Qué hago si el SAT me envía correos sobre mis obligaciones

Los mensajes del Servicio de Administración Tributaria vía correo electrónico pueden ser motivo de preocupación para los contribuyentes; conoce qué hacer si te llegan con frecuencia.
Sistemas de United Airlines y The Wall Street Journal fallaron el día de hoy.
La Prodecon indica que una mala práctica de autoridades fiscales es citar al contribuyente para que aclare “inconsistencias” respecto de uno o más ejercicios. (Shutterstock)

Ciudad de México

Cuando un contribuyente ingresa a su cuenta de correo electrónico y encuentra un mensaje del Servicio de Administración Tributaria (SAT) con el siguiente título: “Se le invita a cumplir con sus obligaciones fiscales”, es posible que tenga dudas o incluso sienta pánico. 

Por eso es necesario saber qué hacer en cuanto se recibe este tipo de mensaje, pero también conocer el propósito del mismo y los derechos de los contribuyentes frente a estas comunicaciones del SAT.

Lo primero que debe tener claro quien recibe los correos electrónicos es que el cumplimiento de estas invitaciones es voluntario, es decir, que si no se atienden no generan, por sí solas, obligaciones ni consecuencias jurídicas, de acuerdo con un decálogo de derechos publicados por la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon).

Sin embargo, también es importante desde el primer momento no caer en pánico y evitar dar clic en algún enlace incluido en el correo, ya que —en caso de tratarse de un mensaje falso— se corre el riesgo de robo de identidad o fraude. El Servicio de Administración Tributaria no solicita datos ni envía ligas en sus correos electrónicos.

Este tipo de correos se deben leer y no sólo borrarlos o ignorarlos, pues probablemente sí se tenga algún tema pendiente con el SAT que deba atenderse.

Es conveniente establecer comunicación directa con el SAT, a través de Infosat (01 800 46 36 728 en México y 1 877 44 88 728 desde Estados Unidos y Canadá), o a través del sitio “www.sat.gob.mx”, o bien, solicitar asesoría de una persona con conocimientos en temas fiscales.

“Si el contribuyente tiene alguna situación pendiente con el SAT que conozca, es mejor acudir con algún contador o administrador o amigo de confianza que le pueda asesorar, pero nunca acceder a alguna liga”, recomienda Araceli Reyes, especialista en asesoría fiscal, en entrevista con MILENIO.

“Una vez que el contribuyente haya consultado con un experto (para resolver posibles pendientes fiscales), puede eliminar el correo”, indica.

Derechos

La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente difunde en su sitio de internet los derechos de los ciudadanos frente a los exhortos del SAT.

Algunos de los más relevantes son:

Ser informado de manera clara, concreta y cordial respecto de las presuntas inconsistencias u omisiones detectadas en el cumplimiento de tus obligaciones fiscales.

No ser obligado a llenar declaraciones o formatos no oficiales, a firmar compromisos para regularizarte o que se te requiera la exhibición de múltiples documentos.

Ser citado únicamente mediante oficio o carta invitación impresa a cualquier entrevista que se lleve a cabo en las oficinas de las autoridades fiscales.

Ser acompañado a dichas entrevistas por tus asesores y, si así lo solicitas, por un representante de Prodecon para que te apoye y asesore en lo que necesites.

Conocer plenamente la identidad y cargo de los servidores públicos del SAT que intervengan en esas entrevistas.

Conocer por escrito y no sólo de manera verbal en tus entrevistas con las autoridades fiscales las inconsistencias u omisiones señalados en el oficio o carta invitación.

Ser asesorado por las propias autoridades del SAT sobre la forma de cumplir con tus obligaciones fiscales y las opciones que tienes para, en caso de que así lo decidas, regularizarte.