Confía AMIA en resolución conflicto Kia-Gobierno

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz indicó que un buen resultado beneficiará a la industria automotriz y las inversiones futuras.

Monterrey

Para no dañar a la industria automotriz en México que ya registra desaceleración en producción y exportación, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), espera que se resuelva pronto el conflicto entre la armadora Kia Motors y el estado de Nuevo León.

El presidente de AMIA, Eduardo Solís, aseguró en rueda de prensa en la Ciudad de México que la industria está confiada en que la resolución a esta situación se dará pronto, considerando también que la armadora proyecta arrancar con operaciones la próxima semana, el 16 de mayo.

"Esperamos que pronto resuelvan esas diferencias el Gobierno del Estado de Nuevo León y la empresa para bien de la industria, para bien de las inversiones futuras en el país", mencionó Solís al ser cuestionado sobre su opinión en el tema.

Según informaron los propios directivos de Kia Motors, el 16 de mayo arrancará operaciones la armadora surcoreana en su planta en Pesquería, aun cuando la situación con el Gobierno del Estado no se ha resuelto.

Se desconoce todavía si el Estado estará dándole a la empresa los incentivos que se le prometieron en la anterior administración.

La incertidumbre sobre este tema se da en medio de una caída en índices de producción y exportación en la industria automotriz mexicana, que reportó un decremento de 5 por ciento en la producción nacional, y del 7.4 por ciento en la exportación, contra el año pasado.

Esto se deriva de diferentes vertientes, pero las principales son las caídas de los mercados internacionales, lo que genera que los principales receptores de las exportaciones mexicanas reduzcan sus compras. Tal es el caso de países como Estados Unidos, Canadá y Alemania.

Por lo que AMIA hizo un llamado a fortalecer el mercado interno mexicano, para bajar la dependencia de los países extranjeros.

Solís estimó que en los próximos meses se logre una recuperación del sector automotriz, sobre todo en materia de producción con el arranque de operaciones de Kia Motors y Audi.