Consumidores cautelosos para esta temporada navideña

Una encuesta realizada por la firma de consultoría Deloitte arrojó que un 68.8 por ciento aseguró que El Buen Fin no le ayudó a ahorrar o planear mejor sus compras de la época.
Buen Fin causa furor en Guadalajara
(Alejandra Ramírez)

Monterrey

Los consumidores en México están siendo cautelosos al realizar sus compras de fin de año e incluso durante el programa Buen Fin, pues una encuesta realizada por la firma de consultoría Deloitte arrojó que un 68.8 por ciento aseguró que ese programa no le ayudó a ahorrar o planear mejor sus compras de la época, más aún, el 81.4 por ciento confirmó que aún realizaría compras adicionales y específicas para la temporada.

De acuerdo al estudio "Cómo vivieron los consumidores la experiencia del Buen Fin 2014, y ¿dónde quedó la Navidad?" la percepción de los participantes en dicha encuesta es que este programa beneficia en primer lugar a las tiendas departamentales y de autoservicio; 25 por ciento al sector bancario, y casi al final, a los consumidores en un 11 por ciento.

Un 49.2 por ciento indicó que las promociones del Buen Fin 2014 fueron iguales y un 35.5 por ciento las consideran inferiores a las encontradas a lo largo del año, como las ventas nocturnas, grandes baratas, baratas anuales, ventas por fin de temporada o meses dedicados.

Mientras que un 21 por ciento sólo vieron ahorros de entre el 15 y 20 por ciento y un 17 por ciento descuentos del 5 y 10 por ciento.

Otros consideraron no haber economizado, ya que las promociones estuvieron orientadas a pagos a meses sin intereses con tarjetas bancarias o departamentales.

Adicionalmente, un 26.8 por ciento de los encuestados señalaron que optaron por los pagos a meses sin intereses, un 40.9 por ciento de los participantes también encontraron como promoción los descuentos a los precios originales y resaltaron que las promociones y ofertas anunciadas sí fueron respetadas.

No obstante, en esta emisión del Buen Fin, el estudio refiere que lo que sí permanece como una constante es la predilección por realizar compras directamente en establecimientos (89.6 por ciento) más que por Internet, utilizando, en la mayoría de los casos, tarjetas bancarias a meses sin intereses (59.6), por sobre efectivo o tarjeta de débito (40.4 por ciento).

Aunque la mitad de los entrevistados, un 49.2 por ciento, no encontró diferencia alguna entre El Buen Fin y cualquier otra promoción equivalente, y un número importante, un 35.5 por ciento, las encontró inferiores, sólo a un 15.3 por ciento le parecieron mejores.

Por otro lado, fue posible observar una actitud cautelosa por parte de los compradores, pues el 64.4 por ciento tuvo la oportunidad de comparar precios entre diferentes tiendas, productos y servicios.

El estudio de Deloitte señala que en contraste con años anteriores, donde los consumidores buscaban principalmente aparatos electrónicos, los productos más comprados este año fueron ropa (21.1 por ciento), artículos varios (18.6 por ciento) —accesorios para el auto -llantas o refacciones-, vinos y licores, accesorios deportivos, artículos para caballeros, medicamentos, artículos escolares, accesorios para bebé, golosinas y comestibles, y calzado (11 por ciento).

¿Dónde quedó la Navidad?

A pesar de que en este programa se busca incentivar a las personas para que adelanten sus compras navideñas, el estudio de Deloitte arroja que el 68.8 por ciento de los entrevistados aseguró que El Buen Fin no le ayudó a ahorrar o a planear mejor sus compras de la época, más aún, el 81.4 por ciento confirmó que aún realizaría compras adicionales específicas para la temporada.

De acuerdo con estos resultados, Luis Castañeda, socio líder de la Industria de Consumo de Deloitte, destacó: "Si trabajan en conjunto los creadores y los promotores del Buen Fin para dar al público ofertas sustantivas el programa podría consolidarse y contribuir aún más tanto a la economía familiar como al crecimiento del mercado interno y al fortalecimiento del comercio formal".