Claroscuros en turismo a 20 años del tratado

El país depende en 65 por ciento de los viajeros canadienses y estadunidenses, señalan empresarios hoteleros.
A fines de la década de 1990, Panamá y México iniciaron las negociaciones para la firma de un TLC, pero no fructificaron.
(Claudia Guadarrama. )

Ciudad de México

Pese a que el turismo no fue uno de los sectores estratégicos que se estipularon dentro del Tratado de Libre Comercio del Norte (TLCAN), las diversas disposiciones tuvieron efectos indirectos en el sector, donde la industria privada los califica como de claroscuros.

Jorge Hernández, presidente de la Confederación Nacional Turística (CNT), señaló que si bien se estrecharon lazos para incrementar el flujo de paseantes, lo malo es que México se centró totalmente en los paseantes estadunidenses, volviéndose en una dependencia que aún continúa.

“El balance es positivo, sin embargo se necesitan hacer ajustes. De antemano somos la nación más débil en este tratado, y eso nos hace seguir siendo muy dependientes del turismo y de otros aspectos de la economía”, indicó el directivo.

Por su parte, Armando Uribe del Valle, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), señaló que el país depende en 65 por ciento de los viajeros estadunidenses y canadienses, lo cual es una cifra muy alta.

Los efectos negativos de esta dependencia se vieron totalmente reflejados cuando EU entró en una profunda crisis económica en 2009 y sus ciudadanos dejaron de viajar con los efectos negativos para el país.

De acuerdo con información del Banco de México (Banxico), en 2009 se llegaron 22 millones 346 turistas extranjeros al país, lo que significó un descenso de 2.5 por ciento en comparación con 2008.

Ante esta cuestión es que desde la administración pasada en la Secretaría de Turismo se inició con un proceso de diversificación de mercados para atraer a viajeros de otras nacionalidades desde América del Sur hasta Asia, enfocándose en China.

Armando Uribe del Valle, presidente de la AMHM, señaló que en cuanto a las inversiones turísticas de EU en el país, su crecimiento ha sido moderado y no a la velocidad de los intercambios comerciales entre las naciones.

El directivo indicó que en 1994 la inversión era de 400 millones y 20 años después solamente ha aumentado hasta mil millones de dólares, “que es 25 por ciento de toda la inversión en turismo, no  es impactante porque es un crecimiento de cuatro veces cuando decimos que el comercio aumentó 20 veces”, afirmó el directivo.

“Se mejoró el arribo de estadunidenses después del tratado, pero no fue fundamentalmente por eso, ya que hubo otros factores que motivaron esta cuestión como la devaluación de la moneda mexicana”, mencionó.

Reconoció que el TLCAN no promovió una mayor inversión estadunidense, sino más bien se le dio más certeza jurídica a los empresarios que quisieran levantar un proyecto, incluso, el hecho de que ahora los extranjeros pueden tener tierras en los litorales del país vino a dar la misma seguridad a la inversión porque ya son poseedores.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]