Collado y Asociados demanda ante la PGR al banco BPA

La institución financiera andorrana fue intervenida por sospechas de ‘lavado’ de dinero.
Collado y Asociados uno de los grandes afectados por la fraudulenta administración del BPA.
Collado y Asociados uno de los grandes afectados por la fraudulenta administración del BPA. (Especial)

México

Ante la negativa de liberar fondos depositados y causar daño patrimonial y perjuicios, los abogados Collado y Asociados interpondrán hoy una demanda ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra la financiera Banco Privado de Andorra (BPA), y la próxima semana ante el Principado catalán, además de continuar con el proceso ante la Agencia Estatal Andorrana de Resolución de Entidades Bancarias (AREB).

Hace 18 meses la familia Collado inició las gestiones administrativas para liberar los fondos depositados luego de ser informada de que el BPA fue intervenido por el gobierno local para responder a acusaciones de administración de recursos ilícitos.

En esa institución, Ramón Collado, padre de los abogados, y éstos depositaron desde 2006 ahorros y recursos resultado de los primeros negocios de la familia en los sectores hotelero, farmacéutico y de la casa de empeños Prenda Oro, una de las primeras en su tipo fundadas en México, entre otros.

Juan Collado Mocelo, representante legal del despacho Collado y Asociados, señaló en entrevista con MILENIO que fueron invitados por unos amigos asturianos para invertir en el BPA a través de su oficina en México, que entonces se instaló en Polanco, por eso la demanda ante la PGR. Durante 10 años depositaron sus recursos sin problema. En estos momentos alegan como causa justificada la intervención de la que han sido objeto, así como la exhaustiva revisión y análisis por parte de una consultora internacional, para no devolver lo depositado.

“Ahora que tienen problemas nos han puesto a los ahorradores infinidad de pretextos para no regresarnos nuestro patrimonio. Ya entregamos cientos de documentos solicitados, sellados y apostillados, al exceso de llevarles la factura de una caja de vinos que compramos allá, y tramitar una constancia del director general de Tecnologías de la Información del Consejo de la Judicatura Federal de que no hemos litigado casos relacionados con el crimen organizado”.

Consideró que es un trámite dilatorio para la entrega de recursos y un perjuicio contra los clientes mexicanos; “los hay, aunque por secreto bancario no los conocemos”, y que están actuando de manera calumniosa para tomarse tiempo y no regresar lo depositado. “Nosotros nunca, por política, hemos atendido casos de narcotráfico, nos hemos especializado en asuntos constitucionales, políticos y financieros, especialmente en amparos”.

EL PROCESO EN EUROPA

El 10 de marzo de 2015, el Banco de España anunció la intervención de Banco Madrid, filial de BPA, con lo cual esta entidad se convirtió en la primera intervenida desde la creación de la Unión Bancaria, organismo que surgió en 2014 con el objetivo de prevenir crisis económicas como la de 2008.

Esa decisión fue tomada el mismo día que el Instituto Nacional Andorrano de Finanzas intervino las operaciones de BPA, debido a una recomendación del Departamento del Tesoro de EU, que señaló al banco como una institución preocupante de primer orden en materia de lavado de dinero.

Como consecuencia, Banco Madrid será liquidado vía concurso mercantil y sus 15 mil clientes recibirán de entrada máximo 100 mil euros, que es el alcance del seguro de depósito. Los depositantes con más recursos deberán esperar el proceso concursal.

BPA entró a España en 2011, tras comprar Banco Madrid por alrededor de 100 millones de euros a caja Kutxa. El anuncio fue hecho desde 2010, pero la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) y el Banco de España detuvieron la operación hasta que el Congreso emitió un convenio de intercambio de información.

Según el Banco de España, son alrededor de 500 clientes los que tenían más de 100 mil euros depositados en el Banco Madrid, los cuales se convertirán en acreedores de la institución y podrán recuperar su dinero cuando concluya el proceso de liquidación.

CLAVES

EL CASO

Las autoridades andorranas intervinieron BPA y encargaron este trabajo a PwC. Tras doce meses, el informe concluye que 27 mil clientes (92.6% del total) pueden ser traspasados a otro banco.

Los hermanos Higini y Ramon Cierco son reconocidos y acreditados como los accionistas mayoritarios de la intervenida Banca Privada de Andorra.

El proceso continúa a lento paso. Abogados implicados estiman que se “pagarán casi todas las deudas por la solvencia del banco”.

Con información de: Braulio Carbajal.