Conductores, antipáticos a los vehículos autónomos

La interacción entre humanos y coches que se conducen solos es uno de los obstáculos a los que se enfrentan los desarrolladores de tecnología.
Bélgica, Alemania, Inglaterra y República Checa, entre las naciones sondeadas.
Bélgica, Alemania, Inglaterra y República Checa, entre las naciones sondeadas. (Especial)

Los conductores agresivos desean compartir las carreteras con los coches autónomos, ya que creen que los podrán rebasar fácilmente, según se sugiere en una investigación.

Los conductores que son más “combativos” tienden a “considerar los vehículos autónomos como agentes con los que se puede lidiar más fácilmente en la carretera” que con los humanos, porque creen que podrán “acosarlos”, de acuerdo con un estudio de la London School of Economics (LSE) y Goodyear.

Por el otro lado, “los usuarios de carreteras más cooperativos suelen ser menos abiertos” a los coches que se conducen solos, agrega, pero estarán felices de darles el paso.

El estudio es una de las piezas más completas de investigación sobre las actitudes sociales internacionales con respecto a la tecnología de autoconducción: se encuestaron a 12 mil conductores en 11 países y se realizaron decenas de paneles de discusión.

La interacción entre los conductores humanos y los vehículos autónomos es uno de los obstáculos principales a los que se enfrentan los desarrolladores de la tecnología. Las reglas no escritas de la carretera, como ceder el paso a los coches que están detrás de un autobús parado, son difíciles de duplicar sin el comportamiento humano, dijo Chris Tennant de la LSE, quien dirigió el proyecto de investigación.

Algunas personas en los grupos de discusión que se identificaron como conductores agresivos dijeron que se van a aprovechar de las características de seguridad incorporadas en los coches de autoconducción que van a limitar su velocidad y los harán más cautelosos en los cruces.

“Los voy a rebasar todo el tiempo porque van a respetar las reglas”, dijo un conductor británico. Otro dijo: “Se van a detener. Así que vas a burlarte de ellos. Se van a detener y los vas a rebasar”.

Muchos conductores en los grupos dijeron que estarán felices dejar atrás a los coches autónomos en los cruces, señaló Tennant.

Agregó: “Pero tenemos muchas citas de personas que piensan que los coches autónomos van a conducir como choferes principiantes”.

“Muchos piensan que con algunos de ellos (coches autónomos) en la carretera, el resto de nosotros vamos a empezar a comportarnos con más amabilidad”.

Debido a que los coches de autoconducción se van a programar para evitar accidentes, probablemente se inclinen por el lado de la precaución. Esto dejará que los conductores se aprovechen de ellos para ganar el derecho de paso en las calles, sugiere la evidencia.

A principio de este año, uno de los coches de autoconducción de Google chocó con un costado de un autobús que creyó que le iba a dar el paso. Después de ese accidente, Google dijo que va a hacer algunos cambios en la forma como el vehículo anticipa los movimientos de otros conductores en la carretera.

El estudio de la LSE, que realizó junto con Goodyear, también encuestó a conductores en Bélgica, la República Checa, Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, Polonia, Serbia, España y Suecia.

Encontró que los conductores británicos son más cautelosos acerca de los vehículos autónomos que sus compatriotas europeos.