Invertirán mil mdd para hacer el Acapulco del ‘jet set’

El Plan Maestro, liderado por la división turística de Grupo Autofin, contempla la creación de hoteles pequeños pero de lujo, un centro médico, un centro comercial y hasta un parque de diversiones.
Presentación del proyecto “Plan Maestro” para Acapulco.
Presentación del proyecto “Plan Maestro” para Acapulco. (Especial)

Acapulco

Con acciones puntuales y una inversión superior a mil millones de dólares  se busca que Acapulco recupere el brillo de antaño y se convierta en el destino turístico que tienen en mente las más altas clases sociales de todo el mundo.

A la cabeza de la transformación está Grupo Autofin, que por medio de su división turística, Mundo Imperial, implementará un esquema denominado Plan Maestro, el cual se trata de una inversión de mil millones de dólares —que aportarán de manera conjunta el gobierno federal y la iniciativa privada—, con los que se pretende crear una oferta turística para visitantes nacionales y extranjeros.

El proyecto creará alrededor de 10 mil puestos de trabajo directos e indirectos y se realizará entre 2017 y 2022, explicó el empresario Juan Antonio Hernández, presidente del consejo de administración de Mundo Imperial.

Al participar en el evento Era Familiar Princess 2016, organizado por Mundo Imperial, Enrique de la Madrid, titular de la Secretaría de Turismo, destacó que para concretar el relanzamiento de Acapulco se necesitan servicios de mejor calidad, y para ello es indispensable concretar inversiones como la de este grupo.

“Debemos  transformar Acapulco, de modo que tenga una oferta accesible para todos, pero también regresar al Acapulco del jet set, que estaba en la mente de los extranjeros, esa es la meta que nos planteamos y no hay otra opción que hacerlo muy bien”, dijo el funcionario.

Los mil millones de dólares que invertirá Autofin mediante su brazo turístico serán utilizados, entre otras cosas, para remodelar los hoteles Princess y Pierre.

Sin embargo, eso no será todo, el proyecto también tiene contemplado renovar el área de spa, el club de golf, crear hoteles más pequeños pero de lujo, construir una residencia retro, un centro médico, un centro comercial y hasta un parque de diversiones.

Entrevistado luego del anuncio, Hernández destacó que con esos nuevos servicios en pro del rescate de Acapulco, espera cumplir uno de sus anhelos: que en algún momento se reconozca el valor de este destino turístico y se puedan cobrar tarifas de 3 mil a 10 mil dólares por noche.

“En este momento estamos regalando Acapulco. Es absurdo que otros sitios del mundo que no tienen la belleza, el clima o la exuberancia de Acapulco cobren tarifas carísimas. Necesitamos hacer un esfuerzo todos para mejorar el espacio y el nivel, para así recuperarnos, porque si no, en lugar de hoteles habrá terrenos”, dijo.

El también dueño de Autofin destacó que no quiere verse como el “maestro de nadie”; sin embargo, espera que sus competidores tomen como ejemplo esta inversión y adopten medidas parecidas que ayuden a realizar la tan anhelada transformación del puerto de Acapulco.

“Todo dependerá de mis amigos y competidores, si me dejan solo será ventajoso para nosotros, pero el objetivo es que comprendan que deben tomar iniciativas parecidas. Lo importante es que al ver este esfuerzo traten de copiarlo, porque todos juntos haremos que Acapulco se vea y perciba de forma diferente”, comentó.

De la Madrid destacó otras inversiones enfocadas en el rescate de Acapulco, como los 500 millones de pesos que pondrá Oma para una nueva terminal aérea, los 2 mil millones del segundo piso de Tlalpan, en la Ciudad de México, los mil millones del libramiento de Cuernavaca, los mil millones del Macrotúnel, los 700 mil pesos de la renovación de Barra Vieja y otros proyectos que juntos suman 16 mil millones.

El secretario de Turismo señaló que otro punto clave a corregir en Acapulco es la inseguridad, toda vez que es un hecho que la percepción de temor afecta el desarrollo del sector turístico, el cual es la tercera fuente de ingresos del país, solo por debajo de la rama automotriz y de las remesas.

Sin embargo, apuntó que invertir en turismo es el primer paso para combatir los problemas de inseguridad que tiene cualquier región.

TERMINAL DE ACAPULCO

Oma invertirá 547 millones de pesos en el nuevo edificio terminal del Aeropuerto de Acapulco, obra que será construida en 18 meses y con la cual aumentará a 1.3 millones la capacidad para atender a pasajeros nacionales y extranjeros.

Al anunciar el arranque de la obra, el director general de Oma, Porfirio González, informó que el nuevo edificio tendrá una superficie de 18 mil 800 metros cuadrados, en tres niveles, y un mezanine.

Asimismo, contará con 34 mostradores fijos y nueve automáticos para los procesos de documentación, un punto de inspección con tres líneas simultáneas de servicios y el equipo de última tecnología para cumplir con los requisitos de seguridad. La nueva terminal estará habilitada con seis puertas de abordaje, tres pasillos telescópicos, tres posiciones de contacto, seis de semicontacto y seis remotas.

De acuerdo con Oma, el nuevo edificio sustentable se distinguirá por una arquitectura vanguardista, el ahorro de energía y el equipamiento con tecnología moderna.

En el periodo de construcción, el Aeropuerto de Acapulco permanecerá funcional y operativo y las obras se prevén concluir en el segundo semestre de 2018.

El secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, señaló que la reactivación de actividades turísticas en Acapulco, como la realización de 40 congresos este año y el arribo de 32 cruceros de navieras estadunidenses, son muestras de una recuperación de la confianza en este destino.

El titular de la SCT anunció que en septiembre próximo se concluirá la construcción del segundo piso del Periférico, para conectar con la Autopista del Sol; el Paso Exprés por Cuernavaca será concluido en noviembre, y en apoyo a la industria turística de Guerrero se mantendrá el descuento de 25 por ciento en la autopista del Sol.

Con información de: Pilar Juárez.