ENTREVISTA | POR LUIS CARLOS VALDÉS DE LEÓN

Alfonso Guerrero Arizpe

Como gerente de Mejora Continua y Control de Producción de Grupo ACV, afirmó que el objetivo de la empresa al integrarse al Clúster Automotriz, es ampliar su panorama de exportación.


“No somos conformistas, buscamos ser más fuertes”

Torreón, Coahuila

El edificio diseñado por el finado arquitecto mexicano Ricardo Legorreta y construido en 1983 para la planta automotriz Renault, alberga a la empresa lagunera Grupo ACV fundada hace 40 años.

Está especializada en el sector metalmecánico, incursionado en la elaboración de piezas y equipos de acero para el sector del transporte, del petróleo, del gas, energía así como el médico.

“Cuando fue fundada, la empresa comenzó a elaborar tanques para aire y aceite de manera manual. Hoy de forma tecnificada elaboran cincuenta productos diversos”.

Para Alfonso Cabello Arizpe de 22 años y gerente de Mejora Continua y Control de Producción de Grupo ACV, integrar en una superficie de 54 hectáreas los procesos que hace algunos años realizaban en el Parque Industrial Lagunero, fue una decisión determinante.

No sólo para optimizar recursos, sino para consolidar la visión exportadora que comenzó hace 20 años y que les llevó a recibir la distinción del Premio Nacional de Exportación 2002.

Llevar sus productos a Estados Unidos y Europa no es suficiente, el deseo de ir más allá es una constante en la familia Cabello en sus tres generaciones y por tal motivo, ahora emprenden en un nuevo camino dentro del Clúster Automotriz Laguna.

¿Qué es lo que Grupo ACV puede contribuir en este Cluster Automotriz?

"Nosotros podemos contribuir en la parte metalmecánica, armando chasises, cuadros, cualquier tipo de pieza que necesite maquinado o metalmecánica, aprovechando la diversidad de giros empresariales que conforman este clúster".

"Como grupo, si nos juntamos, podemos armar cualquier tipo de producto que se nos pida, lo que nos dará la oportunidad de crecer, apoyándonos entre todos los miembros. Somos nuevos en este sector, pero es una oportunidad de crecer".

¿Por qué buscar diversificar no sólo productos, sino mercados?

"Básicamente porque nuestros clientes están integrados por empresas internacionales muy grandes, que tienen distintas divisiones en las que por años les hemos entregado calidad en nuestros productos, por eso se nos ha incluido y nos siguen llamando ahora para otras áreas".

"Yo considero que nunca hay que dejar de crecer y si se ve oportunidad, hay que tomarla, no somos conformistas, sino que buscamos ser más fuertes".

¿Qué tanto ha influido en esta visión el ser una empresa familiar?

"Hay más comunicación tratándose de una empresa familiar. Yo no quiero echar a perder una empresa que viene de mis papás y de igual manera pensaron ellos con mis bisabuelos".

"Esto es una motivación para seguir creciendo y para tomar las decisiones correctas. Lo cierto es que no vamos a parar aquí, seguiremos buscando más contratos y si tenemos que especializarnos en un mercado, lo haremos".

¿Las condiciones del clima de negocios en México están dadas para generar crecimiento en el país, sobre todo para aquellas empresas exportadoras?

"Sí está bien apoyado por el gobierno, a las empresas exportadoras se les beneficia para que sigan buscando nuevos negocios fuera de México, para seguir siendo más grande como país y eso conlleva a seguir siendo más grande como regiones y como empresas".

¿Les ha impactado el entorno internacional complejo y las condiciones macroeconómicas?

"Los precios del acero no varían mucho. La globalización ayuda, sirve que las empresa mexicanas se hacen de mayor calidad, porque tu producto lo comienzas a vender en cualquier parte del mundo".

"Por eso tienes que llegar un nivel de calidad alto, en donde te empiezas a estandarizar con las normas de ISO y ANSI, para que tu producto sea igual al que se hace en cualquier parte del mundo".

"La globalización le ayuda al país, ya que además que que nos hace más fuerte, al hacer productos de mejor calidad nos ayuda a exportarlos a distintos clientes y no sólo quedarnos encerrados en México".

¿Cómo se define el trabajar o desechar un proyecto?

“Juntos, se puede lograr traer inversiónes que actualmente apenas empiezan y podría significar la llegada de grandes armadoras”.

"Los clientes vienen, ven nuestra capacidad y nos piden cotizar. Si estamos dentro del precio que ellos necesitan, nos mandan una pieza para calificarla, porque ellos también mandan cotizaciones a Brasil, China, Tailandia".

"Si logramos estar en el precio que buscan y con la calidad deseada, nos dan el contrato: la toma de decisión se da dependiendo de la pieza. Siempre tenemos que fabricar la pieza buscada para que la evalúan y finalmente se confirma el contrato".

¿Han incursionado en la industria aeroespacial?

"No lo hemos hecho, pero recientemente ProMéxico nos visitó para ver cómo estábamos en ese sector y nos dijo que estábamos perfectamente calificados y que solo faltaría certificarnos en la industria aeroespacial. Lo bueno es que se puede certificar una sola área de la empresa".