Fiebre de los bancos centrales del mundo por la compra de oro

Rusia fue el principal comprador de oro por cuarto año consecutivo, al aumentar su propiedad en 206 toneladas.
El metal ha generado altos rendimientos en el primer trimestre.
El metal ha generado altos rendimientos en el primer trimestre. (Yuriko Nakao | Reuters)

México

El aumento de las tensiones geopolíticas y el empuje hacia la diversificación en los activos de las reservas llevaron a que las compras netas de los bancos centrales llegaran a 483 toneladas de oro en 2015, el segundo total anual más alto desde finales del estándar para ese metal.

Rusia fue el principal comprador de oro por cuarto año consecutivo, al aumentar su propiedad en 206 toneladas, ya que busca diversificarse y alejarse del dólar estadunidense, debido a las tensiones con Occidente, de acuerdo con el último informe de Thomson Reuters GFMS, la consultora de oro.

China, cuya moneda se agregará este año a la canasta de monedas de reserva del FMI, anunció a mediados de año el primer aumento de sus reservas de oro desde 2009 y compró 104 toneladas en el segundo semestre, para llegar a mil 742 toneladas.

"Rusia y China son los que más destacan", dijo Ross Strachan, gerente de demanda de metales preciosos de GFMS.

Las compras de los bancos centrales del año pasado se dieron mientras la demanda de joyería y la industrial se debilitó, y las compras físicas minoristas subieron ligeramente en medio de una caída de 10 por ciento en los precios del oro, para llegar a mil 060.91 dólares la onza troy.

Con un marcado contraste, el metal amarillo se encuentra entre las materias primas con mejor rendimiento en los primeros tres meses de 2016, gracias a las preocupaciones que hay sobre el duro aterrizaje de China y por las nuevas medidas de estímulo que anunciaron los bancos centrales.

Las compras de oro que realizaron los bancos centrales empezaron en 2010, después de dos décadas en que eran vendedores netos. Un factor clave fue el aumento de las compras de oro de los países en desarrollo, y las compras netas en 2012 subieron a 544 toneladas.

Sin embargo, la agitación económica en algunos mercados emergentes llevó a los bancos centrales a vender oro. Los países que dependen de los ingresos petroleros y batallan con el financiamiento en dólares tuvieron que empezar a vender su oro. Aunque todavía son bajas en términos históricos, las ventas brutas en 2015 subieron 43 por ciento, para llegar a 77 toneladas.

Venezuela fue responsable de la mayor colocación de oro, pues a finales de junio vendió 44 toneladas al canjear parte de sus reservas del metal por mil millones de dólares en una transacción compleja.

Colombia vendió 6.9 toneladas, el equivalente a dos terceras partes de su tenencia total de oro. La venta del metal, que marcó el primer ajuste a la tenencia de oro del país desde octubre de 2011, se realizó cuando los precios spot cayeron por debajo de mil 100 dólares la onza troy por primera vez en cinco años, de acuerdo con el informe de GFMS.

El Salvador vendió 5.4 toneladas de oro, mientras que Alemania comercializó tres toneladas como parte de su programa oficial de moneda, y Canadá y México vendieron 1.3 toneladas.