Concesiones, mejor que contratos: Concamin

Además del petróleo y el gas, propuesta federal debe abarcar a electricidad, según Comisión de Energía del organismo industrial.

Monterrey

Según el sector privado, para la propuesta de reforma energética que propuso el Ejecutivo federal en agosto pasado sería mucho mejor adoptar el esquema de concesión, más que contratos para la explotación de hidrocarburos.

"Hay consenso en la mayor parte de la gente que el país requiere cambiar la manera como el sector energético está operando. Se necesita una reforma de fondo.

El sector privado apoya la propuesta del Ejecutivo, aunque preferiríamos un esquema de concesiones que una de contratos de riesgo compartido", comentó Régulo Salinas, presidente de la Comisión de Energía de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

En cuanto al cabildeo del sector privado en relación a la iniciativa, Salinas mencionó que por el momento sólo se conoce que el Ejecutivo federal está en una fase de negociación con los partidos con el objetivo de que se apruebe la propuesta.

Salinas señaló que se requiere una reforma de fondo para el sector energético nacional, donde se abarque no sólo el petróleo y el gas, sino también el sector eléctrico.

La propuesta del presidente Enrique Peña Nieto considera la modificación de los artículos 27 y 28 constitucionales, con el objetivo de que el sector privado participe en el sector energético mediante contratos de utilidad compartida, sobre todo en las áreas de exploración de petróleo y gas natural, así como en procesos como la refinación, transporte y almacenamiento de los energéticos.

"México aún está por detonar su potencial en yacimientos de este tipo y por aprovechar sus beneficios. Si se toma como referencia a nuestro mayor socio comercial, en 2012 se otorgaron 9 mil 100 permisos de perforación a 170 empresas en los Estados Unidos de América en yacimientos de petróleo y gas de lutitas, mientras que en México se perforaron sólo tres", señala la iniciativa.

El documento además, niega la posibilidad de otorgar concesiones, pero abre la alternativa de que particulares acuerden convenios para exploración, explotación y producción.

"(La propuesta) mantiene la prohibición de otorgar concesiones, al basarse en la conducción decidida e irrenunciable de las actividades del sector por parte del Estado, en el entendido de que sólo éste puede disponer de los recursos del subsuelo.

"Plantea la incorporación de contratos, que celebre el Ejecutivo Federal, con organismos y empresas del Estado y/o terceros que permitan expandir y hacer más eficientes las actividades de exploración y extracción de hidrocarburos", se propone en el documento.

En cuanto al sector eléctrico, la iniciativa de reforma constitucional contempla la incursión de particulares en la generación y venta de electricidad, utilizando la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La propuesta menciona que la condición de CFE es grave en cuestiones financieras, por tal motivo se requiere una transformación del sector para garantizar el acceso universal a este recurso.

"En los primeros seis meses de 2013, el patrimonio de la empresa disminuyó en 35 mil millones de pesos; cifra superior a la registrada en todo el año anterior.

De acuerdo con estimaciones en la propia Comisión Federal del Electricidad, de continuar con las tendencias actuales, el patrimonio neto del a empresa será negativo al cierre de 2014", indica la propuesta.

En este caso, la reforma pretende que la CFE realice contratos con particulares, de manera que la titularidad del Estado no sea un obstáculo en este proceso.