Corrupción afecta al PIB en México: analistas

El gerente de IFC México calculó que cuando la corrupción en el país aumenta 10% el Producto Interno Bruto disminuye un 2%.

Ciudad de México

La corrupción tiene un efecto significativo en el crecimiento económico de México, además de generar distorsiones en la calidad de inversiones que ingresan al país, aseguró Ary Naím, gerente general del International Finance Corporation (IFC) México.

"A reserva de verificar las cifras, se estima que cuando el volumen de la corrupción aumenta 10 por ciento, el disminuye 2 por ciento el PIB, entonces es enorme el impacto", indicó el especialista en entrevista posterior a su presentación en el foro The Economist, basado en sus estimaciones sobre estudios del Banco Mundial y el FMI. 

Asimismo, agregó que, pese a que no puede citar una medición exacta de cuanto disminuye la inversión en el país por la corrupción, la calidad es lo que disminuye, debido a que aquellas empresas con altos estándares no suelen invertir en un país con un alto índice de corrupción, mientras que las empresas que incurren en estas prácticas son atraídas.

"Sin embargo, el gobierno mexicano está haciendo un esfuerzo extraordinario con las reformas estructurales al respecto, sobre todo en la inversión para petróleo y gas. Yo no pensaría que en este momento la inversión que México está afectada por la corrupción, sin embargo existe el riesgo de que cuando llegan las empresas el resultado no es el que esperaban", apuntó Naim. 

El especialista indicó que el problema es que una vez que la empresa invierte en México surgen gastos externos por la corrupción, lo que dificulta el actuar de las empresas del país, a pesar de ser competitivo.

"Quisiera ver al gobierno mexicano liderando la lucha contra la corrupción, pero lo veo al final de la cadena, ya que si la corrupción fuera problema cultural, el Grupo Higa es el Conaculta", satirizó Juan Pardinas, jefe ejecutivo del IMCO, quien asistió al mismo panel de The Economist.

"El gobierno no ha entendido la magnitud del problema, ni el disgusto de la sociedad", lamentó Pardinas.