Cierran marisquerías por virus en ostiones

Cofepris y la Secretaría de Salud estatal revisan restaurantes ante posibles productos contaminados
Pidieron a las marisquerías ofrecer productos cocidos.
Pidieron a las marisquerías ofrecer productos cocidos. (Foto: Apolonia Amayo)

Tehuacán

Autoridades sanitarias de la Secretaría de Salud están en pláticas con dueños de restaurantes y marisquerías de esta ciudad, para retirar temporalmente el consumo ostiones, al detectar que en estas hay un virus agresivo que puede ser muy riesgoso para la salud de los consumidores, declaró Javier Velasco Recio, representante de la unión de restauranteros, vinos y licores.

La fuente indicó que de acuerdo a información que le fue proporcionada por el subdirector de fomento sanitario y riesgos, Antonio Fernández, fue en las ostiones donde se encontró un virus que está en estudio, porque si una persona llega a consumir ostiones contaminadas en menos de 30 minutos la puede perder la vida por la agresividad que representa.

Por lo anterior, están tratando de sacar los ostiones del mercado mientras se llega a un consenso de cómo manejar ese producto, al indicar que es en los productos crudos donde hay mayor riesgo, como en la ensalada de mariscos, que sólo lo cuecen con limón y eso no es suficiente para matar ciertos virus. De ahí la recomendación a marisquerías de no trabajar con productos crudos, sugiriendo manejar desde sus cartas productos cocidos.

En Tehuacán fue donde se detectó ese virus de acuerdo a las autoridades del sector salud y al tomar conocimiento autoridades federales quienes están detectando este mismo problema a nivel nacional, donde tomaron ya las medidas necesarias.

Por eso restauranteros locales han solicitado les den la capacitación necesaria para evitar riesgos en la salud de los comensales.

En esta ciudad varias marisquerías no están cerradas completamente, sino se llevaron muestras de mariscos que había en varios congeladores y refrigeradores, mismos que dejaron sellados porque mientras no se pueda detectar perfectamente el virus, analizarán las muestras recolectadas no solo de ostiones sino varios productos, que son estudiados por personal de la Secretaria de Salud en el Estado.

Además de lo anterior, le dan una muestra a propietarios para que la lleve a analizar al laboratorio que prefiera y así con una terciaria que indicará que salió contaminado mediante la incubación de casi 25 días para conocer con certeza en cuál de los productos está alojado el virus.

Hay de 8 a 10 restaurantes que cerraron sus puertas, los cuales ante la carencia de equipo de refrigeración que es indispensable para conservar los mariscos, porque el que tenían en servicio fue sellado provisionalmente, les impide laborar.

Ante eso suspendieron actividades representando que por lo menos unas 100 personas se quedaron temporalmente sin su fuente de trabajo, situación que está ocurriendo en Huahuchinango, Teziutlan, Puebla y otros lugares, explicó Velasco Recio.

Cuando se comenzó con este problema los restauranteros hablaron con uno de los proveedores que hay en esta ciudad, originario de Córdoba, a quien llamaron a dialogar y presento toda la documentación que tiene, misma que está en orden, así como los análisis que les efectúan; el interés nace porque el 90 por ciento de las marisquerías que hay en la ciudad, se abastecen con ese proveedor.

"Al analizar esa situación con el intermediario, la Cofepris deduce que es resultado de un mal manejo del marisco al interior del establecimiento, lo cual no lo creemos", acotó el representante de los restauranteros.

"Al visitar a uno de los restaurantes y comprobar que tenía ese virus inicio la sospecha de que hay terceras personas implicadas en hacer daño a estos restaurantes, lo que afecta a mucha gente, es por eso que solicitaron se realice una revisión sin intención de dañar a alguien en particular", aclaró.

La medida de cerrar los negocios es resultado de que no pueden estar metiendo producto nuevo si no dictaminan el origen del problema.

"Aun cuando en el sector restaurantero se le dé el manejo y limpieza del ostión, naturalmente tiene mucha amibiasis, animal que es riesgoso consumirlo, por lo que advierten al comensal que riesgos puede representar. Y aunque no es motivo para desatar una alarma colectiva sí hay que mencionar la situación y cómo afrontarla", se cuestionó.