com por parte de Grupo Televisa en México y en países de habla hispana de América Latina para ofrecer un servicio de entretenimiento de video bajo demanda por suscripción.

De acuerdo con información del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), el nivel de exposicion a la televisión abierta y restringida bajó 6 por ciento entre 2013 y 2015, principalmente entre menores de 29 años.

“No estamos haciendo esto porque creamos que algo murió y algo está naciendo, simplemente hay una evolución de cómo consumir contenidos. Televisa siempre ha estado involucrada en la producción, programación y distribución de contenidos”, indicó Bruce Boren, líder de Televisa Networks.

El directivo manifestó que las audiencias siguen creciendo para todos los formatos, ya sea en televisión abierta o de paga, los cuales consideró son mercados que se combinan, y donde al final el poder está en el consumidor, en el qué, cómo y qué tan corto o largo quiere ver un producto.

Blim es una plataforma digital que se suma a las existentes Netflix y Claro Video, el cual se puede disfrutar en dos pantallas simultáneas, con un costo por lanzamiento de 109 pesos mensuales, y cuyo pago puede hacerse con cargo a tarjeta de crédito, débito o PayPal.

La firma asegura que se darán a conocer estrenos mundiales de varias series originales, así como estrenos exclusivos tanto de la televisora como de otros distribuidores, que podrán disfrutarse en teléfonos, tabletas, computadoras y Smart TVs con conexión a internet, en sistemas operativos iOS y Android.

Actualmente, en el mercado mexicano Netflix concentra el 55.7 por ciento de participación, seguido de Claro Video con 39.7 por ciento, según datos de la consultoría internacional Dataxis.

Con información de Miriam Ramírez

Mercado

Netflix domina el segmento de video on demand, con 55.7 por ciento de participación, por 39.7 de Claro Video.

Llegada

Televisa presentó el pasado 24 de febrero, su servicio de video OTT que tendrá un costo de 109 pesos mensuales.

Situación

Solo 17 por ciento de los llamados millennials menores de 24 años no ve contenido multimedia en línea.

5

millones de suscriptores de servicios de video en streaming hay en México, el líder en América Latina.

240

millones de dólares vale el mercado en nuestro  país, y se espera que llegue a 450 millones en los próximos tres años.





[Dé clic sobre la imagen para ampliar]