Concamin rechaza impuestos sin sustento económico

Francisco Funtanet señaló que el IEPS afecta gravemente a las empresas que procesan estos productos, las cuales generan miles de empleos.
Francisco Funtanet Mange
Francisco Funtanet Mange (Milenio)

Toluca

La Concamin rechazó los impuestos aprobados por el Congreso de la Unión a la comida chatarra y la industria minera porque afectan gravemente a los sectores involucrados e hizo un exhorto a los senadores para no implementar impuestos de última hora, que sin ningún sustento técnico, jurídico y económico, ni criterios definidos, dañan a la planta productiva y a los trabajadores.

Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), señaló que el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) del cinco por ciento a diversos alimentos procesados de acuerdo a su contenido calórico, afecta gravemente a las empresas que procesan estos productos, las cuales generan miles de empleos y tienen una producción de 124 mil millones de dólares al año que representa el 4.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

“Con este impuesto aunado a la complicada situación económica del país habrá importantes recortes de personal en las empresas de diversos sectores productivos, se inhibirán nuevas inversiones y se frenará el crecimiento”.

El líder de los industriales recordó que el fenómeno de la obesidad en México es un problema de educación que debe atacarse de manera integral y no con impuestos y tratamientos discriminatorios hacia ciertos alimentos, los cuales impactarían severamente en el bolsillo de los mexicanos.