Banxico y Hacienda redoblan esfuerzo para defender el peso

A partir de hoy y hasta el 30 de septiembre, la subasta de dólares que se realiza todos los días aumentará de 52 millones de dólares a 200 millones de dólares.
Agustín Carstens y Luis Videgaray presiden la Comisión de Cambios.
Agustín Carstens y Luis Videgaray presiden la Comisión de Cambios. (Mónica González)

México

La Comisión de Cambios, integrada por funcionarios del Banco de México (Banxico) y la Secretaría de Hacienda, modificó su intervención en el mercado de divisas al elevar el mecanismo de subasta diaria de 52 millones de dólares a 200 millones, y redujo a 1 por ciento (desde 1.5 por ciento) el desliz diario necesario para inyectar otros 200 millones.

Con esa acción se busca contener la depreciación del peso, luego de que el dólar se cotizó a 16.77 pesos en ventanillas bancarias. En tanto, el dólar al mayoreo cerró en 16.21 pesos luego del anuncio de la Comisión de Cambios.

"A partir del 31 de julio y hasta el 30 de septiembre de 2015 se incrementa de 52 a 200 millones de dólares el monto a ofrecer en las subastas sin precio mínimo. Al término de este periodo se evaluará la conveniencia de extender este mecanismo", informó la Comisión de Cambios en un comunicado.

Aunque el mercado percibió un plan de choque por parte del gobierno federal para frenar la depreciación del peso, el titular de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que la función de la Comisión de Cambios "solo es intervenir para que el mercado de divisas en el país funcione con orden en periodos de alta volatilidad".

El responsable de las finanzas públicas explicó en una entrevista radial que México tiene un tipo de cambio flexible, que se determina por oferta y demanda de divisas global.

Videgaray explicó que se mantiene la subasta adicional de 200 millones de dólares que se activa cuando el peso se deprecia más de 1.5 por ciento. Videgaray explicó que esta subasta se activará si el peso se deprecia 1 por ciento.

"Estas medidas inyectan liquidez al mercado cambiario, lo que hace que funcione con orden. Este periodo de incertidumbre sobre la política monetaria está afectado a todos los países, pero de una manera muy particular a México", dijo Videgaray.

No será suficiente: expertos

El plan de la Comisión de Cambios será insuficiente para detener la depreciación del peso, misma que podría profundizarse ante los indicadores económicos de Estados Unidos, coincidieron especialistas.

"Ni subastando todo el valor de las reservas internacionales se puede ir contra el mercado cambiario, ya que es muy grande", dijo a MILENIO Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

Para la especialista, la Comisión de Cambios no quiere mantener un tipo de cambio específico, "lo que quieren es amortiguar la volatilidad al alza".

Por su parte, Oliver Ambía, director académico del Departamento de Finanzas del Tec de Monterrey, campus Santa Fe, dijo que que el aumento en la subasta de dólares "es un mensaje para el mercado mexicano que se encontraba sumamente ansioso ante la volatilidad generada por este tipo de choques internacionales".

En este sentido, el economista Jonathan Heath dijo en entrevista que la subasta es una estrategia para disminuir la incertidumbre en el mercado de divisas hasta septiembre.

Para Heath, es evidente que si el peso continúa en picada, el Banxico podrá tomar otras medidas.

"Banxico puede comenzar a subir su tasa de interés, en un intento de mandar un mensaje al mercado de que México continúa siendo atractivo, y va a ofrecer mejores rendimientos, apostando a la estabilidad macroeconómica del país, así como a los proyectos que tiene en puerta", dijo Heath.

México cuenta con un tipo de cambio flexible para no generar presiones en la balanza de pagos, como la que sucedió a partir de la crisis económica que inició en diciembre de 1994, señaló Videgaray.

En ese entonces el tipo de cambio era fijo y se agotaron las reservas internacionales para mantenerlo artificialmente, una situación insostenible que profundizó la debacle económico de ese entonces.

Por otro lado, un tipo de cambio flotante se puede registrar en periodos de alta fluctuación, lo que puede generar distorsiones en los precios de bienes importados y, por lo tanto, en los precios al consumidor —una mayor inflación—, por lo que la Comisión de Cambios aumenta la oferta de dólares en el mercado interbancario del país para amortiguar esos efectos.

Estas distorsiones generan un aumento en el costo de bienes específicos importados por las empresas que no pueden reflejar en sus precios al consumidor, lo que las obliga a sacrificar márgenes de ganancia e incluso proyectos de inversión, apuntó Heath.

Para Gabriela Siller, el aumento de los precios ya se comenzó a registrar en pequeños porcentajes, al mismo ritmo que el aumento en el tipo de cambio, "por lo que no ha tenido un efecto notorio". Agregó que las distorsiones que genera la fluctuación en el tipo de cambio eliminará en el mediano plazo el aumento de los ingresos de las empresas exportadoras.

"Cualquiera pensaría que para el sector exportador es bueno, pero solo de manera muy temporal. Ya que en proyectos de largo plazo es difícil predecir los montos de inversión con un alto nivel de volatilidad al alza", afirmó.

Se espera que la volatilidad continúe afectando a monedas de economías emergentes —como el peso colombiano, el real brasileño o el rublo ruso— conforme se acerque la próxima decisión de política monetaria de la Fed, en septiembre próximo.

PIB de EU no ayudó mucho

Aunque el producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos no cumplió con las expectativas del mercado al registrar en el segundo trimestre del año un incremento menor al estimado por especialistas, el resultado fue interpretado como una señal sólida de crecimiento económico, lo que impulsó al tipo de cambio peso-dólar a nuevos máximos históricos durante la jornada del jueves.

Para varios analistas, la depreciación del peso continuará, pues la recuperación de la economía estadunidense fortalece la premisa de que la Reserva Federal de ese país (Fed) aumentará su tasa de interés de referencia en septiembre, aunado a que no ven catalizadores que favorezcan a la divisa mexicana en el corto plazo.

En sucursales bancarias el tipo de cambio al menudeo se vendió hasta en 16.77 pesos por dólar, muy por arriba de los 16.55 pesos del miércoles y del último máximo, de 16.62 pesos.

Al cierre de la jornada cambiaria, el billete verde se vendía en 16.60 pesos en Banamex y hasta en 16.81 en Bancomer.

En operaciones al mayoreo se registró una cotización máxima de 16.46 pesos, 1.31 por ciento más que el cierre de previo, para cerrar la jornada en 16.21.

El Buró de Análisis Económico (BEA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos informó que el PIB creció 2.3 por ciento en el segundo cuarto del año a tasa trimestral anualizada, por debajo del 2.5 por ciento estimado por expertos del mercado, en tanto que el PIB del primer trimestre fue revisado a un alza de 0.6 por ciento, desde la lectura previa que indicó una contracción de 0.2 por ciento.

El desempeño del PIB en el segundo trimestre obedeció a las cifras positivas del gasto personal al consumo, las exportaciones, gasto del gobierno estatal y local, y la inversión residencial fija, lo que contrarrestó los datos negativos en el gasto del gobierno federal, inversión privada, inventarios e inversión fija no residencial.

Analistas de Banco Base indicaron que debido a que los datos del PIB son consistentes con una recuperación económica sostenida en Estados Unidos, en un tiempo que se considera inminente se realizará un primer incremento a la tasa de fondos federales de la Reserva Federal, lo que ocasionó que el tipo de cambio alcanzara un nuevo máximo histórico.

En tanto, expertos de Banamex señalaron que si bien los robustos fundamentales macro, la subvaluación real multilateral del peso y las abultadas posiciones en contra del peso mexicano en el mercado de futuros de Chicago, son usualmente argumentos sólidos que justifican la existencia de un espacio potencial de apreciación para el peso, no ven un catalizador que desencadene una reacción en ese sentido a corto plazo.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]