¿Cómo funcionará el mercado abierto de gasolinas?

El precio de la gasolina dependerá de cuatro factores: 1. Materia prima (petróleo); 2. Refinación (producción); 3. Comercialización (importación, transportación y distribución) y 4. Impuestos.
Pemex es el décimo productor mundial de gasolinas.
Pemex es el décimo productor mundial de gasolinas. (Juan Carlos Bautista)

Ciudad de México

Así como usted puede decidir entre Coca Cola y Pepsi, entre Nike y Adidas, a partir del próximo año también podrá elegir entre Pemex y cualquier otra marca de gasolina que se le ocurra.

Con el anuncio de que a partir del 1 de enero de 2017, y no para 2018 como se había propuesto originalmente, se adelantará la liberalización de los precios de las gasolinas, serán las reglas del mercado, y no la Secretaría de Hacienda, las que determinen el precio del combustible que usted le pone a su auto.

TE RECOMENDAMOS: Diputados aprueban Ley de Ingresos; va al Senado

Desde el 1 de enero de este año, el precio de la gasolina se movió dentro de una banda de precios máximos y mínimos establecida por Hacienda; a partir del 1 de abril, cualquier empresa con los permisos necesarios puede importar gasolina, un mercado que por años siempre había sido de Pemex.

Con la liberación del mercado, otras empresas también podrán vender gasolina en el país y la Secretaría de Hacienda dejará de establecer el precio máximo y mínimo para los precios; Pemex habrá establecido el precio que le deberán pagar las empresas por usar sus ductos para importar  gasolina y las empresas interesadas en vender combustibles contarán con todos los permisos establecidos por la ley.

Los empresarios con el suficiente dinero para entrar al negocio de la venta de gasolina ya no estarán obligados a contar con un contrato de franquicia con Pemex, mucho menos a usar los colores y el logo de Petróleos Mexicanos.

Pemex será una marca más entre toda la oferta del mercado.

El precio de la gasolina y el diésel dependerá de cuatro factores: 1. Materia prima (petróleo); 2. Refinación (producción); 3. Comercialización (importación, transportación y distribución) y 4. Impuestos.

Partiendo de esto, las gasolineras que estén más cerca de las refinerías, de los ductos, de la frontera (la gasolina se importará mayormente de Estados Unidos) y del mar (además de los ductos, la gasolina también puede importarse por mar) tendrán precios más bajos. La razón es que sus costos de comercialización serán menores y, por lo tanto, podrán tener precios más bajos.

Hasta el momento, en México distintas agrupaciones de gasolineros interesados en entrar a la competencia por cargar los tanques de los automóviles del país, se han integrado en redes o en asociaciones con el fin de fortalecerse, y en cualquier momento podrían dejar de usar los colores de Pemex.

Especialistas del sector calculan que 80 por ciento de las más de 11 mil gasolineras que hay en el país son estaciones de empresarios independientes.


MCM