Comida chatarra, fuera de tv y cine para niños

Al no poder difundir productos considerados dentro del concepto, otros artículos como juguetes, ropa o videojuegos tomarán su lugar: Cicom.
Los anunciantes optarán también por otros horarios de televisión.
Los anunciantes optarán también por otros horarios de televisión. (Octavio Hoyos)

México

A partir de hoy, refrescos, botanas, galletas y chocolates, productos considerados comida chatarra, no podrán ser vistos por televisión y cine dentro de los horarios y películas infantiles.

Barcel, de Bimbo; Sabritas, de Pepsico; Totis, de La Costeña, entre otras, podrán ver afectadas las ventas de sus productos ante esta nueva regulación, cuyo objetivo es controlar el problema de la obesidad.

Ante la entrada en vigor de los lineamientos en el reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Publicidad, las empresas del sector han redireccionado sus inversiones en marketing hacia internet y las promociones, informó Arturo Huerta, presidente de la Confederación de la Industria de la Comunicación Mercadotécnica (Cicom).

“Nosotros vimos que la mayoría de las marcas ya estaba tomando sus providencias y dirigiendo sus estrategias de publicidad, comunicación y ventas hacia otros canales, como la parte de online y las promociones”, indicó el directivo en entrevista.

La regulación, que forma parte de la Estrategia Nacional para la Prevención y Control del Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, pretende sacar de la barra infantil la publicidad, tanto de televisión abierta y de paga, como de las salas de cine del país.

Huerta señaló que las compañías que crean estos productos han reubicado sus presupuestos para este tipo de actividades, ya que sabían que dichos lineamientos iban a entrar en vigor.

Asimismo, el presidente de la Cicom mencionó que la publicidad de alimentos chatarra se podrá poner en otros horarios y de esta forma se continuará con este canal de comunicación.

Dentro de la confederación se encuentran agrupados todos los organismos del sector, como la Asociación Latinoamericana de Agencias de Publicidad, la Asociación Mexicana de Agencias de Promociones y la Asociación Mexicana de Mercadotecnia Directa, entre otros.

Por otra parte, el presidente de la Cicom señaló que la industria de la publicidad no se verá afectada, ya que al no poderse difundir productos chatarra, otros artículos, como juguetes, ropa o videojuegos, tomarán su lugar.

“Se van a utilizar esos espacios para otro tipo de productos de la audiencia infantil”, afirmó Huerta.

El pasado 15 de abril, en el Diario Oficial de la Federación, fueron publicados los lineamientos por los que se dan a conocer dichos criterios nutrimentales y de publicidad que deberán observar los anunciantes.

De esta manera, los comerciales de productos con alto contenido calórico no podrán transmitirse en televisión de lunes a viernes de 14:30 a 19:30 horas, mientras que los fines de semana dicha publicidad será restringida de 7:00 a 19:30 horas.

Los productos no nutritivos solo podrán transmitirse en las telenovelas, en programas de deportes, noticieros y series, cuya clasificación oficial o de origen no se considere apta para menores de edad, y en películas cuya clasificación oficial o de origen sea B, B15, C o D.

En 2008 algunas empresas firmaron de manera voluntaria el Código PABI (Autorregulación de Publicidad de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas), cuyo compromiso radicó en evitar la publicidad de alimentos chatarra para los menores.

Dicho código contenía alrededor de 30 artículos con normas éticas de publicidad, así como mecanismos concretos y prácticos para garantizar su control y aplicación, y logró unir a cerca de 34 empresas hasta 2012; sin embargo, dichos esfuerzos parecieron no ser suficientes.

La propuesta pretende dar un margen a la publicidad considerada, la cual deberá cumplir ciertos criterios, entre ellos dejar de usar imágenes de personajes conocidos para trasmitir mensajes falsos de alientos, que se presentan como nutritivos pero que en realidad contienen más de la azúcar que debe consumir un menor conforme a lo establecido por la Organización Mundial de la Salud.

Estrategia

Grupo Bimbo, bajo el sello Barcel, con productos como Takis o Chip’s; Pepsico, con Sabritas, con las marcas Doritos, Ruffles o Tostitos, o La Costeña, la cual adquirió hace un par de años Totis, entre otras, deberán modificar sus estrategias publicitarias.

Los responsables de la publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas deberán presentar aviso por escrito en el formato oficial ante la Secretaría de Salud, por conducto de la Cofepris, para publicitar sus productos.

El consumidor deberá tener información sobre el producto, por ejemplo, el contenido energético de bebidas saborizadas, chocolates, botanas y productos de confitería.